Celia Cruz, la Guarachera de Cuba

En enero de 1951, la reconocida orquesta La Sonora Matancera grabó su primer disco con Celia Cruz. En aquel momento comenzó el ascenso al estrellato de "La Guarachera de Cuba", también conocida en Estados Undos como "La Reina de la Salsa".

Durante los 11 años que siguieron a la grabación del disco, La Sonora y Celia recorrieron Suramérica, el Caribe, México, Europa y Estados Unidos. Con la misma orquesta, Celia cantó en cinco películas: "Una Gallega en La Habana", "Olé Cuba", "Rincón Criollo", "Piel Canela" y "Amorcito Corazón", y apareció en la primera transmisión internacional de la televisión cubana.

En aquellos años, Celia no sólo era joven, atractiva y talentosa, también era soltera. Solía entonces hacerse acompañar de una prima como dama de compañía en las giras. Los integrantes de la orquesta la cuidaban también. Todo esto llevó al director de La Sonora Matancera, Rogelio Martínez, a decir: "Celia era y sigue siendo una verdadera dama".


Finalmente, Celia contrajo matrimonio con uno de los trompetistas de la orquesta, Pedro Knight, con quien compartió su vida hasta el fin de sus días. Se casaron el 14 de julio de 1962, después de dos años de noviazgo.

Reconocida en Helsinki, aclamada en París, premiada por Hollywood, la Universidad de Yale y el Fondo Nacional para las Artes de Estados Unidos, los discos de Celia no se venden en Cuba al público cubano ni las emisoras de radio de la isla, todas propiedad del gobierno de Fidel Castro, no transmiten su música.

Para muchos defensores del concepto de "salsa", Celia ha sido una exponente del mismo y una de las figuras que ayudó a dar forma a ese movimiento musical. Para sus compatriotas, es la más brillante intérprete de los ritmos afrocubanos, una verdadera leyenda. Por todo ello, el Grammy llegó también a sus manos.

Con una estrella en El Paseo de la Fama de Hollywood, actriz en varias películas de la meca del cine y telenovelas mexicanas, Celia ha hecho carrera además en el mundo de la actuación. Su trabajo como actriz en la película "Mambo Kings", consolidó su fama en Estados Unidos.

Celia falleció en 2003, dejando un legado extraordinario a las generaciones que aprecian la música popular cubana. Su apoteósico sepelio en Nueva York, y los servicios religiosos que se le rindieron allí y en Miami rompieron récords de asistencia. Una carroza fúnebre tirada por caballos blancos a lo largo de las calles de Nueva York, dejó estupefactos a los neoyorquinos.


© CONTACTO Magazine

Publicado el 3 de diciembre de 2001 en CONTACTO Magazine
Editado el 25 de octubre de 2004


Para ir a la portada de "Cuba 100 Años Después"

Para ir a la portada de CONTACTO Magazine


"Cuba 100 Años Después" es un proyecto especial de CONTACTO Magazine