Frank Domínguez, en el
Filin y la Bohemia Cubana

Nacido en Matanzas, Cuba, en 1927, Frank Domínguez obtuvo el título de doctor en farmacia por petición familiar cuando en realidad ya había descubierto su vocación por la música. Hoy día es posiblemente el compositor cubano que más se ha interpretado a nivel mundial. De acuerdo con el escritor y periodista Armando López, "la fama le vino como la espuma" y "en menos de dos años 10 de sus temas se convirtieron en hits".



Frank Domínguez.

Es autor de "Tú me acostumbraste", "Pedacito de cielo", "¿Cómo te atreves?", "Me recordarás", "Imágenes". Pero ha sido seguramente la primera la que más veces ha dado la vuelta al mundo en las voces de intérpretes tan especiales como Olga Guillot, Pedro Vargas, Gaetano Veloso, Doménico Modugno, Tom Jones, Mina, Gal Costa y María Bethania, Lola Flores, Sara Montiel y los Gipsy Kings.

El laureado escritor cubano Guillermo Cabrera Infante lo describe en su novela "La Habana para un infante difunto" sentado en el piano-bar del club Sherezada, "envuelto en las miradas azules de los iniciados del filin, misa mayor de la bohemia cubana", según López.

A pesar de su grandeza inevitable, el gobierno cubano, propietario de todos los medios de producción y servicios del país, incluida la industria discográfica, estuvo 30 años sin grabarle un disco, e inclusive envió a un grupo de comisarios de la cultura a evaluar la calidad musical de un hombre que en ese momento ya estaba en la historia de la música cubana. En 1980, Toña la Negra viajó a Cuba y al ver las condiciones en las que vivía el gran compositor, prometió no volver más a Cuba, y no volvió. Desde hace 10 años, Frank Domínguez vive en Mérida, Yucatán.

Si desea enviarnos un mensaje, por favor haga click AQUI.


© CONTACTO Magazine

Publicado el 3 de diciembre de 2001 en CONTACTO Magazine


Para ir a la portada de "Cuba 100 Años Después"

Para ir a la portada de CONTACTO Magazine


"Cuba 100 Años Después" es un proyecto especial de CONTACTO Magazine