America, Mundo Arte y Cultura Tecnologia Espectaculos Ciencia y SaludLatinos en EE.UU. Mexico Cuba Comida LatinaUn Poco de Humor Publicidad Quienes SomosCartas al EditorWho We Are Advertising Contact Us


La Fiebre del Oro, Origen de una Sociedad Multicultural

Por JORGE LUIS RODRÍGUEZ

La historia que dio inicio a la diversidad multicultural y étnica de California, comenzó el 24 de enero de 1848 con el descubrimiento de oro en las márgenes del Río Americano.

"Muchachos, creo que he encontrado una mina de oro", fueron las palabras de James Marshall (un carpintero de New Jersey) que acabarían desencadenando las expediciones de cazadores de fortuna hacia Alta California de México.

California ha cumplido 150 años de haberse convertido en estado de la Unión Americana.

Buscando sus propias minas de oro continúan hoy día arribando obreros, campesinos y empresarios del mundo entero a engrosar la población más creciente de Norteamérica, en busca de oportunidades en el estado que pudiera considerarse como el séptimo país del mundo por el volumen de su actividad económica.

Gentes de todas las razas que hablan cientos de idiomas diferentes, recorren las calles y los campos de California. Mucho prevalece aun la dimensión de aquellos sueños en las rutas sociales que recorremos cada día, como si la fiebre del oro se hubiese convertido en parte del paisaje de la costa oeste de Estados Unidos. Un manantial de sueños que todavía parece brotar en las fuentes de El Dorado, alimentando la imaginación de vendedores, políticos y escritores como hace un siglo y medio lo hizo el cuerno de la fortuna en estas tierras.

La industria de la imprenta se enriqueció con un sinnúmero de boletines, guías y periódicos destinados a narrar aventuras de buscadores de oro, así como técnicas para empacar y acampar entre las inclemencias del clima y la geografía.

Proliferaron publicaciones de manuales con versiones sobre mineralogía y experiencias de caudillos como John Fremont o exploradores como Edwin Bryant, dando origen a una extensa literatura sobre cómo hacer realidad los sueños de El Dorado.

"Tierra de los Sueños Dorados. La Fiebre del Oro en California, década de 1848-1858" es el título de la exhibición que ha estado presentándose al publico desde enero a septiembre de 2000 en el salón principal de la Biblioteca Huntington en San Marino, California.

Esta exhibición ha mostrado una recopilación sin precedentes desde las primeras noticias sobre el descubrimiento de oro en California hasta los records de contratos y legajos de negocios que documentan la gran aventura; acuerdos laborales, actas militares, manuales para aprender español, proclamaciones políticas, cartas de individuos... mentiras, ilusiones y realidades que convirtieron el oro en una alucinación nacional.

Aún en nuestros días el actor español Antonio Banderas vuelve a recrear las aventuras de El Zorro en aquella California de románticas búsquedas, despóticos hacendados y legendarios bandoleros.

Los buscadores de oro definieron sus propias comunidades desde el comienzo. Un campamento de chinos en los campos mineros, por ejemplo, era un espacio donde se encontraba toda una infraestructura cultural definida por el idioma, la cocina, las costumbres y las artes aplicadas.

Este asentamiendo marcaría el primer eslabón de lo que luego se reconocería como la comunidad "Chinese-American", sumándose a los nativos de cada zona, que a su vez seguirían curso enriqueciendo el crisol de naciones en el cual hoy vivimos.

Cada grupo étnico y sus asentamientos temporales generaban necesidades inmediatas de transporte, correos, educación, servicios médicos, etc. Así surgieron, se establecieron e interrelacionaron grupos de inmigrantes que adoptan cada cual su propia identidad cultural.

El Dorado (que más tarde sería nuestro Golden State) fue cuna de diarios de viajes y libros de aventuras que dieron la vuelta al mundo contagiando la imaginación y las imprentas desde Hong Kong hasta Chile y Australia. Las peripecias de mineros y capitalistas llevaron California desde una población de quince mil almas en el verano de 1848 a 225 mil habitantes en 1852.

La fiebre del oro fue la historia sin precedente del surgimiento de pueblos y medios de comunicación; trajo una revolución tecnológica en el transporte y un despliegue de recursos humanos que transformó todos los sectores de la planificación, la construcción urbanística y las demandas de servicios médicos y educacionales.

La epopeya del desarrollo de California, fue también el marco para la explotación de mano de obra barata; es la historia sobre el establecimiento de las discriminaciones raciales y los atropellos jurídicos que reafirmaron la segregación de los indios americanos, convirtieron la ley del más fuerte en la ley de la tierra y desencadenaron el pillaje junto a la prepotencia legislativa de las autoridades.

Es la historia, sangrienta para unos y heroica para otros, de cómo California fue desde la captura de una provincia mexicana hasta el establecimiento del estado número 31 de la Unión Americana en la Constitucional de 1849 y el ingreso a los Estados Unidos en septiembre de 1850.

© CONTACTO Magazine





Para recibir el boletín de Contacto con nuevos artículos...

Avisele a un amigo:
© CONTACTO Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje en medios impresos, radio y televisión, sitios web de Internet, CDs y otros medios de comunicación masiva.


Google
  Web Contacto Magazine



Volver a Primera Página

Visitar el Directorio Comercial Clasificado