Contacto Banner


America, Mundo Arte y Cultura Tecnologia Espectaculos Ciencia y SaludLatinos en EE.UU. Mexico Cuba Comida LatinaUn Poco de Humor Publicidad Quienes SomosCartas al EditorWho We Are Advertising Contact Us


Los Hispanos entre Demócratas y Republicanos

Perfiles de los Grandes Partidos de EE.UU.

Por ALEIDA L. DURAN

Muchos votantes, especialmente inmigrantes recientes, se autodenominan demócratas o republicanos, pero a menudo desconocen las bases ideológicas de los dos principales partidos políticos de Estados Unidos. Explorar las plataformas de demócratas y republicanos, especialmente ahora que se acercan las elecciones generales de noviembre, es una tarea que no se debe postergar. Es muy importante no confundir las tendencias políticas norteamericanas con las de partidos existentes en América Latina y España, aun cuando también aquí el espectro político se divide, a grandes rasgos, en derecha e izquierda.

Durante muchos años y sin importar si los norteamericanos están afiliados a los partidos Demócrata o Republicano, expertos y firmas encuestadoras han definido que la población de Estados Unidos es 40 por ciento conservadora, 40 por ciento moderada y 20 por ciento liberal o de izquierda. Esa definición podría cambiar en 2008.

Se calcula que en este país hay 12 millones de votantes latinos registrados, de una población hispana total de 45.5 millones. Organizaciones hispanas de reconocido prestigio están haciendo un gran esfuerzo por registrar a nuevos votantes, de manera que el voto latino tenga un peso verdaderamente importante en las próximas elecciones. Más del 60 por ciento de los votantes hispanos está registrado en el Partido Demócrata. Pero, ¿cuál es la plataforma de esta antigua organización política?

Desde 1874 su símbolo es un burro y su color el azul. Representa en Estados Unidos a algo similar a la socialdemocracia europea y sus miembros se muestran más centristas que los republicanos. Creen que el capitalismo de mercado es el único sistema económico que permite generar crecimiento y prosperidad, pero piensan que el estado debe intervenir más para reducir los desequilibrios sociales, distribuir mejor la renta y garantizar la igualdad de oportunidades creando así lo que ellos llaman "un capitalismo con rostro humano". Son entusiastas defensores de lo que denominan el "estado de bienestar".

No se oponen a las reducciones de impuestos a los ciudadanos y empresas privadas, pero son menos fervorosos en esas reducciones tributarias que los republicanos, a quienes acusan de exagerar para beneficiar a los ricos. Abogan por un mayor gasto público orientado a la política social.

Los dos grandes partidos políticos de Estados Unidos disfrutan de una gran libertad de conciencia y son muy heterogéneos, ya que la "disciplina de partido" es inexistente. Pero el Demócrata es el más heterogéneo de los dos.

Generalmente se consideran tres grupos de demócratas: conservadores, moderados y liberales. Los primeros defienden una economía más capitalista, dicen estar dispuestos a reducir impuestos, disminuir el gasto público y desregular el mercado. Son más conservadores en temas sociales como el aborto y el matrimonio homosexual. Otros demócratas dicen que ese grupo parece más bien republicano. La mayoría de ellos vive en el sur del país.

Los liberales son los más centroizquierdistas; más estatistas en materia económica y más liberales en temas sociales. Quieren un alto gasto público, impuestos muy elevados y hasta confiscatorios para golpear fuertemente las ganancias de las empresas y de "los ricos" y abogan por una fuerte intervención del estado en la economía, con regulaciones.

Los moderados pretenden ser el centro entre los dos grupos anteriores, equilibrando las posiciones de ambas facciones, y tomando medidas intermedias entre las propuestas de unos y otros.

Aunque ésta es la división tradicional, en los últimos años los analistas políticos han delineado otra clasificación del Partido Demócrata: nuevos demócratas, demócratas progresistas y demócratas laborales.

Los nuevos demócratas son el ala conservadora del partido (quizás los antiguos demócratas moderados). Surgieron a raiz del gobierno de Bill Clinton, el más influyente de los dirigentes moderados del partido, y rápidamente tomaron fuerza.

Reconocen las deficiencias del "estado de bienestar" y aceptan que es necesario moderar y en algunos casos reducir el gasto público en programas sociales porque muchas personas que recibían los servicios sociales habían decidido vivir de la ayuda del estado. Que, además, ese gasto era una carga insostenible para las arcas públicas, lo cual obligaba a aumentar los impuestos y la deuda pública. Sin embargo, no están de acuerdo con lo que consideran excesivos recortes del gasto social, impulsados por los republicanos. Intentan buscar un compromiso entre las posturas tradicionales del partido y las exigencias del mundo globalizado actual.

Los centristas del Partido Demócrata expresan sus ideas por medio del Consejo del Liderazgo Demócrata (DLC, por sus siglas en inglés), institución fundada en 1985, la cual lucha por alejar al partido de sus posturas centroizquierdistas y llevarlo al centro del espectro político.

Los demócratas progresistas surgieron en los años 60 en ambientes universitarios y académicos, muchos eran pacifistas que luchaban contra la guerra de Vietnam. Al caer en decadencia ese movimiento, algunos de sus miembros fundaron pequeños partidos, muchos de ellos de orientación marxista; otros moderaron sus ideas y terminaron afiliándose de lleno al Partido Demócrata. Los progresistas quieren mantener impuestos más altos y aumentar en vez de reducir el gasto social.

Los demócratas laborales son los trabajadores sindicalizados y sus dirigentes. Los sindicatos de Estados Unidos tienen una fuerte alianza con los demócratas y sus líderes pesan mucho en el partido. Defienden las reivindicaciones del mundo laboral. Un mejor salario mínimo, pensiones más altas y leyes que obliguen a los empleadores a financiar la mayor parte del seguro médico de sus empleados. Generalmente se inclinan más a los progresistas y a los liberales que a los conservadores.

En política exterior, los demócratas fueron considerados durante muchos años como los propulsores de las guerras, y los republicanos los que terminaban las contiendas bélicas. La participación de Estados Unidos en las dos guerras mundiales, la guerra de Corea y la guerra de Vietnam, fue decidida durante gobiernos demócratas. Esto ha cambiado drásticamente desde la guerra de Vietnam. Ahora son los republicanos los que llevan la etiqueta de "guerreristas" y los demócratas la de "pacifistas". Muchas personas, no sólo los derechistas, acusan a los demócratas, inclusive, de ser débiles en materia de seguridad nacional.

En este sentido, mucho ha cambiado el partido desde los días en que el presidente demócrata Harry Truman ordenó el ataque atómico contra dos ciudades japonesas, en agosto de 1945, para dar fin a la Segunda Guerra Mundial en el frente asiático.

Perfil del Partido Republicano

Desde 1874 el emblema republicano ha sido el elefante y su color de identificación el rojo. Se le conoce también como el "Grand Old Party" (GOP). Es el partido de la derecha y centro-derecha en Estados Unidos. Se le podría clasificar como "conservador laico".

Está afiliado a la International Democrat Union (IDU), a la que pertenecen los partidos conservadores democráticos de otras naciones como Inglatera y Francia. En el terreno económico tiene como doctrina el liberalismo económico (algunos le llaman neoliberalismo). En esta nación se le conoce como "conservadurismo fiscal", o sea, defensora del libre mercado y enemiga de la intervención del estado.

En Estados Unidos hay pocas empresas públicas o del estado. Aunque el Gobierno Federal posee una empresa de ferrocarriles, la NASA, organismo de exploración espacial, y el Servicio Postal (correo). Los republicanos quieren reducir aún más el estado privatizando otras áreas.

Muchos republicanos, entre ellos el actual presidente George W. Bush, desean privatizar parcialmente el sistema de pensiones de la Seguridad Social haciendo que los trabajadores jóvenes destinen una parte de su aportación obligatoria a fondos de pensiones administrados por empresas privadas que los invertirían en la Bolsa de Valores para multiplicarlos. De esta manera pretenden evitar la quiebra del Seguro Social por el envejecimiento de la población. Muchas personas temen la privatización del Seguro Social.

Quienes abusan del "Medicare" usando los servicios médicos sin verdadera necesidad, están poniendo en peligro la Seguridad Social, según la plataforma republicana.

Desde su fundación hasta bien entrado el siglo XX el Partido Republicano era visto como un partido "progresista" debido a que luchó por una causa muy progresista (la abolición de la esclavitud de las personas de raza negra) y porque el Partido Demócrata era visto como "conservador". Aunque ya para aquella época destacaba su defensa de la empresa privada, el rechazo republicano a la ingerencia del estado en la economía, y su frontal oposición a socialialistas y comunistas.

Mientras el Partido Demócrata se alejaba del conservadurismo social y se volvía más izquierdista, el Republicano pasaba a ser la fuerza conservadora de Estados Unidos. Sin embargo, debido a la gran libertad de conciencia y a la poca disciplina partidista existente entre estos dos partidos, ambos son muy heterogéneos y dentro de cada uno de ellos conviven personas con grandes diferencias doctrinarias en relación con temas importantes.

Aunque el Republicano es un poco menos heterogéneo que el Demócrata, no escapa a la existencia de grupos o tendencias internas que poseen visiones diferentes a la filosofía y principios de su partido.

A lo largo del siglo XX se comentaba acerca de tres grandes tendencias en el Partido Republicano: igualmente liberales, conservadores y moderados.

A diferencia de Europa, en Estados Unidos la palabra liberal se asocia con la izquierda. Estos republicanos liberales actúan casi como los demócratas. Son menos favorables a reducir los impuestos y más dispuestos a aumentar el gasto público, sobre todo en programas sociales. Son partidarios de un estado más grande del que están dispuestos a tolerar los otros grupos republicanos, y más tolerantes en temas sociales como el aborto y la homosexualidad.

Los liberales lucharon por el control del partido en los años 60 y 70; pero cuando los conservadores tomaron el control al mando de Ronald Reagan en los 80, los liberales quedaron aislados y fueron perdiendo presencia hasta quedar reducidos a una minoría insignificante y marginada.

Los republicanos conservadores son el ala más radical del partido, los más derechistas y por lo tanto los más críticos de los demócratas. En la mayoría de los temas adoptan posiciones absolutas, especialmente en los temas sociales o de moral. Enemigos acérrimos del Gobierno Grande, quieren reducir drásticamente el tamaño del estado lo cual se traduce especialmente en reducciones del gasto público y la burocracia.

Los republicanos moderados pretendían estar entre liberales y conservadores representando el centro político del partido. Pueden actuar como liberales en algunos temas y como conservadores en otros. Sin embargo en los últimos años esta clasificación ha quedado obsoleta y se habla de un mayor número de tendencias, entre ellas destacan:

1- La derecha religiosa o derecha cristiana, principalmente evangélica. Son moralmente rígidos y mezclan la política con la religión.

2- Conservadores sociales. Desean el regreso de los valores morales de antaño (valores familiares) y simpatizan con la política económica republicana.

3- Conservadores fiscales. Su principal razón para ser republicanos es su apoyo a la política económica tradicional del partido. Defienden el conservadurismo fiscal. Sus metas son: menos gasto público, menos regulaciones y menos impuestos.

También figuran los llamados "conservadores de nombre solamente", neoconservadores, paleoconservadores y republicanos gays y lesbianas (Log Cabin Republicans, nombre de su organización).

El Partido Republicano fue fundado el 20 de marzo de 1854 en la ciudad de Ripon, Wisconsin, y fue llamado así en honor de Thomas Jefferson, fundador del antiguo y desaparecido Partido Demócrata-Republicano de Estados Unidos.

Hay otros pequeños partidos en el esquema político del país, como son los casos del Partido de la Reforma, de derecha, y el Partido Verde, de izquierda. También están el Partido Libertario y el Partido de los Trabajadores. De acuerdo con los resultados de los procesos electorales, por lo general, son acusados de restar votantes a los dos grandes partidos de Estados Unidos.

¿Por Qué No Hay Socialismo en EE.UU.?

Elecciones 2008 - Voto Latino


Latinos en Estados Unidos

Fiesta Latina





Para recibir el boletín de Contacto con nuevos artículos...

© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU., México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Comida Latina, Portada, Directorio Comercial Clasificado

Contacto Logo