America, Mundo Arte y Cultura Tecnologia Espectaculos Ciencia y SaludLatinos en EE.UU. Mexico Cuba Comida LatinaUn Poco de Humor Publicidad Quienes SomosCartas al EditorWho We Are Advertising Contact Us


 
  Exitos y Desafíos de los Hispanos en EE.UU.



Luz María Escamilla llegó a Estados Unidos en 1980 con siete meses de embarazo de su segunda hija. Es originaria de Guanajuato, México, y antes de venir había estudiado un año administración de empresas en la Universidad de Michoacán.

"Nunca pensé que me quedaría a vivir en este país, pero me quedé", señala Escamilla, quien actualmente es propietaria de su casa en el área de Sun Valley, California.

No todo fue color de rosa para Escamilla, quien se dedicó los primeros años a cuidar de sus hijos y luego obtuvo un empleo como cocinera en un camión "lonchera".

"Tenía que levantarme a las 2 de la mañana para empezar a trabajar a las 4", recuerda.

Con los años consiguió empleo en la oficina de una de las mayores compañías empacadoras de especias de Los Angeles. Allí trabajó 11 años.

Veinticinco años después de su llegada a Estados Unidos, Escamilla tiene algunos consejos para los recién llegados: "no pierdan la esperanza y échenle ganas..., hay que prepararse y tener lo indispensable para conseguir un buen empleo, por ejemplo, saber manejar una computadora y hablar inglés, y si fuese posible estudiar en las horas libres aunque sea una carrera corta".

Es que algunos emigrantes llegan con conocimientos, pero muchas empresas, según Escamilla, "piden el papelito", refiriéndose a un diploma que acredite los conocimientos.

La historia de Escamilla se repite en millones de hogares hispanos de Estados Unidos.

Las más recientes cifras de la Oficina del Censo revelan que la población hispana radicada en territorio estadounidense ha llegado a 41.3 millones de personas, número que mantiene a Estados Unidos como la quinta nación hispanoparlante del mundo, después de México, España, Colombia y Argentina, lugar que ya ocupaba desde hace casi 10 años.

Otras comparaciones indican que la cantidad de hispanos en este país es similar o superior a la población total de Canadá y a toda la comunidad afroamericana de Estados Unidos.

Los hispano-estadounidenses han tenido, como todos los grupos humanos, éxitos y fracasos en su empeño por abrirse paso en la compleja sociedad norteamericana. Sus cartas de triunfo para llamar la atención de los grandes poderes de esta nación han sido, sin dudas, su extraordinario poder adquisitivo, que se calcula en 600 mil millones de dólares al año, y en buena medida su participación política en los procesos electorales. Su punto débil: niveles de educación inferiores al promedio de la población. Pero aun así,14 millones de hispanos tienen acceso a Internet en Estados Unidos, el 52% de ellos a través de alta velocidad, y están 9.2 horas a la semana online, frente a 8.5 horas que pasa en la red la población general del país.

En las elecciones de 2004, alrededor de siete millones de hispanos o el 6% del electorado de este país, acudió a las urnas con un 60% a favor del candidato demócrata John Kerry y un 40% a favor del actual presidente republicano, George W. Bush.

Raíces y Triunfos

El Oscar que recibió el actor José Ferrer en 1950 por su actuación en Cyrano de Bergerac, el Premio Nóbel de Medicina ganado por el Dr. Severo Ochoa en 1959, la elección al Congreso de Estados Unidos de Edward Roybal en 1963, el nombramiento en 1981 de Roberto Goizueta, ya fallecido, como presidente de la Coca-Cola, los viajes al espacio de los doctores Franklyn Chang-Díaz, en 1986, y Ellen Ochoa, en 1991, así como de otros astronautas hipanos, son sólo algunos hechos históricos dentro de una larga cadena de triunfos.

Históricamente hablando, la fundación de la ciudad de San Agustín, Florida, en 1565, por el explorador Pedro Menéndez de Avilés, la primera celebración del Día de Acción de Gracias en lo que hoy es El Paso, Texas, por exploradores encabezados por Juan de Oñate, 23 años antes del arribo de Los Peregrinos, y la llegada a California de Sebastián Vizcaíno en 1602, son algunos sucesos que prueban la presencia de los hispanos en el territorio actual de Estados Unidos muy anterior al día en que los primeros colonizadores británicos pusieron un pie en esta vasta región del mundo.

Contribuciones

El Dr. Harry P. Pachón, presidente del Instituto de Política Tomás Rivera (TRPI), considera que las contribuciones más importantes de los latinos a este país han sido "una fuerte ética de trabajo y entre los latinos emigrantes en particular, la renovación del ideal norteamericano de que el trabajo duro y la perseverancia llevan a una vida mejor".

Por otra parte, "los ideales norteamericanos de que Estados Unidos es una tierra de oportunidades pudo haber sido la clave para que los latinos exhibieran también un alto grado de patriotismo", según Pachón, cuya organización se dedica a hacer investigaciones sobre la comunidad hispana.

No hay dudas de la participación de los hispanos en las tareas patrióticas, ya que sólo en la Segunda Guerra Mundial más de 300 mil ciudadanos de origen mexicano tomaron las armas y fueron a aquella demoledora contienda euro-asiática. Otros hispanos, entre ellos numerosos puertorriqueños, cubanos, centro y suramericanos, también participaron como soldados en esa guerra, así como en las de Corea, Vietnam, el golfo Pérsico y la que se desarrolla actualmente en Irak.

Cifras del Pentágono revelaron al comienzo de la guerra de Irak que había un total de 122,500 hispanos en las fuerzas armadas de Estados Unidos, o el 8.7% del total de soldados. Se cree que hacia mediados de abril de 2003, cuando se produjo la toma de Bagdad, había unos 30 mil efectivos hispanos en la zona del Golfo Pérsico.

Para Arturo Vargas, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO), la contribución más importante que han hecho los latinos a Estados Unidos "es ayudar al poderío económico nacional y a la prosperidad" de este país.

"Por décadas, la mano de obra y el sudor de los latinos ayudaron a construir esta nación y esto ocurrió cuando el país más lo necesitaba, durante los momentos más críticos de la economía, como la Gran Depresión o cuando llegaron los braceros mexicanos en la década de los 40 para hacer trabajos que nadie hacía", según Vargas.

"Más de la mitad de los estados de la Unión Americana fueron explorados y colonizados primero por latinos. Los latinos lucharon por Estados Unidos en cada gran conflicto desde la revolución y tienen el porcentaje más alto de Medallas de Honor del Congreso que cualquier otra comunidad", según Brent Wilkes, director ejecutivo de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), la más antigua organización hispana de Estados Unidos, fundada en 1929.

"Más importante aún, los latinos están entre los estadounidenses más laboriosos y dominan industrias muy importantes como las de la agricultura, vivienda, servicios, cuidados infantiles y atención a los ancianos", destaca Wilkes.

Poder Adquisitivo y Negocios

Actualmente, la mayoría de los expertos afirma que el poder adquisitivo de los hispanos es suficientemente atractivo como para que cierto número de corporaciones estadounidenses haya tendido ya una amable alfombra roja ante el consumidor de ese origen étnico.

Diversas fuentes atribuyen a los hispanos un poder adquisitivo que supera los 600 mil millones de dólares anuales.

En efecto, durante los últimos años, los ingresos de la población hispana han ido en aumento. El poder adquisitivo de este grupo étnico ha crecido a una tasa anual de 7.5 por ciento, mientras que el poder adquisitivo del resto de la población estadounidense se ha elevado a un ritmo anual de sólo 4.9 por ciento, según datos recopilados por la Asociación Hispana de Agencias de Publicidad (AHAA).

Pero la hispanidad no sólo consume lo que el mundo corporativo anglosajón le ofrece. También ha nacido una comunidad empresarial latina poderosísima, que en gran medida está dedicada a satisfacer las necesidades de consumo de los hispanos. Datos de la Oficina del Censo del Departamento de Comercio de Estados Unidos -los más recientes-, revelan que en todo el país había en 2004 dos millones de compañías hispanas con un volumen de negocios de 273,800 millones de dólares, un aumento del 82% desde 1997.

Más sorprendente aún, se cree que para el año 2010 habrá en Estados Unidos 3.2 millones de empresas hispanas.

Por otra parte, la comunidad hispana de Estados Unidos se ha convertido en un pilar fundamental de las frágiles economías latinoamericanas, al enviar anualmente miles de millones de dólares a sus familiares en sus respectivos países. Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las remesas enviadas a América Latina en 2004 ascendieron a 45.800 millones de dólares, a pesar de que la mayoría de los emigrantes que envía dinero a sus países de origen gana menos de 22 mil dólares al año.

Según el BID, cada emigrante latinoamericano hace un promedio de 12.6 envíos de remesas al año, desde Estados Unidos.

La Educación, un Desafío

En el punto de los desafíos que afronta la comunidad hispana, los expertos coinciden en que la educación será crucial en los próximos años para que los jóvenes de este grupo étnico alcancen niveles de excelencia en la sociedad estadounidense, competitiva y multicultural.

Los números no son favorables en este renglón. Sólo el 10.6 por ciento de los hispanos con 25 años de edad o más ha logrado al menos un diploma universitario elemental, comparado con el 25.6 por ciento del resto de la población de Estados Unidos con esa misma edad, y con el 28.1 por ciento conseguido por la población blanca no hispana. Por otra parte, sólo el 57 por ciento de los hispanos adultos se graduó de la escuela secundaria, mientras que el resto de la población presenta 84.1 por ciento y los blancos no hispanos 88.4 por ciento de graduados de ese mismo nivel, según la Oficina del Censo.

El Dr. Pachón señala la importancia "de hacer que el sistema de educación pública, desde el kindergarten y el grado 12 hasta los niveles universitarios, sea más sensible a la necesidades bilingües de los niños y jóvenes latinos".

Para Vargas, el tema de los niveles de educación entre los latinos "se ha convertido en una crisis nacional" debido a que la futura prosperidad económica de la nación "depende de cuan bien educada y capacitada esté la fuerza de trabajo".

"En todos los puntos de la trayectoria educativa, hay una brecha entre los niños latinos y los no latinos. Esto se manifiesta en muchas dimensiones, inclusive en la calidad y la cantidad de recursos que invertimos en la educación de los niños latinos y no latinos, en nuestra tolerancia hacia el trabajo de las escuelas que educan a los menores, y en nuestra tolerancia hacia los niveles de éxito entre estos dos grupos", putualiza Vargas.

Igualmente para Wilkes, la educación es "el mayor reto que afronta la comunidad latina" por el hecho de que "más de un tercio de los estudiantes latinos abandonan la escuela secundaria y sólo el10 por ciento de ellos se gradúa de una carrera de cuatro años en los colegios comunitarios".

"La discriminación continúa siendo el mayor problema y en algunos casos ésta ha sido peor porque el rápido crecimiento de la población latina ha provocado el resentimiento en muchas áreas del país", agrega Wilkes.


(Hernández Cuéllar es editor jefe de Contacto Magazine. Ha escrito sobre temas hispanos de Estados Unidos desde 1984. Ha sido parte del cuerpo de editores de varios diarios, entre ellos La Opinión de Los Angeles, y profesor de periodismo de la Universidad de California en Los Angeles, UCLA, así como corresponsal de la agencia internacional de noticias EFE).







Para recibir el boletín de Contacto con nuevos artículos...

Avisele a un amigo:
© CONTACTO Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje en medios impresos, radio y televisión, sitios web de Internet, CDs y otros medios de comunicación masiva.


Google
  Web Contacto Magazine



Volver a Primera Página

Visitar el Directorio Comercial Clasificado