America, Mundo Arte y Cultura Tecnologia Espectaculos Ciencia y SaludLatinos en EE.UU. Mexico Cuba Comida LatinaUn Poco de Humor Publicidad Quienes SomosCartas al EditorWho We Are Advertising Contact Us


 
  Fusilamientos y Largas Condenas
a Disidentes Cubanos




El gobierno comunista de Fidel Castro ejecutó en un paredón de fusilamiento a tres individuos acusados de secuestrar una embarcación marítima en La Habana, y concluyó una ola de condenas a prisión a 75 opositores pacíficos cubanos, con penas de hasta 25 años de cárcel.

El régimen anunció el 11 de abril de 2003 la ejecución de los que intentaron secuestrar una embarcación que atraviesa habitualmente la Bahía de la Habana, conocida como la "lancha de Regla", con el fin de desviarla hacia Estados Unidos. Es la primera vez en cuatro años que se aplica la pena de muerte en la isla. En el incidente no hubo muertos ni heridos. Otros implicados fueron condenados a varios años de cárcel. En sólo tres días el gobierno cubano arrestó, enjuició y ejecutó a los secuestradores. Se calcula que alrededor de 12 mil cubanos han sido ejecutados en paredores de fusilamiento, por razones políticas, en los 44 años en que Castro ha estado en el poder.

Los juicios a los disidentes, cada uno de ellos, duró sólo un día. Ambos sucesos han provocado fuertes críticas de la comunidad internacional y de grupos defensores de los derechos humanos.

En el caso de la represión a la disidencia, uno de los dirigentes de la oposición al gobierno de Castro, el médico Oscar Elías Biscet, fue sentenciado a 25 años de prisión bajo cargos de conspirar con Estados Unidos para debilitar al régimen cubano. A finales de los 90, Biscet cumplió una condena de cinco años de cárcel.

"Mi esposo es inocente... estos años de cárcel no van a significar un detrimento para su conciencia porque han condenado a un hombre plenamente humanista", afirmó a la prensa extranjera la esposa de Biscet, Elsa Morejón, al salir del tribunal provincial de La Habana con el certificado de la sentencia en sus manos.

Biscet, que ha sido acogido en el pasado como prisionero de conciencia por Amnistía Internacional, es el presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos y tiene una filosofía de lucha cívica no violenta al estilo de dos de sus ídolos, el hindú Mahatma Gandhi y el norteamericano Martin Luther King.

Los 75 disidentes fueron condenados en base a testimonios de informantes del gobierno, que se encontraban infiltrados en las organizaciones defensoras de los derechos humanos y de periodistas independientes. Uno de ellos, Manuel David Orrio, fue identificado en los juicios como "el agente Miguel", de la Dirección de Seguridad de Estado, policía política cubana. Orrio actuaba como periodista independiente y había publicado numerosos trabajos en publicaciones impresas y electrónicas de Estados Unidos, en los que criticaba al gobierno de Castro.

Entre los condenados a prisión está el poeta y periodista Raúl Rivero, ganador de varios premios internacionales y vicepresidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) para asuntos cubanos, quien recibió una sentencia de 20 años de cárcel. También está la economista Marta Beatriz Roque, presidenta de la Asociación de Economistas Independientes e integrante del Grupo de Trabajo de la Disidencia Interna, cuyos miembros, incluida ella, ya cumplieron varios años de prisión en el pasado. Roque fue condenada también a 20 años de cárcel.

Por su parte, el líder opositor Héctor Palacios fue condenado a 25 años de cárcel, mientras que el también periodista independiente Oscar Espinosa Chepe fue sentenciado a 20 años.

En el caso de los fusilados, la hermana de uno de éstos dijo a la prensa internacional que a su madre no querían permitirle ver el cadáver de su hijo, mientras que otra hermana del mismo ejecutado estaba en la clandestinidad, perseguida por la policía, porque había gritado "¡Abajo Fidel"! al conocer la muerte de su hermano.

Uno de los más conocidos opositores pacíficos cubanos, Oswaldo Payá, líder del Movimiento Cristiano Liberación y principal promotor del Proyecto Varela, que propone hacer un plebiscito en Cuba, no fue arrestado en las redadas de disidentes. Payá condenó las sentencias de sus compañeros y dijo que éstas no detendrán a la oposición pacífica.

Elizardo Sánchez Santacruz, líder de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, tampoco fue arrestado e igualmente criticó la ola represiva.

En entrevista concedida el 11 de abril a Televisión Española, Sánchez Santacruz dijo que el gobierno cubano "ha aprovechado la guerra de Irak como cortina de humo" para cubrir la "más fuerte ola de represión" que ha sufrido Cuba en los últimos tiempos.

Sánchez dijo también que los gobiernos de Cuba e Irak "tenían estrechos lazos" y que la prensa oficial cubana, única de la isla, "no ha mostrado imágenes" de las celebraciones por la caída del régimen de Saddam Hussein.

El activista señaló que con las condenas a disidentes y el fusilamiento de los presuntos secuestradores de la embarcación, el gobierno de Castro parece enviar un "mensaje amenazante" a toda la población cubana.

"Cuando se llega a este extremo, entendemos que el régimen cubano está en fase terminal", porque sabe que "hay un gran descontento popular por el fracaso del régimen totalitario, que es el mismo fracaso que este modelo tuvo en Rumania, Checoslovaquia y otros países" que cambiaron de rumbo con la caída del Muro de Berlín a partir de 1989.

Payá y Sánchez, controversiales dentro de sectores radicales del exilio cubano, no fueron arrestados por haber permanecido al margen de una serie de reuniones con diplomáticos norteamericanos y por no haber recibido ayuda económica de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

El gobierno cubano usó como argumento principal que los disidentes recibían ayuda económica de Estados Unidos. De hecho, la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID) ha destinado alrededor de 20 millones de dólares a grupos radicados en suelo norteamericano, que trabajan con los disidentes cubanos.

CubaNet, organización sin fines de lucro que publica trabajos de los periodistas independientes de Cuba, recibió más de 800 mil dólares el año pasado para ese propósito. Pero no se sabe por el momento cuánto destinó CubaNet para comprar computadoras, faxes y dar ayuda económica a los periodistas. The Freedom House, grupo de derechos humanos radicado en Nueva York, recibió un millón 300 mil dólares para publicar alrededor de 40 mil libros, panfletos y otros materiales sobre Cuba.

La Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), el más conocido grupo opositor en Estados Unidos, dijo no haber recibido ayuda económica del gobierno de Estados Unidos. Su presidente, Jorge Mas Santos, dijo que es necesario "criminalizar la conducta" del régimen de Castro, llevando estos casos ante los tribunales internacionales.



Un grupo de escritores, artistas y académicos de Europa y América, entre ellos varios galardonados con diferentes premios internacionales, incluido el Nobel, condenaron la ola de arrestos.
Los intelectuales, más de 60, firmaron una carta en la que se señala que el régimen de Castro ha aprovechado la conmoción internacional por la guerra en Irak para desatar "la más violenta represión de los últimos 10 años en Cuba".

Entre los firmantes de la carta están el Premio Nobel de Literatura alemán Günter Grass, el hispanoperuano Mario Vargas Llosa y el chileno Jorge Edwards, ambos ganadores del Premio Miguel de Cervantes, el ex canciller mexicano y ensayista Jorge Castañeda, el filósofo español Fernando Savater y el escritor italiano Antonio Tabucchi.

"Intelectuales, artistas y políticos del mundo democrático, exigimos al gobierno cubano la inmediata liberación de todos los disidentes y demandamos el cese de la represión contra la oposición pacífica", manifestaron los firmantes.

Entre los que rubricaron el documento aparecen también Héctor Aguilar Camín, Roger Bartra, Adolfo Castañón, Agustín Díaz Yánez, Gabino Diego, Jean Francois Fogel, Manuel Gutiérrez Aragón, Enrique Krause, Emilio Lamo de Espinosa, Javier Marías, Francois Maspero, Angeles Mastretta, Adam Michnik, Carlos Monsivais, Rosa Montero, Rosa Regás, Carlos Solchaga, Nadine Trintignant y Luis Antonio de Villena.

La firma de la carta se hizo mediante un esfuerzo de la revista cultural cubana Encuentro, radicada en España, y codirigida por el historiador Rafael Rojas, residente en México, quien ha visitado dos veces el sur de California en el pasado reciente. Rojas coordinó los esfuerzos en el país azteca.

El Parlamento Europeo, se unió a las críticas contra el gobierno de La Habana e hizo un llamado a la liberación inmediata de los disidentes.

Los eurodiputados señalaron que la liberación enviaría una clara señal de que Cuba desea continuar el diálogo político con la Unión Europea y fortalecer la solicitud de La Habana para ser incluida en el acuerdo de Cotonú, por medio del cual el país podría obtener concesiones y ayuda económica.

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, Collin Powell, consideró las sentencias como "el más significativo acto de represión política en décadas", dirigido a minar "una creciente y verdaderamente independiente sociedad civil".

El 9 de abril, el gobierno cubano rechazó las críticas internacionales contra la forma en que se realizaron los juicios y la extensión de las penas.

De acuerdo con el Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Felipe Pérez Roque, los disidentes son "simples mercenarios que trabajan para Estados Unidos".

El régimen de Castro, en el poder desde 1959, acusa al jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en Cuba, James Cason, de fomentar la desestabilización del sistema cubano al invitar a disidentes y periodistas independientes a foros y seminarios en su propia residencia, y a la oficina que dirige de financiar a los opositores.

El movimiento de oposición pacífica en Cuba se fortaleció en la década de los 90 luego de la caída del Muro de Berlín y la desintegración de la Unión Soviética, potencia comunista que sirvió de metrópoli al régimen de Castro durante tres décadas.

El objetivo de este movimiento es lograr una transición hacia la democracia en Cuba, en el marco de una sociedad civil en la que se respeten las libertades fundamentales y los derechos humanos.

Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU





Para recibir el boletín de Contacto con nuevos artículos...

Avisele a un amigo:
© CONTACTO Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje en medios impresos, radio y televisión, sitios web de Internet, CDs y otros medios de comunicación masiva.


Google
  Web Contacto Magazine



Volver a Primera Página

Visitar el Directorio Comercial Clasificado