El Período Republicano Intermedio y la Crisis de la Democracia (1920-1933)

Gerardo Machado (1925-1933)


(Abogado, traductor, ensayista, uno de los fundadores del movimiento de derechos humanos en Cuba. Tiene un sitio en Internet llamado "En Defensa del Neoliberalismo" -www.neoliberalismo.com -. Actualmente reside en Miami y es columnista de El Nuevo Herald).

Desde el fin de la guerra de independencia a 1925, la industria azucarera había crecido 17 veces. En 1925, los capitalistas norteamericanos tenían invertidos $750 millones en Cuba, eran dueños del 40% de los ingenios, y controlaban el 60% de la zafra. Pero en 1925, también el capital cubano era dueño de una tercera parte de los ingenios y de alrededor de una quinta parte de la zafra. Después de 1925, cuando la producción mundial de azúcar excedió la demanda y los precios bajaron, la industria azucarera quedó en una situación difícil. Entre 1926 y 1940, la producción cubana de azúcar disminuyó más de 50 por ciento. Sin embargo, la II Guerra Mundial provocó un aumento de los precios y la producción.

Cuando Gerardo Machado y Morales tomó posesión el 20 de mayo de 1925 era auténticamente popular. La gente estaba cansada de la politiquería de Zayas y pensaba que Machado podía restaurar el principio de la autoridad y, al mismo tiempo, impulsar el desarrollo económico. Machado, en efecto, menos de dos meses después de su toma de posesión ya firmaba la Ley de Obras Públicas que contemplaba un ambicioso plan que incluía la construcción de una carretera central y sus ramales además de acueductos, alcantarillados y numerosas obras de pavimentación de calles en todo el país. Al frente del programa constructivo estaba un dinámico administrador, Carlos Miguel de Céspedes. La carretera central, de Pinar del Río a Santiago de Cuba, fue una obra de importancia decisiva para la nación. Se comenzó en 1925 y se terminó en 1930. Tenía 1,143 kilómetros de largo y fue un poderoso factor de integración nacional. Al pasar por los pueblos se convirtió en la calle principal, con aceras, desagües y, a veces, hasta con un parque o un nuevo edificio público. Las poblaciones a lo largo de la carretera central atrajeron a la gente del campo que pudo ver por sí misma las ventajas de la civilización. También se emprendieron planes para el crecimiento y embellecimiento de la Universidad de La Habana. Su imponente escalinata así como el stadium datan de esta época. Esta fiebre de construcción deslumbró a la gran mayoría del pueblo cubano. Sin embargo, al mismo tiempo, Machado estaba reorganizando discretamente las fuerzas armadas y colocando cuadros incondicionales en todos los puestos claves.

El 16 de agosto de 1925 se funda el Partido Comunista de Cuba, "la vanguardia organizada y consciente de la clase obrera". Hubo 17 delegados. Entre los presentes en la fundación estaban Julio Antonio Mella, Carlos Baliño, Alfonso Bernal del Riesgo, Miguel Valdés, Fabio Grobart, Enrique Flores Magán, del Partido Comunista de México, que era el delegado de la Internacional, y algunos invitados extranjeros.

La batalla ideológica no estaba decidida. Como dijo Alexander Lozovsky, jefe de la sección sindical de la Comintern:

"Sólo en 1927 o 1928 comenzamos a ver en la mayoría de los países una crisis ideológica entre los anarquistas, que llevó a un cierto número de camaradas anarquistas o anarcosindicalistas a comprender que la revolución no puede hacerse con proclamas, que no pueden hacer huelgas cada 24 horas y que, para combatir a la burguesía, no era suficiente tener un semanario y unos cuantos cientos de miembros sino que había que tener una organización lo suficientemente fuerte como para combatir y eventualmente derrocar al estado capitalista".

Julio Antonio Mella fue expulsado de la Universidad en 1925 por actividades subversivas. Mella se declaró en huelga de hambre y, en definitiva, fue puesto en libertad y salió de Cuba a principios de 1926. Eventualmente, llegó a México donde ayudó a fundar el Partido Comunista de México.

Machado fue un dirigente complejo. Un hombre sin duda autoritario y brutal pero también muy decidido a buscar el desarrollo del país. Estaba ansioso por buscar las inversiones extranjeras y, sobre todo, norteamericanas pero de ningún modo podía considerarse como un simple títere de los intereses foráneos. En 1926, por ejemplo, nombró a Orestes Ferrara embajador de Cuba en Estados Unidos con vista a dar una batalla por la revisión del Tratado de Reciprocidad de Cuba con Estados Unidos. Aprovechó que Estados Unidos estaba interesado en un convenio consular, un convenio para la extradición de criminales y otro para impedir el contrabando de licores, narcóticos e inmigrantes ilegales. Machado aprovechó que la Ley de Obras Públicas imponía un recargo del 10% sobre todos los artículos de importación considerados suntuarios y otro del 3% sobre todos los productos de procedencia extranjera, excepto los alimentos. Esto hizo bajar las importaciones. Estableció una Comisión Técnica Arancelaria y en 1927 anunció cambios para proteger y estimular la producción agrícola e industrial. Era la primera vez que Cuba independiente tenía su propia tarifa aduanal, de tipo moderno y elaborada para defender sus propios intereses. La producción de aves, huevos, carnes, mantequilla, queso, cerveza y calzado aumentó notablemente. Así mismo, Cuba concertó varios tratados comerciales (España, Portugal, Japón, Chile) de manera completamente independiente. En 1927 se inauguró el hermoso monumento a las víctimas del "Maine".

Siguiendo viejas tendencias, Machado quiso reelegirse. En 1926 se adoptó la fórmula del llamado "cooperativismo", una versión tropical del fascismo europeo. Se sostenía que la causa de los males del país estaba en su democracia parlamentaria. Machado debía gobernar con todos los partidos existentes, el Liberal, el Conservador y el Popular. En 1927, el Senado y la Cámara adoptaron una Ley de Reforma Constitucional que prohibía la reelección de Machado después de que hubiese estado 10 años en el poder.

Machado prohibió que el Tribunal Supremo eligiera libremente a los jueces y magistrados, destruyendo así la independencia del Poder Judicial. Hubo violentas protestas estudiantiles. En la Universidad un grupo de estudiantes se organizó en el llamado Directorio Estudiantil pero severos consejos de disciplina expulsaron a los dirigentes de las protestas. El coronel Carlos Mendieta salió de su retiro para fundar un partido de oposición llamado Unión Nacionalista que sumó a los disidentes de los partidos que se habían integrado al "cooperativismo".

En 1927, Chiang-Kai-Chek lograba poner a China bajo el control del Kuomintang pero, al mismo tiempo, desató una súbita y brutal masacre contra los comunistas, sus antiguos aliados. El gobierno soviético rompió relaciones con él. Trotsky, que había sido expulsado del PC en 1927 y estaba exiliado en Alma Ata, fustigó duramente a Stalin por su actitud de alianza con la burguesía (en la NEP) y lo catalogó como oportunista. Esto hizo que Stalin diera un brusco viraje, y que en el VI Congreso de la Comintern, en 1928, los socialdemócratas fueran proclamados como "el enemigo fundamental" de la clase obrera. (socialfascistas). Esta posición se mantuvo hasta la reunión de la Comintern de 1935 y fue la que llevó a los comunistas cubanos, entre otras cosas, a criticar implacablemente a Antonio Guiteras cuando la revolución de 1933. De estos avatares dependía la posición política de los comunistas cubanos.

Machado estuvo en el apogeo de su popularidad durante la VI Conferencia Internacional de Estados Americanos en enero y febrero de 1928. Machado discutió la abrogación de la Enmienda Platt con Coolidge. No acaba de salir de La Habana cuando aparecieron dentro de un tiburón los restos de un agitador izquierdista español llamado Claudio Bouzón. Junto a él, otros tres jóvenes acusados de comunistas habían sido amarrados y arrojados a los tiburones. Irritado por el macabro hallazgo, Machado prohibió la pesca de tiburones.

La espúrea Asamblea Constituyente se reunió el 5 de marzo de 1928. Se ordenó la celebración de elecciones para el 1 de noviembre de 1928, de modo que Machado pudiera ser reelecto por seis años. Los tres partidos del cooperativismo lo postularon y salió sin oposición. El dictador firmó una ley que prohibía la "reorganización de los partidos".

En 1929 se produce el asesinato de Julio Antonio Mella, en México. Mella era una figura conocida internacionalmente y su asesinato perjudicó considerablemente a Machado.

En 1929, en Estados Unidos se produjo el famoso hundimiento de la Bolsa de Valores y el inicio de la Gran Depresión. Es en esta época, sin embargo, cuando Stalin, consolidado como jefe indiscutido del partido, lanza el Primer Plan Quinquenal. La planificación centralizada soviética parecía la alternativa racional a los altibajos del capitalismo. Ahora bien, como parte de ese famoso plan quinquenal, justamente entre 1929 y 1932, Stalin, asestaba un doble golpe contra el campesinado de la URSS: la ofensiva contra los kulaks y la colectivización. Pero la ofensiva contra los kulaks significó el asesinato o la deportación al Artico con sus familias, de millones de campesinos. Aunque, en principio, eran los más acomodados, en la práctica, eran los más influyentes y los más opuestos a los planes del Partido. Por su parte, la colectivización significó la efectiva abolición de la propiedad privada de la tierra y la concentración del campesinado restante en granjas "colectivas" bajo el control del partido. Esas dos medidas causaron millones de muertes, entre los deportados en particular pero también entre los no deportados en ciertas áreas como Kazajastán.

Luego en 1932-33 vino lo que pudiera ser descrito como una campaña de terror-hambruna contra los campesinos colectivizados de Ucrania. Se llevó a cabo exigiéndoles cuotas de entregas de granos muy por arriba de lo posible, confiscándoles luego hasta la última onza de alimento e impidiendo que les llegara ninguna ayuda del exterior, ni siquiera de otras áreas de la URSS. Esta hambruna, deliberadamente inducida, produjo todavía más muertes que la llamada ofensiva contra los kulaks de 1929-32 y estuvo acompañada por una campaña de obliteración de la cultura nacional ucraniana.

Este período coincide, en Cuba, con los años más duros de la lucha contra Machado. Es paradójico que cuando en Cuba, y en todo Occidente, se desarrollaban las simpatías por la Unión Soviética y sus "racionales" métodos de desarrollo económico, en el campo soviético se desarrollaba una guerra contra los campesinos cuyo número de víctimas fue superior al de las víctimas de todos los países en la I Guerra Mundial. Esa era la realidad que ocultaba la brillante fachada teórica del marxismo-leninismo. Sin embargo, la falacia de que un plan centralizado era la forma idónea de buscar un desarrollo económico armónico sedujo fatalmente desde entonces a la mayoría de los intelectuales occidentales.

Las consecuencias de la Gran Depresión provocaron trastornos en América Latina. En 1930, el presidente de República Dominicana Horacio Vázquez fue derrocado por un golpe de estado militar. En Argentina el gobierno de Hipólito Irigoyen fue derrocado por el general Evaristo Uriburu. El Brasil, tomó el poder Getulio Vargas. Muchos exiliados vinieron a Cuba y entre ellos Víctor Raúl Haya de la Torre, líder del APRA peruano. Todos estaban saturados de antiimperialismo. A nuestro continente también llegaban noticias de las luchas contra la dictadura de Primo de Rivera en España.

El partido comunista celebró un congreso el 16 de agosto de 1929 en Manzanillo. En su dirección figuraron César Vilar, como Secretario General, Blas Roca, y Paquito Rosales. En 1930, Machado convocó elecciones parciales para tratar de legalizar su situación pero las mismas provocaron intensos disturbios. Se rompían vitrinas, se pintaban lemas anti-machadistas en las paredes, explotaban bombas, se descarrilaban tranvías, se hacían atentados. El terrorismo, por cierto, era nuevo en Cuba donde lo tradicional habían sido los levantamientos armados. El 20 de marzo de 1930 se desarrolló una huelga general en La Habana que sólo consiguió cierto éxito en la capital. Rubén Martínez Villena tuvo que abandonar el país. En esta época se suman al partido Lázaro Peña, tabaquero de La Habana, Aracelio Iglesias, portuario de La Habana, Jesús Menéndez, azucarero de Santa Clara, José María Pérez, Carlos Fernández R., Aníbal y César Escalante y Carlos Rafael Rodríguez.

El 30 de septiembre, una manifestación de estudiantes universitarios fue interceptada y en la refriega fue mortalmente herido Rafael Trejo, lo que dio origen a multitudinarias manifestaciones de duelo popular. Machado suspendió las garantías constitucionales. Se clausuraron los periódicos el Diario de la Marina y El País. La Universidad fue cerrada definitivamente. Los activistas estudiantiles empezaron a desarrollarse como partidos políticos, tal fue el caso del Directorio Estudiantil de 1927, compuesto por los dirigentes estudiantiles de los años anteriores expulsados en 1927 (Gabriel Barceló, Aureliano Sánchez Arango, Porfirio Pendás, Eduardo Chibás, Ramón Hermida, Edgardo Butari, Inocente Alvarez, Manuel Guillot, Manuel Cotoño, Reinaldo Jordán y Antonio Guiteras.) los dirigentes estudiantiles de 1930 (Roberto Lago Pereda, Rafael Escalona Almeida, Juan Antonio Rubio Padilla, Rubén de León, Manuel Varona, Carlos Prío Socarrás, Ramiro Valdés Daussá, Sarah del Llano, Ramón Miyar y Felipe Pazos) y el Ala Izquierda Estudiantil (Rafael García Bárcenas, Porfirio Pendás, Arnaldo Escalona, Justino Lizcano, Eugenio Silva, Pablo de la Torriente Brau, Raúl Roa y Ladislao González Carvajal).

En agosto de 1931, el ingeniero Carlos Hevia, al mando de unos 35 exiliados con pertrechos y municiones entró en la bahía de Gibara y tomó la población pero luego el ejército derrota y aprisiona a los expedicionarios. El ex presidente Menocal y el coronel Mendieta, en lo que se suponía fuera un alzamiento coordinado, organizaron una expedición que fue a dar a Pinar del Río donde sus integrantes fueron capturados en las ciénagas de Río Verde.

Surgió una nueva organización, llamada el ABC dedicada al terrorismo que en cierta medida capturó la imaginación popular. El programa del ABC, por cierto, criticaba las inversiones extranjeras. En 1932 asesinan al Dr. Clemente Vázquez Bello, partidario de Machado y se producen terribles represalias. En medio de una creciente violencia, el país se había hundido en la peor crisis económica y política de la historia de la república.

En 1933, es electo presidente de Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt. Norteamérica empezaba una nueva etapa. Cuba estaba a las puertas de la revolución de 1933.

INTRODUCCION

LOS RUGIENTES VEINTE

LA REPUBLICA

EL GOBIERNO DE ZAYAS (1921-1925)

GERARDO MACHADO (1925-1933)

CONCLUSIONES

© Adolfo Rivero Caro

Publicado el 9 de enero de 2002 en CONTACTO Magazine

Para ir a la portada de "Cuba 100 Años Después"

Para ir a la portada de CONTACTO Magazine


"Cuba 100 Años Después" es un proyecto especial de CONTACTO Magazine