Constitución de la República de Cuba, 1992

CAPÍTULO VI
IGUALDAD

Artículo 41.- Todos los ciudadanos gozan de iguales derechos y están sujetos a iguales deberes.

Artículo 42.- La discriminación por motivo de raza, color de la piel, sexo, origen nacional, creencias religiosas y cualquiera otra lesiva a la dignidad humana está proscrita y es sancionada por la ley. Las instituciones del Estado educan a todos, desde la más temprana edad, en el principio de la igualdad de los seres humanos.

Artículo 43.- El Estado consagra el derecho conquistado por la Revolución de que los ciudadanos, sin distinción de raza, color de la piel, sexo, creencias religiosas, origen nacional y cualquier otra lesiva a la dignidad humana:

-tienen acceso, según méritos y capacidades, a todos los cargos y empleos del Estado, de la Administración Publica y de la producción y prestación de servicios;

-ascienden a todas las jerarquías de las fuerzas armadas revolucionarias y de la seguridad y orden interior, según méritos y capacidades;

-perciben salario igual por trabajo igual;

-disfrutan de la enseñanza en todas las instituciones docentes del país, desde la escuela primaria hasta las universidades, que son las mismas para todos;

-reciben asistencia en todas las instituciones de salud;

-se domicilian en cualquier sector, zona o barrio de las ciudades y se alojan en cualquier hotel;

-son atendidos en todos los restaurantes y demás establecimientos de servicio público;

-usan, sin separaciones, los transportes marítimos, ferroviarios, aéreos y automotores;

-disfrutan de los mismos balnearios, playas, parques, círculos sociales y demás centros de cultura, deportes, recreación y descanso.

Artículo 44.- La mujer y el hombre gozan de iguales derechos en lo económico, político, cultural, social y familiar.

El Estado garantiza que se ofrezcan a la mujer las mismas oportunidades y posibilidades que al hombre, a fin de lograr su plena participación en el desarrollo del país.

El Estado organiza instituciones tales como círculos infantiles, seminternados e internados escolares, casas de atención a ancianos y servicios que facilitan a la familia trabajadora el desempeño de sus responsabilidades.

Al velar por su salud y por una sana descendencia, el Estado concede a la mujer trabajadora licencia retribuida por maternidad, antes y después del parto, y opciones laborales temporales compatibles con su función materna.

El Estado se esfuerza por crear todas las condiciones que propicien la realización del principio de igualdad.

CAPÍTULO I

Fundamentos políticos, sociales y económicos del Estado (Artículo 1 al 27).

CAPÍTULO II

Ciudadanía (Artículo 28 al 33)

CAPÍTULO III

Extranjería (Artículo 34)

CAPÍTULO IV

Familia (Artículo 35 al 38)

CAPÍTULO V

Educación y cultura (Artículo 39 al 40)

CAPÍTULO VI

Igualdad (Artículo 41 al 44)

CAPÍTULO VII

Derechos, deberes y garantías fundamentales (Artículo 45 al 66)

CAPÍTULO VIII

Estado de emergencia (Artículo 67)

CAPÍTULO IX

Principios de organización y funcionamiento de los órganos estatales (Artículo 68).

CAPÍTULO X

Órganos superiores del Poder Popular (Artículo 69 al 101)

CAPÍTULO XI

La división político-administrativa (Artículo 102)

CAPÍTULO XII

Órganos Locales del Poder Popular (Artículo 103 al 119)

CAPÍTULO XIII

Tribunales y Fiscalía (Artículo 120 al 130)

CAPÍTULO XIV

Sistema electoral (Artículo 131 al 136)

CAPÍTULO XV

Reforma constitucional (Artículo 137)

Para ir a la portada de "Cuba 100 Años Después"

Para ir a la portada de CONTACTO Magazine


"Cuba 100 Años Después" es un proyecto especial de CONTACTO Magazine