Volver a Primera Página Visitar el Directorio Comercial Clasificado











Amnistía Internacional
Condena a Cuba

Su Informe Anual Refleja Actos de Represión y Acoso a Opositores

Por ANGEL PEREIRA

Durante años, el gobierno de Cuba ha afrontado innumerables crisis, entre ellas últimamente una lluvia de condenas sistemáticas de grupos defensores de los derechos humanos que sin posiciones políticas marcadas han dejado saber al mundo la manera en que el régimen marxista de la isla trata a sus gobernados.

A finales de mayo, una vez más, Amnistía Internacional (AI) denunció que continúa en Cuba la represión contra los opositores políticos, activistas de derechos humanos y periodistas independientes.

Esta organización, con sede en Londres, no ha sido la única en condenar al gobierno cubano, también lo han hecho año tras año Human Rights Watch, Pax Christi, la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, Reporteros sin Fronteras, el Comité de Protección a los Periodistas y la Sociedad Interamericana de Prensa. La Unión Europea mantiene suspendida su colaboración económica con Cuba precisamente por el tema de los derechos humanos, y aparentemente Estados Unidos no tiene planes de suspender su embargo comercial y financiero a la isla, por la misma razón.

"Continuó la represión contra individuos y grupos que ejercían pacíficamente su derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión", aseguró la organización en su informe titulado Amnistía Internacional 2001.

En un extenso capítulo sobre la situación en Cuba, AI señaló que la libertad condicional otorgada el pasado año a algunos presos de conciencia "hizo surgir la esperanza de que el gobierno estuviera relajando su actitud hacia los disidentes, pero las nuevas condenas impuestas, unidas a la intensificación de la represión durante los últimos meses del año 2000, echaron por tierra ese optimismo".

Amnistía Internacional monitorea la situación de los derechos humanos en el mundo, inclusive critica las ejecuciones de criminales comunes en Estados Unidos, pero sus informes reflejan que no hay en el Hemiferio Occidental un gobierno que cometa tantas violaciones a los derechos del individuo como el de Cuba, encabezado por Fidel Castro desde 1959.

"Las autoridades siguieron utilizando las detenciones breves, el arresto domiciliario, las amenazas y el acoso para acallar la disidencia política y desalentar a los disidentes", dijo el informe y añadió que "los tribunales siguieron dictando condenas de muerte".

La organización señaló en su informe que el gobierno cubano utiliza el embargo norteamericano a la isla como justificación "para privar a los disidentes de las libertades fundamentales de expresión, asociación y reunión", escudándose en la necesidad de "mantener la unidad del país frente a las fuerzas extranjeras hostiles".

Amnistía Internacional dijo también reconocer "que el embargo ha aumentado las penurias en Cuba y ha contribuido, por ejemplo, a que las condiciones de reclusión sean deficientes".

"No obstante, la organización mantiene que todos los Estados, independientemente de las amenazas exteriores a las que deban hacer frente, están obligados a cumplir con los deberes expuestos en la Declaración Universal de Derechos Humanos, incluido el deber de respetar las libertades fundamentales", puntualiza el informe.

Amnistía Internacional dijo que en Cuba, la represión de la disidencia está legalizada por la Constitución socialista de 1976 y el Código Penal. Añadió que se han utilizado de forma generalizada cargos por delitos contra la seguridad del Estado, como la "propaganda enemiga", o delitos contra la autoridad, como el "desacato", para silenciar a quienes critican al gobierno.

"En ocasiones, los disidentes detenidos han permanecido recluidos sin juicio durante largos períodos, o han sido declarados culpables tras juicios que no cumplían las normas internacionales de justicia procesal", detalla el informe.

Una de las principales críticas de las organizaciones internacionales a Cuba está relacionada con la dependencia que tiene el sistema judicial del ejecutivo, que a su vez recibe órdenes del Partido Comunista de Cuba, que es el órgano rector de la sociedad, de acuerdo con las normas de las sociedades donde impera el marxismo-leninismo.

Sólo quedan en el mundo cuatro países comunistas: China, Corea del Norte, Cuba y Vietnam.

© CONTACTO Magazine

Volver a El Expediente Cuba

Volver a Primera Página Visitar el Directorio Comercial Clasificado