America, Mundo Arte y Cultura Tecnologia Espectaculos Ciencia y SaludLatinos en EE.UU. Mexico Cuba Comida LatinaUn Poco de Humor Publicidad Quienes SomosCartas al EditorWho We Are Advertising Contact Us


 
  EDITORIAL

Hugo Chávez: Demagogia, Pobreza y Corrupción

El teniente coronel Hugo Chávez Frías ha estado en el poder en Venezuela más tiempo que un sexenio mexicano o casi dos períodos de un presidente de Estados Unidos.

Su retórica en defensa de los pobres y en contra del capitalismo, particularmente en contra del gobierno de Estados Unidos, ha sido virulenta e insistente, como la que usan aquéllos que tienen algo que ocultar.

Los defensores de su llamada "revolución bolivariana" lo consideran una esperanza para la lucha en contra de la pobreza de América Latina. Sus críticos lo califican de demagogo, populista y aspirante a dictador vitalicio.

Pero si se quiere tener una idea precisa de la gestión de Chávez como presidente de Venezuela, sólo hay que acudir a los hechos.

El Instituto Nacional de Estadísticas de Venezuela reveló en un informe reciente, que la pobreza en ese país suramericano aumentó de 43 por ciento en 1999, año en que Chávez fue elegido, a 54 por ciento en diciembre de 2004. La extrema pobreza aumentó de 16.6 por ciento a 25 por ciento en el mismo período.

El centro de investigación venezolano CEDICE asegura que en los últimos seis años el 65 por ciento de las empresas privadas del país se ha declarado en bancarrota, y alrededor del 60 por ciento de la fuerza laboral fue relegado a la economía informal.

Por otra parte, no hay que olvidar que la campaña política de Chávez en 1998 concentró su fuego en la corrupción del sistema político venezolano. De hecho, Chávez se convirtió en figura pública en 1992 con un frustrado golpe de estado contra el presidente Carlos Andrés Pérez, intento de golpe que dijo haber llevado a cabo para luchar contra la pobreza y la corrupción .

El más reciente informe de la organización no gubernamental Transparencia Internacional, radicada en Alemania, coloca a Venezuela en el lugar número 114 en una lista de 146 países, en la que las naciones con mayores niveles de corrupción están al final.

Para que se tenga una idea comparativa, el vecino más cercano de Venezuela, Colombia, ocupa el lugar 60 en esa lista, mientras que México, país al que muchos consideran muy corrupto, está en el lugar 64 y Perú en el 67. Chile emerge como el país más transparente de América Latina, situado en el apartado número 20.

Por su parte, el Indice de Desarrollo Humano que anualmente mide la calidad de vida de las naciones tenía a Venezuela en el lugar 48 en 1999. Esto presentaba al país suramericano con niveles de vida más altos que México, Colombia, Cuba, Panama y otros muchos países. En 2005, Venezuela ocupa el lugar 75.

Mientras todo esto ocurre en Venezuela, en Chile, país gobernado por el presidente socialista Ricargo Lagos, las cosas son muy diferentes. Lagos, moderado, austero y poco dado a los espectáculos públicos que Chávez suele orquestar con frencuencia, ha mantenido a su país con la economía más prometedora de América Latina y, como se ha visto, con los niveles más bajos de corrupción.

La pobreza en Chile descendió de 38.5 por ciento en 1990 a 18.8 el año pasado.

De manera que confiar a Chávez y a su "revolución bolivariana" la lucha contra la pobreza y la corrupción, sería equivalente a confiarle a Al Capone la lucha por la paz y la integridad moral de la sociedad.

Asimismo, las continuas acusaciones del caudillo venezolano contra Estados Unidos en el sentido de que el gobierno de George W. Bush pretende asesinarlo e invadir Venezuela, sin mostrar pruebas convincentes de ello, no lo convierten en un líder más anticapitalista ni más antinorteamericano, sino más ridículo.

Por último, su estrecha y fraternal relación con Fidel Castro, el único dictador activo en Occidente y el más represivo, coloca a Chávez en una dudosa posición en materia de democracia y derechos humanos.

Para salir adelante en la batalla por el desarrollo, América Latina necesita detener la pobreza y la corrupción, pero también borrar de su escenario político la demogogia y el populismo que tanta confusión, fracasos y muertes han sembrado en el continente.

© CONTACTO Magazine
Publicado el 17 de septiembre de 2005






Para recibir el boletín de Contacto con nuevos artículos...

Avisele a un amigo:
© CONTACTO Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje en medios impresos, radio y televisión, sitios web de Internet, CDs y otros medios de comunicación masiva.


Google
  Web Contacto Magazine



Volver a Primera Página

Visitar el Directorio Comercial Clasificado