America, Mundo Arte y Cultura Tecnologia Espectaculos Ciencia y SaludLatinos en EE.UU. Mexico Cuba Comida LatinaUn Poco de Humor Publicidad Quienes SomosCartas al EditorWho We Are Advertising Contact Us


El Legado Político de José Martí

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Hace más de 100 años se produjo uno de los acontecimientos más importantes de la historia de Cuba: la fundación del Partido Revolucionario Cubano (PRC). Su artífice: José Martí. Sus protagonistas: exiliados cubanos que pretendían independizar a su país del dominio español.

El enemigo que estaba delante era colosal. Una potencia económica, política y militar empeñada en no ceder un milímetro del territorio que había conquistado 400 años antes. Doscientos mil hombres sobre las armas, cuyo mando estaba en manos de experimentados generales que se habían forjado en importantes guerras europeas. Y la terrible realidad de padecer una indiferencia total por parte de las naciones latinoamericanas ya independizadas, de los poderosos países europeos y de Estados Unidos, los cuales concentraban su animadversión hacia España en una dirección ajena a la independencia de Cuba.

Pero el PRC no sólo se fundó, sino que muy pronto se organizó como institución, preparó una guerra y la llevó a efecto, en menos de tres años.

A pesar del tiempo transcurrido, el legado martiano aún ofrece muchas lecciones. Su vigencia puede palparse con la punta de los dedos. Hoy más que nunca, en una época en la que los cubanos atraviesan una crisis similar a la que afrontaban los exiliados del siglo XIX, valdría la pena revisar ese legado en un estado de conciencia verdaderamente martiano. Un estado de conciencia verdaderamente martiano es algo más que repetir de memoria, irracionalmente, frases y pensamientos que salieron de la pluma y de la voz de Martí. De otra manera, ese legado corre el riesgo de perderse para siempre en los oscuros laberintos de la demagogia.

En los días de la fundación del PRC, las diferencias entre los cubanos que se oponían al dominio español no eran menores que las que sufre la oposición actual. Y el poder militar de España en la isla, tampoco era menor que el de la élite que gobierna Cuba hoy día.

¿Qué hizo Martí para unir a los cubanos? ¿Contaba Martí con los medios necesarios para derrocar el poderío español? Por supuesto que no, pero su inteligencia, su cultura, su carisma y su capacidad de organización permitieron poner en marcha la gesta independentista. Estas cualidades fueron definitivas. En su afán de ver a Cuba gobernada por la voluntad de todos los cubanos, Martí no omitió, en su plan de lucha, a los generales Antonio Maceo, Máximo Gómez, Calixto García y tantos otros. Sin ellos no habría sido posible hacer la guerra. Ni omitió a talentos privilegiados como Juan Gualberto Gómez, sin ellos no habría sido posible concebir estrategias políticas. No omitió a nadie. No se escuchó nunca de Martí un agravio hacia sus compañeros de campaña. El fuego de su verbo se encaminó siempre en una sola dirección: la libertad de Cuba.

Sabía que "los hombres andan en dos bandos: los que aman y construyen y los que odian y destruyen". Por eso tuvo el exquisito cuidado de calificar la lucha por la libertad como "la guerra necesaria".

Sembró en las mentes de sus seguidores el precepto de que "libertad es el derecho que todo hombre tiene a pensar y a hablar sin hipocresía". Y, lógicamente, dejó bien claro que era un derecho de todos, no de unos cuantos y mucho menos de él solo.

Confiaba tanto en la madurez y la visión política que ofrecía el conocimiento humano, que alguna vez dijo algo lapidario: "ser cultos, para ser libres".

Eran muchas virtudes en un solo hombre. Y debió combinarlas con una convicción y una diplomacia extraordinarias, para que guerreros endurecidos por el fragor de innumerables batallas, como Maceo, Gómez y García, creyeran en él y lo siguieran. Esto, además, confiere una tremenda estatura política a las figuras de estos tres hombres, y de muchos otros, porque se requiere grandeza de espíritu, patriotismo y humildad para tener la categoría de héroes y con ella aceptar los planes de un poeta. Aquellos hombres habían perdido una guerra dolorosa, en la que pelearon durante 10 años, entre 1868 y 1878. Toda América Latina ya era independiente desde hacía más de 80 años, cuando se fundó el PRC.

Posiblemente, la mayor contribución de Martí a la historia de Cuba fue la derrota que propinó, al menos temporalmente, al caudillismo y la falta de unidad que habían provocado la derrota del 78. No se veía interesado en el poder, ni en la gloria, sino en la Patria. Ello ayudó a que los héroes de otras contiendas se sintieran atraídos por su ideario.

La propia vida de Martí, por otra parte, desmiente la tesis de que el exilio es algo ajeno a la nación. El mismo vivió 14 años en Estados Unidos, y muchos más en otros países. Vivió la mayor parte de su vida fuera Cuba. Como muchos exiliados de hoy, Martí no podía entrar en territorio cubano. Igual destino habían sufrido hasta entonces otros muchos héroes.

El empeño martiano de desarrollar "la guerra necesaria" ocurrió en un momento histórico muy similar al de ahora. La testarudez de la Corona española de aquella época le negaba a los cubanos el derecho a tener una patria propia. La testarudez de los hermanos Fidel y Raúl Castro en todos estos años, le ha negado espacio en la sociedad cubana a aquéllos que tienen un punto de vista diferente al suyo.

Seguramente, si España no lo hubiese obligado, Martí nunca habría optado por la ruta de la violencia. Era un hombre hecho para el verso y la enseñanza, para lo sublime de la vida.

A los 42 años de edad, después de haber vivido intensamente, Martí fue atravesado por las balas españolas, a los pocos días de haber desembarcado en Cuba en medio de la guerra, de su guerra. Gómez no le había permitido participar en una escaramuza militar, debido a su inexperiencia en los campos de batalla. Pero Martí tomó su caballo y se dirigió hacia las armas enemigas. Es difícil creer que un hombre de su inteligencia no se percatara en aquel instante de que iba camino de la muerte.

"Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país...", le escribía a su amigo Manuel Mercado poco antes de marchar al combate.

Estudioso de la trascendencia de los grandes legados, Martí conocía la importancia de éstos en la historia de los pueblos. Sabía que la humanidad se había transformado sustancialmente desde la crucifixión de Cristo, que América adquirió una nueva dignidad a partir de las hazañas de Bolívar. También era consciente del valor de su propio legado, y de la necesidad de que Cuba se transformara sustancialmente, con la independencia.

Se desplomó de su caballo, creamos, ¿por qué no?, que lo hizo "de cara al sol", a sabiendas de que "la Patria es ara y no pedestal". Desde entonces escaló peldaños reservados a los héroes más sagrados y ha sido considerado el Apóstol de la Independencia de Cuba. Es el único nombre reconocido como héroe nacional por castristas y anticastristas. Difícilmente habría aceptado en vida ese título, y por supuesto que si pudiera renunciaría a él a cambio de la libertad de Cuba. Y después, herido por haber sido manipulado por "los que odian y destruyen", habría pedido, si no existe la voluntad de escucharlo, que al menos se le permita descansar en paz, en su universo cristalino de versos sencillos.

Frases que ilustran el pensamiento martiano

ARTICULOS RELACIONADOS:


Crónica del Presidio Político Cubano

Entrevista al Ex Prisionero Eusebio Peñalver

El Expediente Cuba

Para recibir el boletín de Contacto con nuevos artículos...


Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje en medios impresos, radio y televisión, sitios web de Internet, CDs y otros medios de comunicación masiva.


Volver a Primera Página

Visitar el Directorio Comercial Clasificado

Fiesta Latina
Espectáculos