Cuba-EE.UU.: ¿Más Regalos a Cambio de Nada?


Logo de Café Impresso, columna de Jesús Hernández Cuéllar

Acto de repudio contra disidentes cubanos en Panamá...

Violento acto de repudio contra disidentes cubanos organizado por el Partido Comunista de Cuba durante la Cumbre de las Américas celebrada en Panamá. (Wiki Commons).

Cuba-EE.UU.: ¿Más Regalos a Cambio de Nada?

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Con la salida de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo que prepara el Departamento de Estado de Estados Unidos, Washington hace una nueva concesión a la dictadura más antigua del Hemisferio Occidental. La aceptación de llevar a cabo conversaciones secretas durante 18 meses, fue el primero de los regalos del gobierno de Barack Obama al régimen de La Habana. El anuncio oficial de que se normalizarían la relaciones con el gobierno de los hermanos Castro, hecho en las capitales de ambos países en diciembre de 2014, fue el segundo regalo. La entrega de licencias a ciertas empresas para ofrecer servicios entre las dos naciones, significó no uno sino varios regalos. Cuba está exigiendo otros muchos regalos, desde indemnizaciones por los daños causados por el embargo económico hasta la devolución de la base naval norteamericana en Guantánamo. Por ahora, la única concesión hecha por Cuba ha sido la liberación del contratista Alan Gross y de 53 prisioneros políticos. Ni Gross ni los otros prisioneros habrían estado jamás en cárceles de naciones democráticas. ¿Qué hay de bueno, qué hay de malo y qué hay de feo en todo esto?

Demos por hecho que las relaciones diplomáticas entre los países representan una expresión de amistad entre los pueblos, no necesariamente entre los gobiernos. Después de todo, Estados Unidos mantuvo relaciones diplomáticas con la Unión Soviética a lo largo de toda la Guerra Fría, las restableció con China en 1972, y con Vietnam después de su larga y penosa confrontación con fuerzas comunistas en ese país del sudeste asiático a un precio de 58 mil soldados muertos. Demos por hecho que si Cuba no está en estos momentos patrocinando a grupos terroristas como en el pasado, podría salir de la lista del Departamento de Estado aun cuando un número notable de fugitivos de la justicia norteamericana, elementos del grupo separatista vasco ETA y de las narcoguerrillas colombianas de las FARC todavía están refugiados en la isla. Demos por hecho, inclusive, que la estrategia política de Obama está encaminada a buscar nuevas fórmulas de penetración en la sociedad cubana, para lograr a mediano o largo plazo cambios democráticos en Cuba.

Lo mismo sea en política que en comercio, supuestamente las negociaciones entre dos o más partes suponen un intercambio de valores para beneficio mutuo. Hay un inventario notable de cosas que Estados Unidos no solamente ha estado dispuesto a conceder, sino que ya las ha concedido. Más allá de Gross y los 53 prisioneros políticos, no existe algo verdaderamente importante que el régimen de los Castro, en el poder con mano de hierro desde la antediluviana fecha de 1959, haya ofrecido para beneficio de alguien.

Es muy posible que Washington crea que no necesita nada de Cuba, algo que tiene cierto sentido por razones obvias. Aun después de la Gran Recesión de 2008, la economía norteamericana es más fuerte que las de Alemania, Francia y Japón juntas. Su moneda nacional, el dólar, se ha fortalecido frente al euro y el yen. La economía cubana está en ruinas, el país caribeño no tiene consumidores y cuando los tenga como Dios manda, será una economía menos fuerte que la del condado de Los Angeles. La capacidad militar de Estados Unidos no tiene paralelo en la historia de la humanidad. El presupuesto del Departamento de Defensa es de 496 mil millones de dólares en 2015. El país del norte es el precursor de casi todas las revoluciones científicas y tecnológicas de nuestra época, incluidas las de la comunicación satelital, la telefonía móvil, la cirugía robótica, la inteligencia artificial y la nueva economía que se desarrolla en internet. Científicos de Estados Unidos han ganado la mitad de los premios Nóbel que se conceden en Física, Química, Medicina y Economía, desde 1950. Cuba nunca ha ganado un Nóbel de nada. Entre las 400 universidades más importantes del mundo que aparecen en el Indice Thomson Reuters, la inmensa mayoría son norteamericanas. Hay solo tres latinoamericanas en los últimos puestos, y ninguna es cubana. Pero aun si Estados Unidos no necesita nada de Cuba, podría exigir algo a cambio de sus regalos en favor del pueblo cubano. ¿Están dispuestos los Castro a permitir que los cubanos decidan su destino político en elecciones democráticas, pluripartidistas y transparentes? Después de todo, la naciones del Primer Mundo viven todas en ese tipo de democracia. ¿Está dispuesto el castrismo a permitir que los cubanos expresen sus ideas libremente, sin miedo a ir a la cárcel? ¿Está dispuesto el castrismo a permitir la apertura de medios de comunicación social independientes, públicos y privados? ¿Está dispuesto el castrismo a permitir el disfrute de la propiedad privada a niveles superiores al actual cuentapropismo limitado? Todo lo anterior, inclusive la propiedad privada, está contemplado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU como "derechos inalienables" que el pueblo cubano no ha podido disfrutar en más de medio siglo.

En realidad, no sabemos si el presidente Barack Obama ha hablado de estos temas con el general Raúl Castro. Después de saberse que el anuncio de diciembre de 2014 se hizo luego de 18 meses de conversaciones secretas, cualquier cosa es posible. Se entiende que el general Castro lo mantenga todo en secreto, ya que es el jefe de una dictadura. No se entiende, sin embargo, que lo haga Obama. Su salario, el de los miembros de su gabinete, y todo el presupuesto del gobierno sale de los bolsillos de los contribuyentes norteamericanos. En una democracia, el ejercicio de la transparencia es una obligación política. Obama lo sabe y debía por lo menos responder a esta pregunta: ¿en qué se beneficia Estados Unidos de este espectáculo, sin nada sustancial a cambio?

(Hernández Cuéllar, autor de la columna Cafe Impresso, es director y editor de Contacto Magazine, revista que fundó en julio de 1994 en Los Angeles, California. Es también autor del libro ¡Última hora! - Manual para el consumidor de noticias de la era digital. Desde 1981 ha trabajado en todo tipo de medios: agencias de prensa, diarios, radio, televisión, semanarios, internet, revistas y redes sociales. Fue redactor de la agencia EFE en Cuba, Costa Rica y Estados Unidos, así como editor metropolitano del diario La Opinión de Los Angeles, California, e instructor de periodismo de la Universidad de California en Los Angeles, UCLA).

Cuba-EE.UU.: Obama y su "Realpolitik"

Para compartir este artículo:

Directores de cine mexicanos...

Musica, Cine, Festivales y Eventos Especiales...

Lo mejor del espectáculo, con estrenos de películas, éxitos de taquilla y ventas de discos...

Samsung vs iPhone

Redes Sociales, Teléfonos Inteligentes, Internet...

¿Ya tiene el último modelo de iPhone o Android? Vamos con Facebook, Twitter, Instagram, Google Plus y más..

Protesta de inmigrantes...

Temas de Inmigración, Reforma Migratoria, Visas...

Si usted es un inmigrante que espera legalizar su situación en EE.UU., o se propone emigrar a algún familiar...


Para enviar un mensaje a ContactoMagazine.com

EE.UU.: Los Hispanos Abrazan la Tecnología Digital

El Legado Hispano en Estados Unidos

Latinos en el Cine y la TV de Hollywood


Más sobre los Latinos en Estados Unidos

 


Portada de ContactoMagazine.com


© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada















Ciberguerras

Alerta ante el Peligro de las Ciberguerras

La informática se está convirtiendo poco a poco en un arma peligrosa, y las guerras del futuro ya se están librando a ciertos niveles en el espacio cibernético. El secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, informó que el Pentágono está dándole una importancia significativa a su unidad de ciberguerras con el propósito de frenar cualquier ataque extranjero contra sus redes e infraestructura.

Muchos se preguntan si se puede predecir un terremoto.

¿Se Puede Predecir un Terremoto?

Desde hace años los californianos esperan un devastador terremoto de más de ocho grados en la escala de Richter, que ha sido bautizado antes de llegar con el nombre de "El Grande" (The Big One). Muchos creen que cuando ello ocurra, California podría quedar dividida en dos, con la región que corre sobre las costas del Pacífico posiblemente convertida en una isla. ¿Exageración?



Sector financiero de Nueva York.

¿Un Sustituto para Estados Unidos?

• Un Estudio de Inteligencia Militar Señala que la Economía de China Superará a la de EE.UU. antes de 2030.

• Si Bien el Poder Económico, Tecnológico y Militar de Washington es Asombroso, su Enorme Deuda Pone los Pelos de Punta.

• Analistas de Ideas Contrarias como Carlos A. Montaner, Noam Chomsky y Roberto Alvarez Quiñones No Ven un Competidor para EE.UU.

Las dantescas imágenes del derrumbe de las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York en 2001, las apocalípticas escenas de las guerras de Irak y Afganistán y el estallido de la crisis financiera de 2008 que profundizó el camino hacia la Gran Recesión, así como el impresionante crecimiento económico de China y la enorme deuda pública de Washington son, para muchos, pruebas irrefutables de que Estados Unidos no podrá ser por mucho tiempo más la potencia hegemónica más próspera y poderosa que haya conocido la historia de la humanidad. ¿Será cierto? Y si lo es, ¿qué otro país podría ocupar esa privilegiada posición?

El Congreso de EE.UU. en pleno...

Reforma Migratoria: ¿Por Qué en el 86 Sí?

Durante una larga etapa, el Congreso de Estados Unidos, organizaciones comunitarias, líderes políticos y religiosos, amigos y enemigos, han sido protagonistas de un intenso debate acerca de la posibilidad de cambiar las leyes de inmigración, ante la presencia innegable de 11 millones de extranjeros sin documentos migratorios. En 1986 se aprobó una reforma a las leyes vigentes que permitió la legalización de unos tres millones de inmigrantes indocumentados. En la última década, repetir aquel proceso con éxito, ha sido poco menos que imposible. ¿Por qué aquella vez sí se pudo y ahora el mismo propósito se mantiene en el limbo?