Pensamiento Martiano

(En sus 42 años de vida, desde muy joven, José Martí dejó plasmado en sus cartas, documentos y artículos periodísticos un legado extrarodinario de ideas, principios e interpretaciones sobre la libertad, la dignidad, el decoro, la honradez, la tiranía, la guerra necesaria y otros tópicos. CONTACTO recomienda a sus lectores no ver estos principios como simples frases bellas que sirven para adornar algún discuro patriótico. Sino apreciarlos en su justa medida y aplicarlos si fuese posible en el propósito de perseguir ideales nobles).

Frases Escogidas que Reflejan el Pensamiento Martiano:

- La libertad para ser viable tiene que ser sincera y plena. Si la república no abre los brazos a todos y adelanta con todos, muere la república.

- Sólo la opresión debe temer el ejercicio pleno de las libertades.

- Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía.

- El respeto a la libertad y al pensamiento ajenos, aun del ente más infeliz, es mi fanatismo: si muero, o me matan, será por eso.

- La tiranía es una misma en su varias formas, aun cuando se vista en alguna de ellas de nombres hermosos y de hechos grandes.

- El hijo de un pueblo prostituido y sin derechos, no puede sin deshonra personal, poner el pie en la casa, confesa o disimulada, de las personas o sociedades que representen al gobierno que prostituye a su pueblo y conculca sus derechos.

- Todo hombre es la semilla de un déspota; no bien le cae un átomo de poder, ya le parece que tiene al lado el águila de Júpiter, y que es suya la totalidad de los orbes.

- Yo quiero que la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre. O la República tiene por base el carácter entero de cada uno de sus hijos, el hábito de trabajar con sus manos y pensar por sí propio, y el respeto, como de honor de familia, al ejercicio íntegro de los demás: la pasión, en fin, por el decoro del hombre, o la República no vale una lágrima de nuestras mujeres ni una sola gota de sangre de nuestros bravos.

- Cuando la política tiene por objeto poner en condiciones de vida a un número de hombres a quienes un estado inicuo de gobierno priva de los medios de aspirar por el trabajo y el decoro a la felicidad, falta al deber de hombre quien se niegue a pelear por la política que tiene por objeto poner a un número de hombres en condición de ser felices por el trabajo y el decoro.

- En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que le roban a los pueblos sus libertades, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados.

- Todas las grandes ideas de reforma se condensan en apóstoles y se petrifican en crímenes, según en su llameante curso prendan en almas de amor o en almas destructivas.

- Quien esconde por miedo su opinión, y como un crimen la oculta en el fondo de su pecho, y con su ocultación favorece a los tiranos, es tan cobarde como el que en lo recio del combate vuelve grupas y abandona la lanza al enemigo.

- No hay perdón para los actos de odio. El puñal que se clava en nombre de la libertad, se clava en el pecho de la libertad.

- Lo que en el militar es virtud, en el gobernante es defecto. Un pueblo no es un campo de batalla. No se sabe de ningún edificio construido sobre bayonetas.

- La fama es un mito inútil.

- La familia unida por la semejanza de las almas es más sólida y es más querida, que la familia unida por las comunidades de la sangre.

- Un principio justo, desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército.

- La Fuerza tiene siempre sus cortesanos, aun en los hombres de ideas. Hay hombres dispuestos naturalmente a ser ovejas, aunque se crean libérrimas águilas.

- Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras.

- Los odiadores debieran ser declarados traidores a la república. El odio no construye.

- La libertad cuesta muy cara, y es necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio.

- Los grandes derechos no se compran con lágrimas, sino con sangre.

- No hay espectáculo, en verdad más odioso, que el de los talentos serviles.

- El hombre ama la libertad aunque no sepa que la ama, y anda empujado de ella y huyendo de donde no la halla.

- Es culpable el que ofende la libertad en la persona sagrada de nuestros adversarios, y más si lo ofende en nombre de la libertad.

- La patria es dicha de todos, y dolor de todos, y cielo para todos, y no feudo ni capellanía de nadie.

- Patria es eso, equidad, respeto de todas la opiniones y consuelo al triste.


Publicado el 27 de octubre de 2001 en CONTACTO Magazine


Para ir a la portada de "Cuba 100 Años Después"

Para ir a la portada de CONTACTO Magazine


"Cuba 100 Años Después" es un proyecto especial de CONTACTO Magazine