CONTACTOMAGAZINE.COM, LA REVISTA DIGITAL LATINA DE ESTADOS UNIDOS DESDE 1998 --- ESPECIALES

 

María Corina y Leopoldo en los Tentáculos
de La Habana



Logo de Contacto

JESÚS HERNÁNDEZ CUÉLLAR

Naciones Unidas, la Unión Europea, el Parlamento de Canadá, el papa Francisco y Estados Unidos, entre otros países, figuras públicas y organizaciones, han exigido al gobierno de Venezuela la liberación inmediata del líder opositor Leopoldo López. También lo hicieron más de 1.500 asistentes a la IV Cumbre Mundial de la Comunicación Política en la Ciudad de México, en noviembre de 2014. En vez de escuchar las voces de ese concierto de grupos y naciones, Nicolás Maduro ha ordenado una ofensiva aparentemente final contra María Corina Machado, la destituida diputada venezolana, símbolo del movimiento democrático del país suramericano.

Las acusaciones en contra de López son de incitación a la violencia, en el sentido de que el dirigente respaldó las protestas de estudiantes que ocurrieron a lo largo de 2014, y que se tornaron violentas sin que López tuviera relación alguna con ese giro. Más de 40 personas murieron, principalmente por la represión de las fuerzas de seguridad y turbas oficialistas, durante las manifestaciones.

En estos momentos, todo parece indicar que Maduro se propone encarcelar a Machado con la acusación de que la diputada participó en un plan para asesinarlo. Las pruebas que presenta el oficialismo son unos confusos correos electrónicos, que la empresa Google ya confirmó que fueron falsificados. Para muchos opositores y críticos del régimen venezolano, no hay duda de quién está detrás de Maduro en el proceso de armar estas conspiraciones para deshacerse de los enemigos políticos y conservar el poder.

Un repaso breve de cómo Fidel Castro se deshizo de sus principales adversarios, inclusive de gente que el veterano líder comunista sospechaba que podrían convertirse en sus enemigos podría conducir a una conclusión, por lo menos preliminar. Maria Corina Machado.A través de mecanismos similares a los que se están llevando a cabo contra López y Machado, fueron a la cárcel y a paredones de fusilamiento inclusive héroes revolucionarios cubanos. Húber Matos, comandante del Ejército Rebelde del propio Castro, cumplió 20 años de prisión entre 1959 y 1979 acusado de traición luego de haber renunciado a su cargo militar por la visible infiltración comunista en el nuevo gobierno revolucionario de aquella época. Matos negó el cargo de traición todo el tiempo. Treinta años después, el general Arnaldo Ochoa, luego de haber recibido el título de Héroe de la República de Cuba por su desempeño en dos guerras castristas en Africa, murió frente a un pelotón de fusilamiento en el verano de 1989 acusado de narcotráfico y corrupción. Familiares y colaboradores del general acusan a Castro de haber ejecutado a Ochoa para librarse de las acusaciones de narcotráfico que Estados Unidos tenía en su contra, y para salir del propio general, que se perfilaba como un peligroso enemigo en medio de cambios drásticos en el mundo comunista y especialmente en la Unión Soviética, donde Ochoa había estudiado.

 

 

Influencia Cubana

No es noticia que el gobierno de Venezuela funciona con un fuerte asesoramiento del régimen de La Habana, dentro del cual juega un papel preponderante la Dirección de Inteligencia de Cuba, y no pocos estrategas militares del país caribeño. Desde 2013, el ex general venezolano Antonio Rivero denunció esa presencia militar cubana, cuya labor de adoctrinamiento en el ejército venezolano se remonta a 2005. Rivero fue testigo de cómo se integraban cada vez más oficiales cubanos al Comando Estratégico Operacional (CEO) en actividades de inteligencia, logística, comunicaciones e ingeniería militar, según lo narró al diario español ABC. Dentro de esas actividades surgíó la figura del general cubano Leonardo Ramón Andollo Valdés, de 62 años, como uno de los principales jefes de la presencia militar cubana en Venezuela, con un doble perfil: militar y político. El organismo central cubano encargado de todo esto ha sido el Grupo Estratégico Cubano (GRUCE), dirigido por Andollo Valdés, hombre con un historial represivo que se remonta a sus días de apoyo a la policía durante la invasión de Bahía de Cochinos en 1961, y a la formación en 1960 de los llamados Comités de Defensa de la Revolución, cuerpos de vigilancia ciudadana a nivel de barrio. Durante dos años pasó un curso militar de pensamiento estratégico y operativo en la Unión Soviética, a mediados de la década de los 70. En 1977, fue enviado a Etiopía para participar como asesor del proceso político militar de ese país "desde el máximo nivel", según dijo el propio Andollo Valdés al diario oficial Granma. La misión que cumplió este general en Etiopía es aparentemente la misma que ha cumplido o cumple en Venezuela..

Otra de las figuras cubanas de alto relieve en Venezuela es el coronel Alexis Frutos Weeden, que actúa como ministro consejero de la Embajada de Cuba en Caracas. Según desertores de la inteligencia cubana, Frutos Weeden es realmente el jefe de la inteligencia militar cubana en territorio venezolano, y estaría replicando allí sus actividades como jefe del Centro de la Inteligencia cubana en Panamá de 1999 a 2003.

 

 

Peligros a Flor de Piel

Maduro ha sido vinculado al proceso de formación de cuadros latinoamericanos que ha llevado a cabo Cuba, durante más de medio siglo. El actual presidente venezolano cursó estudios en la Escuela de Formación Política Ñico López de La Habana en 1986 y 1987, según sus propios compañeros de clase. De acuerdo con el columnista y analista político de CNN en Español, Carlos Alberto Montaner, en su artículo "El hombre de La Habana", "a juzgar por esa información, Nicolás Maduro es mucho más que un simpatizante de la revolución cubana o un trasnochado marxista radical, platónicamente enamorado del comunismo: es un viejo colaborador de la inteligencia castrista. Por eso Raúl Castro convenció a Hugo Chávez de que éste era su heredero natural. Maduro formaba parte del grupo. Era uno de ellos".

Toda esta historia revela el enorme peligro que corren Leopoldo López y María Corina Machado, en manos de un sistema judicial absolutamente dependiente de un ejecutivo formado política e ideológicamente por una dictadura marxista-leninista, cuya conducta ha sido condenda por instituciones de prestigio mundial como Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Freedom House, Pax Christi y Reporteros sin Fronteras, así como por el influyente Parlamento Europeo.

Para compartir este artículo:

Portada, Latinos en EE.UU., Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso