Latinos en EE.UU.EspectaculosArte y CulturaTecnologiaCiencia y SaludComida LatinaUn Poco de HumorAmerica, MundoPublicidad

EE.UU.: Un Día de Terror

Primera Crónica General Después de los Ataques Publicada
el 12 de Septiembre de 2001)

ALEIDA DURAN
New York-New Jersey

JESUS HERNANDEZ CUELLAR
Redacción Central - Los Angeles

La capacidad de Estados Unidos de prevenir ataques terroristas en contra de sus ciudadanos y de sus símbolos principales fue puesta a prueba la mañana de ayer, 11 de septiembre de 2001, cuando un grupo de desconocidos secuestró cuatro aviones comerciales y estrelló dos de ellos contra las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York, y uno contra el Pentágono, la sede del Departamento de Defensa, en Washington D.C. Otro aparato cayó en el estado de Pensilvania.

Se calcula que en el momento en que la primera nave chocó contra una torre del World Trade Center, podrían encontrarse dentro de ese gigantesco edificio de 110 pisos en cada torre, situado en el corazón del distrito financiero de Nueva York, alrededor de 10 mil personas.

Atentados terroristas

Cuatro aviones fueron utilizados como misiles por un grupo desconocido. Dos naves se estrellaron contra el World Trade Center de Nueva York y una contra un edificio del Pentágono en Washington. Un cuarta nave se dirigía aparentemente hacia la Casa Blanca o el Congreso. Se ha informado que esa nave cayó a tierra antes de estrellarse contra su blanco.

Esto ocurrió poco antes de las nueve de la mañana, hora del este. Unos 15 minutos más tarde otro avión secuestrado atravesó la segunda torre, cuando ya había bomberos, periodistas y cámaras de televisión en el lugar, que captaron la dramática escena.

Alrededor de una hora más tarde comenzó el desplome increible de las torres seguido por una gigantesca nube de polvo y escombros. La televisión mostró escenas dantescas de personas que se lanzaron al vacío desde lo alto de las torres, antes del derrumbe, prefiriendo morir de esa manera y no quemados por los infernales incendios que se producían dentro del edificio.

"Las imágenes de aviones chocando contra edificios, incendios y la caída de enormes estructuras nos han llenado de incredulidad, una tristeza terrible y un enfado indescriptible. Estas masacres estaban dirigidas a aterrorizar y a acobardar a nuestra nación y sumirla en el caos, pero no pudieron atacar los pilares de nuestro país", señaló el presidente George W. Bush en el discurso que pronunció la noche del día 11.

"Nuestro país es fuerte y personas fuertes se han movilizado para defender a nuestra gran nación", agregó el presidente, que en horas de la tarde, en otro discurso, prometió a los norteamericanos que su gobierno perseguiría y castigaría a los responsables de esta tragedia.

Condenas y Solidaridad

Desde las primeras horas del día 11, Estados Unidos comenzó a recibir mensajes de solidaridad, apoyo y condolencia de los más importantes líderes mundiales, mensajes que estuvieron acompañados de las más enérgicas condenas a los hechos.

El presidente mexicano Vicente Fox, amigo personal de Bush, condenó los atentados calificándolos de "actos criminales" y manifestó su "solidaridad con las víctimas y con los familiares de las víctimas".

En un acto sin precedente, México anunció también que suspendería las celebraciones de las Fiestas Patrias por la independencia mexicana, a celebrarse el 15 de septiembre con el tradicional "Grito" de ¡Viva México! dado siempre por los presidentes de la nación azteca.

Por vía de su Ministerio del Interior, España condenó los atentados y dijo que no debían tomarse sólo como ataques a Estados Unidos, sino a "todas los países democráticos que viven en libertad".

España ha estado últimamente bajo continuos ataques terroristas perpetrados por el grupo separatista vasco ETA, entre ellos 35 asesinatos desde que la organización separatista puso fin a una tregua adoptada unilateralmente en 1999.

Junto con la solidaridad internacional, se produjeron también los actos de apoyo internos. Miles de personas acudieron el mismo 11 de septiembre a centros de la Cruz Roja y hospitales para donar sangre.

Desde Los Angeles se enviaron equipos y perros entrenados en tareas de rescate, dada la experiencia de esta ciudad en estas actividades por los terremotos que la estremecen a cada momento.

En Nueva York, a pesar de la parálisis de la ciudad y el cierre de calles, los ciudadanos acudieron a los centro de donación de sangre e hicieron largas filas en espera de su turno.

El alcalde de la ciudad, Rudolph Giuliani, que estaba muy cerca de las torres gemelas cuando ocurrieron los derrumbes, narró a la prensa que el centro municipal de emergencias había sido ubicado en el World Trade Center, por lo que quedó inhabilitado. Al conocerse el atentado, él y otros funcionarios municipales abrieron otro centro a poca distancia de las torres, pero el desplome de las mismas dejó atrapadas a todas las personas que se encontraban en el edificio donde se localizó el nuevo centro.

"Encontramos una salida y caminamos hacia el norte", relató Giuliani.

El alcalde dijo que varios heridos leves fueron trasladados por barco a través del río Hudson hasta el Parque Nacional de la Estatua de la Libertad, mientras que los más afectados fueron atendidos en hospitales locales.

En los muelles del río Hudson se habilitó una morgue provisional, donde se fueron colocando los cadáveres rescatados.

Médicos, enfermeras e inclusive psicólogos de Nueva York fueron acuartelados en diferentes centros de atención, ante la enorme cantidad de heridos y personas afectadas tanto por las explosiones y los derrumbes, como por la nube de polvo y escombros que cubrió una buena parte de Manhattan.

La mayoría de los expertos coincide en afirmar que los ataques contra Nueva York y Washington parecen haber sido cuidadosamente planeados y ejecutados por profesionales con conocimiento de aeronáutica, dispuestos a morir.

Todos los aviones secuestrados para perpetrar los ataques eran de gran tamaño, con lo cual se garantizaba la destrucción inmediata de los objetivos. También cubrían distancias largas, dirigiéndose hacia el oeste, lo cual significa que tenían una buena cantidad de combustible, lo suficiente para ser desviados de sus rutas rumbo al nordeste del país y provocar grandes explosiones al estrellarlos contra los blancos de los ataques.

Algunos expertos han señalado también que los terroristas habrían manejado los aviones ellos mismos, ya que cualquier piloto comercial estaría dispuesto a morir antes que estrellar su avión contra un edificio como el del World Trade Center o el Pentágono.

Nada de lo anterior, puntualizaron, podría llevarse a cabo sin una logística adecuada, sin información suficiente de las rutas de vuelo y sin conocimientos de cómo pilotear un avión.

Otros indicaron que el tiempo que transcurrió entre el primer y el segundo ataque contra las torres gemelas, parece haber sido concebido para dar tiempo a la llegada de la televisión y que las cámaras pudieran captar el impacto contra la segunda torre.

Un ataque suicida puede ser hecho por un demente, pero cuatro el mismo día, tres de ellos contra símbolos muy específicos del poder norteamericano deja fuera de toda duda que se trató de una conspiración astutamente diseñada, y llevada a cabo con un alto grado de fanatismo, supuestamente propio de los enemigos de Estados Unidos en el mundo árabe.

Posibles autores

Los dedos acusadores apuntaron de inmediato para un personaje singular, a quien se atribuyen otros atentados. Se trata del saudí
Osama bin Laden, quien había advertido tres semanas atrás que él
y sus seguidores llevarían a cabo un ataque sin precedentes en Estados Unidos por el apoyo que este país brinda a Israel, de acuerdo con un periodista árabe radicado en Londres.

El periodista, Abdel-Bari Atwan, editor del periódico al-Quds al-Arabi -- y quien tiene acceso al millonario y terrorista saudí, dijo que fundamentalistas islámicos dirigidos por bin Laden "seguramente" estaban detrás de los ataques sufridos por Estados Unidos la mañana del 11 de septiembre.

"Es muy probable que sea obra de grupos fundamentalistas islámicos. Osama bin Laden advirtió tres semanas atrás que realizaría un ataque sin precedentes contra objetivos en Estados Unidos, uno grande", dijo Atwan a la agencia británica de noticias Reuters.

"Recibimos personalmente información de que planeaba ataques muy, muy grandes contra objetivos estadounidenses. Recibimos varias advertencias como esa, pero no las tomamos seriamente, preferimos ver qué pasaría antes de informarlo", añadió.

Se dice que bin Laden tiene millones de dólares a su disposición y opera con computadoras y teléfonos celulares oculto en algún país fundamentalista, que muchos han identificado como Afganistán, país gobernado por el Talibán, un sistema político-religioso-militar, extremadamente tradicional y radical.

Estados Unidos había ofrecido desde antes de los ataques del día 11, cinco millones de dólares de recompensa por la captura de bin Laden.

Sin embargo, las autoridades estadounidenses no habían hecho referencia alguna a este personaje, como posible autor intelectual de los ataques, al menos hasta la mañana del miércoles 12 de septiembre.

Por su parte, el millonario y terrorista saudí no había reivindicado los ataques hasta ese día, pero tampoco había negado ser el autor de los mismos.

El presidente de la Autoridad Palestina, Yasser Arafat, dijo sentirse "horrorizado" por las imágenes que había visto y condenó los ataques, desvinculando así al liderazgo palestino de posibles sospechas. El enfrentamiento árabe-israelí ha sufrido una escalada terrible en los últimos 11 meses, con actos de violencia en Jerusalén y territorios aledaños.

La televisión norteamericana presentó también imágenes de civiles palestinos, en Jerusalén, celebrando con algarabía y haciendo señales de la "v" de la victoria, por los ataques que estremecieron a Estados Unidos. Los adultos repartían caramelos a los niños, acción que es un símbolo de fiesta para los palestinos.

Nafez Azzam, funcionario de la Jihad Islámica, uno de los grupos más activos en contra de Estados Unidos, también hizo un leve intento de desvincularse, aprovechando la ocasión para criticar a Washington.

"Lo ocurrido hoy en Estados Unidos es una consecuencia de las políticas norteamericanas en esta región", dijo Azzam.

"Estamos en contra de la muerte de gente inocente", agregó.

El jeque Ahmed Yassin, líder espiritual de Hamas, otra organización antinorteamericana, también negó la participación de su grupo.

"Estados Unidos tiene ahora que reconsiderar su posición y adoptar una postura justa e imparcial en todo el mundo. Hamas ha reiterado en el pasado y en el presente que nuestra batalla es por el suelo palestino. Nunca lo hemos hecho ni estamos listos para transferir nuestra lucha fuera de nuestra tierra palestina ocupada", declaró Yassin.

Qais abu Leila, líder del Frente Democrático para la Liberación de Palestina, también descartó que su grupo haya participado en los atentados.

"No tenemos relación con este ataque. Siempre hemos sido contrarios a los ataques terroristas contra blancos civiles, especialmente fuera de los territorios ocupados. Negamos nuestra responsabilidad y apelamos al gobierno estadounidense a que revise sus actitudes y posturas con respecto a la cuestión palestina porque suscitan odio e ira en los pueblos árabes e islámicos, y les instan a causar daño a los intereses estadounidenses en nuestra región", subrayó abu Leila.

Cuba criticó los ataques y ofreció sus aeropuertos para el aterrizaje de aviones norteamericanos si fuese necesario. El gobierno de Fidel Castro se encuentra en la lista de promotores del terrorismo que confecciona anualmente el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Desertores de los servicios de inteligencia cubanos han revelado en varias ocasiones que el régimen de Castro ha entrenado en su territorio no sólo a guerrilleros latinoamericanos, sino también a terroristas palestinos e inclusive a comandos del grupo vasco ETA.

En horas de la tarde del día 11, la cadena de televisión CNN mostró imágenes de un bombardeo a un aparente arsenal militar en Kabul, la capital de Afganistán. Se creyó que el bombardeo podía ser una represalia de Washington contra ese país, por su presunta protección a bin Laden. Pero el Departamento de Defensa desmintió inmediatamente que Estados Unidos hubiese emprendido una ofensiva militar contra Afganistán.

Durante las horas que siguieron a los ataques, los aeropuertos norteamericanos suspendieron sus actividades y ningún avión comercial voló sobre espacio aéreo de Estados Unidos. Las fronteras con México y Canadá también se cerraron.

El Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos puso en estado de alerta máxima a todo su aparato militar, dentro y fuera del territorio estadounidense, incluidas las flotas del Atlántico y del Pacífico.

Aun sin un número específico de muertos, que se calcula en miles, los ataques del 11 de septiembre podrían ser el golpe más duro que haya recibido Estados Unidos desde su guerra civil del siglo XIX, inclusive más dramático que el ataque a Pearl Harbor en 1941, donde murieron alrededor de 2,300 norteamericanos por una ofensiva militar japonesa. Aquel hecho provocó la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

© CONTACTO Magazine

Editorial - La Libertad en Peligro

¿Se Puede Predecir un Terremoto?

La Guerra por las Audiencias Está Cambiando de Rostro

¿Por Qué la Violencia, las Intrigas y el Sexo Cautivan al Gran Público?

Publicidad Digital en ContactoMagazine.com

 



Legado Hispano en Estados Unidos

La Guerra contra la Reforma Migratoria

Portada de Contacto Magazine

Custom Search

Su
Dirección Electrónica:



Escriba su Comentario:

 


Fiesta Latina - Contribuciones de los hispanos a EE.UU.

Café Impresso (Un espacio digital de opinión)

© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada



Logo de Contacto
<

REPORTAJES ESPECIALES

Hispanos en EE.UU.

¿Por Qué Hay Tantos Hispanos en EE.UU.?

Lejos están los días en que el gobernador de Puerto Rico, Juan Ponce de León, arribó en 1513 a los alrededores de lo que más tarde sería la ciudad de San Agustín, en el estado norteamericano de Florida. Su viaje fue el preludio de una fuerte presencia hispana en el suroeste de Estados Unidos, y finalmente en todo el territorio estadounidense. Más cerca están las olas migratorias latinoamericanas que hoy día pueblan este país desde Los Angeles, San Diego y San José hasta Miami, Dallas, Chicago y Nueva York. Estas últimas obligan a formular una pregunta importante: ¿por qué hay 52 millones de hispanos en Estados Unidos? Nación poderosa y rica, Estados Unidos es una especie de síntesis del cielo y del infierno...

Las Olas Migratorias a Estados Unidos

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Desde la fundación de la misión católica Nombre de Dios, en San Agustín, Florida, en 1565, y la llegada de los llamados Peregrinos en 1620 hasta nuestros días, Estados Unidos ha experimentado olas migratorias sucesivas que han fortalecido el concepto de que éste es un país de inmigrantes.

Los Hispanos se Triplicarán
hacia 2050 en EE.UU.


Hacia mediados de este siglo XXI, la población blanca de Estados Unidos ya no será mayoría en esta nación, según la Oficina del Censo del gobierno norteamericano. El cambio se producirá antes de lo anticipacido, dicen las autoridades, y la población hispana se triplicará.

La Comunidad Mexicana
en Estados Unidos

Luz María Escamilla llegó a Estados Unidos en 1980 con siete meses de embarazo de su segunda hija. Es originaria de Guanajuato, México, y antes de venir había estudiado un año administración de empresas en la Universidad de Michoacán.

Presencia Centroamericana

Los últimos años de la Guerra Fría atraparon en fuego cruzado a muchos países del mundo. América Central, con la equilibrada excepción de Costa Rica, fue igualmente presa de aquella confrontación que protagonizaban por un lado Estados Unidos, democrático y capitalista, y por el otro la Unión Soviética, dictatorial y comunista.

Cubanos en Estados Unidos

Cuando Roberto Goizueta fue nombrado presidente y director ejecutivo de la Coca-Cola en 1981, los cubanos radicados en Estados Unidos lo asumieron como un símbolo del éxito empresarial de su comunidad, en el país más poderoso del mundo.

Colombianos en Estados Unidos

Shakira, Juanes, Kike Santander, Sofia Vergara, Patricia Janiot y Más

Hijo de un asesor importante de la Organización de Estados Americanos (OEA) y nieto de un embajador de Colombia en Estados Unidos, Dan Restrepo pensó que el peso de sus ancestros no le permitía mucho margen para abrirse paso en la carrera política. No fue así. Hoy día es el director para asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama y asesor especial del mandatario estadounidense.

Eva Mendes, Más de una Década en Hollywood

La actriz cubanoamericana Eva Mendes es hoy día una de las intérpretes más populares del cine de Hollwyood. Entre sus filmes más conocidos están 2 Fast 2 Furious, Hitch, Training Day, We Own the Night and The Spirit. De padres cubanos, Mendes nació en Miami, Florida, el 5 de marzo de 1974, pero creció en Los Angeles.