NegociosArte y Cultura Tecnologia Espectaculos Ciencia y SaludLatinos en EE.UU. Mexico Cuba Comida LatinaUn Poco de Humor Publicidad Quienes SomosCartas al EditorWho We Are Advertising Contact Us


 





El Silencio del Maíz

Silencio, exilio y astucia, me han hecho olvidar las recetas de Joyce para los escritores y también las distracciones de Merlín donde se pierden los magos.
Casi nunca veo a mi hija desde que se fue a estudiar a la Universidad Emerson en Boston, pero aquella semana de julio, Beatriz vino a Los Angeles para celebrar que cumplía veinte años y comprendí que cuando saliésemos juntos yo debería llevarla a algún lugar muy especial. Así que la llevé al Cornfield.

Aquella tarde unos arquitectos especializados en uso público del espacio urbano y arte público expusieron sus teorías con fotos y power point, Adolfo presentó a la artista que concibió el proyecto y un agricultor hizo las salutaciones aztecas a los cuatro puntos.

The Cornfield (La Milpa), es un terreno aledaño a la línea del antiguo ferrocarril por donde ahora corre la Línea Dorada, frente a la estación de Chinatown. Dicen que al bambolearse los trenes que venían del Este cargados con mazorcas, las semillas que caían fueron formando surcos de maíz que crecieron silvestres en aquella tierra de nadie.

Hace diez años que las autoridades destinaron el lote baldío a convertirse en Parque Histórico Estatal de Los Angeles. En estos casos es mandato del Departamento de Parques y Recreación que las plantas indígenas, los animales autóctonos, etc... regresen al lugar de donde alguna vez fueron arrancados por la expansión del hombre.

Pero nadie nunca ha visto una foto de aquellas milpas fantasmas, ningún testigo las recuerda, sólo quedó aquel nombre contradictorio bautizando 32 acres de tierra tóxica. Cuando Lauren Bon propuso sembrar una milpa en aquel sitio basándose en la restauración histórica del área... no pudo encontrar otra prueba que la tradición oral. Así que bautizó su proyecto de arte público como Not a Cornfield.

Lauren y los arquitectos quedan atrás y avanzamos sobre el camino de granito de una milla que rodea al terreno donde esa madrugada se plantarán dos millones de granos. Entonces sentí que la mano de Dios descendía sobre sus Angeles.

En el centro del terreno está lo que llama Lauren "El Ojo" y mientras avanzaba con mi hija al poniente sentí la dimensión enorme del Hunab. Los arquitectos no dijeron nada ni Lauren lo nombró. Porque es innombrable.

En el centro del campo de maíz Lauren diseñó sobre la tierra una espiral de senderos concéntricos orientada hacia los cardinales, de modo que al caer el sol se dibuja el símbolo de Hunab Ku como lo grabaron los Mayas en la antigüedad.

Mi mente saltó veinticinco años atrás, cuando conocí a Hugh Harleston en San Diego, el ingeniero que lo abandonó todo para irse a vivir por veinticinco años al pie de las pirámides de Teotihuacan, donde re-descubrió la dimensión del Hunab, la conexión del calendario Maya en Teotihuacan, cronópolis, el paradigma humano.

El Hunab es un sistema de medida factorial, como el que utilizamos en cálculo de física quántica, esas pirámides son templos al misterio matemático del universo donde se desarrollan los sistemas astronómicos, el tiempo y el espacio. Son el mapa geométrico del infinito matemático.

La dimensión del Hunab es la cápsula de tiempo con el mensaje secreto del maíz como nos lo legaron los sacerdotes diseñadores de Teotihuacan.

Pasa un mes y el maíz crece en Not a Cornfield entre encuentros de arte y cultura, tambores y proyecciones de cine durante la noche en medio de la milpa. Una comunidad de trabajadores culturales provee de eventos y ambientes exquisitos a los visitantes de este parque de atracciones anímicas junto a la Zanja Madre de Los Angeles, que fue alguna vez el canal principal por donde corría el agua de la ciudad.

Es impresionante ver el sembrado de maíz a la salida de la autopista de Pasadena, recortándose contra los rascacielos de la ciudad como un desafió conceptual a nuestra vorágine urbana.

El arte, como las religiones, tiene un poder intangible que transforma al hombre, y la moraleja del Cornfield vendrá como la primera cosecha que ahora se recoge, la cual no se puede comer porque la milpa está contaminada por los suelos tóxicos, aunque se trajeron cientos de camiones cargados con la tierra más fértil. Pero las semillas que se recojan de esta milpa darán una generación sana para la próxima cosecha.

En marzo ya la cosecha habrá sido procesada y las mazorcas convertidas en etanol y el resto en embalajes biodegradables o cajas de dormir para los homeless...

El Estado tomará en marzo del 2006 control del espacio y abrirá una convocatoria para diseñar el Parque Histórico de Los Angeles donde se piensan invertir sesenta millones de dólares en el contexto de la revitalización del Río Los Angeles.

Nadie podrá construir un monumento histórico mas apropiado que el que podemos ver hoy en el 1201 Norte de la Calle Spring. La tierra misma. La Madre Tierra que desafiamos con asfalto, concreto y la desolación social del capital urbano.

Hoy vuelvo a cruzar la milpa que adorna diciembre a media milla de la Placita Olvera, donde llegamos a edificar esta megápolis y pusimos los primeros ladrillos en el pueblo de Los Angeles en 1781.

Cuando recorres el territorio pueden sentirse los gritos de los últimos Yang-na que habitaban aquí desde 500 años AC... antes que fueran desalojados de esta tierra y dispersados en 1828 para siempre.

El maíz era indispensable para aquellos habitantes, pero dejó de serlo para nosotros.

Ojalá que una vez mas el hombre no destruya el Cornfield, porque no importa el tiempo que ha de pasar ni los millones de dólares que corran en el desarrollo urbanístico de este espacio. El maíz regresará de nuevo.

www.notacornfield.info

(Rodríguez es presidente de Stage Of The Arts, organización sin fines de lucro fundada por él en 1982 y dedicada a promover eventos culturales multidisciplinarios. De esta organización es parte el proyecto AfroCuba.org, dedicado a explorar temas de la cultura afrocubana. Para comunicarse con Rodríguez, se puede enviar un mensaje a StageOfTheArts@aol.com).

© CONTACTO Magazine

Publicado en CONTACTO Magazine el 5 de enero de 2006


Más Columnas de Esta Boca es Mía

El Flagelo del Populismo en América Latina

Contribuciones Latinas a Estados Unidos

Volver a Primera Página

Visitar el Directorio Comercial Clasificado