La Liberación de Criminales Extranjeros en EE.UU.


Logo de Café Impresso, columna de Jesús Hernández Cuéllar

La Liberación de Criminales Extranjeros
en EE.UU.

Esta medida tiene un impacto negativo en la seguridad de las comunidades donde los inmigrantes son las principales víctimas de estos delincuentes, y podría hacer más difícil la aprobación de una reforma migratoria...

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

El gobierno federal de Estados Unidos anunció el 20 de marzo de 2015 que había liberado en 2014 a poco más de 30 mil criminales extranjeros, lo cual representó unos 5.500 menos que en 2013. Si bien no especificó cuáles eran los delitos de estos últimos liberados, sí hay detalles de los 36 mil que fueron sacados de las cárceles el año anterior. Entre aquellos otros criminales había 193 homicidas, 426 que cumplían condenas por asaltos sexuales, 303 por secuestro y 16.070 por manejar bajo la influencia del alcohol o las drogas. ¿A dónde fueron estos 67 mil criminales que salieron de las prisiones en los últimos dos años? Esta pregunta es muy fácil de responder.

Estos criminales regresaron a las comunidades en las cuales cometieron sus delitos, y serán una nueva amenaza para millones de familias, pero sobre todo para las familias inmigrantes que tratan de abrirse paso en la sociedad norteamericana, muchas de ellas con la esperanza de que muy pronto puedan salir de las sombras a través de una reforma migratoria.

Arrestos de Criminales Extranjeros

Arrestos de criminales extranjeros en EE.UU. (Foto: ICE).

La directora del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), Sarah Saldaña, se defendió ante un comité del Congreso, explicando que el organismo federal a su cargo tenía la discreción de liberar a esos criminales. Nada nuevo. El debate que ha provocado esta decisión no es acerca de si el ICE puede o no liberarlos. Es acerca de si fue o no una buena medida. No lo fue.
Otro argumento del ICE ha sido que aquellos criminales que no pueden ser devueltos a sus países, no pueden permanecer encerrados indefinidamente. Entonces surge otra pregunta: ¿si 67 mil criminales no pueden ser deportados a sus países, qué tipo de relaciones sostiene Washington con la comunidad internacional? Y otra pregunta… ¿cómo es posible que estas personas vivan junto a nosotros, con la amenaza que representan, mientras que más de 400 mil inmigrantes han sido deportados cada año, muchos ellos humildes padres de familia con delitos menores o ningún otro delito más allá de ser indocumentados?

Efectos en la Seguridad Pública

Pero las cifras de delincuentes extranjeros en las calles de Estados Unidos son aparentemente mucho más altas, y tienen secuelas aterradoras. Según el Centro de Estudios Migratorios, 167 mil criminales convictos que fueron liberados por ICE en los años previos a esta última liberación, se encuentran en paradero desconocido. Esto convierte a las calles de ciertas ciudades norteamericanas en infiernos peores. No hay que olvidar que Estados Unidos es, por sí misma, una nación violenta.

Estadísticas generales del F.B.I. indican que en 2013 se reportaron 14.196 homicidios en el país y 724.149 asaltos graves, categoría que ocupó el primer lugar entre los crímenes violentos. Tan fuerte fue la actividad delictiva que las autoridades tuvieron que arrestar a 11 millones 302.102 sospechosos solamente ese año.

Más criminales en las calles enervan de manera abrumadora a los policías que quieren cumplir con su deber, haciendo más difícil su trabajo, y abren las puertas a los policías malos que disparan por disparar, dando rienda suelta al racismo y a auténticos crímenes de odio ejecutados desde una posición oficial.

Efectos en la Reforma Migratoria

La noticia de que ICE ha liberado a casi 67 mil criminales extranjeros en 2013 y 2014, ha permitido a los sectores que se oponen a la reforma migratoria por la que esperan 11 millones de indocumentados en Estados Unidos, endurecer sus posturas en el Congreso de la nación y en ciertos medios de comunicación de tendencia conservadora. Esto ya había comenzado, poco a poco, con la decisión del presidente Barack Obama de hacer más flexible el proceso de legalización de inmigrantes a través de su programa D.A.C.A. para jóvenes que llegaron al país cuando eran niños, y el programa D.A.P.A. que otorga un alivio migratorio a otros sectores de la población extranjera no autorizada a vivir en Estados Unidos. En ambos casos, Obama utilizó su derecho a dictar órdenes ejecutivas, procedimiento similar a un decreto presidencial.

La guerra a favor y en contra de la reforma ha sido muy fuerte desde 2006, momento en que un proyecto presentado por los senadores Edward Kennedy, fallecido demócrata de Massachusetts, y John McCain, republicano y ex candidato presidencial en 2008, estuvo a punto de convertirse en ley con el apoyo del presidente George W. Bush. Otros dos republicanos, los senadores retirados Chuck Hagel, quien fue más tarde secretario de Defensa de Obama, y Mel Martínez, volvieron a la carga con otro proyecto de reforma en 2007, que también cayó en el olvido. Pero la postura favorable a la legalización de familias inmigrantes de todos los republicanos mencionados, no ha ayudado a que la mayoría de los miembros de ese partido muestren por lo menos cierto grado de sensibilidad hacia los indocumentados que viven en Estados Unidos con el único propósito de buscar un futuro mejor para sus hijos, y que no son parte de esos criminales extranjeros liberados sino, en la mayoría de los casos, víctimas de esos criminales.

La liberación de los delincuentes extranjeros, desafortunadamente, podría hacer más difícil aun lograr una reforma migratoria integral.

Efectos y Temores en la Sociedad

Todo esto causa una gran incertidumbre en el seno de la sociedad norteamericana, especialmente después de otro anuncio espeluznante. Desde 2014, el F.B.I. y la D.E.A. han advertido que los cárteles mexicanos de la droga operan en no menos de 200 comunidades de Estados Unidos utilizando a las pandillas locales como sucursales para la venta de narcóticos. Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos en este país hay 30 mil pandillas formadas por 760 mil miembros en dos mil 500 comunidades. El 20 de marzo de 2014, la procuradora general de California, Kamala Harris, presentó un informe titulado "Bandas más allá de las fronteras: California y la lucha contra el crimen organizado transnacional".

El documento destaca que "las organizaciones criminales de México trafican el 70 por ciento de la metanfetamina importada solo a través del punto de entrada de San Diego. California es la fuente primaria de toda la metanfetamina a nivel nacional". Subraya también que el Cartel de Sinaloa es la organización dominante en California, en lo que se refiere al "tráfico de la mayor parte de la marihuana que se produce en México, así como metanfetaminas, heroína y cocaína".

Por supuesto, tales anuncios tienen un impacto directo en la opinión pública de la nación. Una encuesta de la firma Gallup de junio de 2014, revela que 41% de los estadounidenses piensa que la inmigración hacia Estados Unidos debe disminuir, frente a un 22% que cree que debe aumentar, mientras un tercio de los encuestados está satisfecho con los niveles actuales. Aun así, el mismo sondeo señala que 63% percibe la inmigración como algo positivo para el país, aunque esto representa un caída de 9%, ya que en 2013 esa opinión la compartía el 72%.

Lecciones a Tomar en Cuenta

Casi siempre la historia nos deja lecciones que vale la plena tomar en cuenta para resolver nuevas crisis. Lecciones moderadas, no extremas, en materia de negociaciones. El famoso capo de la mafia italiana Salvatore "Lucky" Luciano llegó a Estados Unidos con su familia legalmente en 1907. Con el tiempo no sólo se convirtió en un despreciable criminal, sino que también obtuvo la ciudadanía norteamericana. En 1936 fue capturado y condenado a una pena de 30 a 50 años de cárcel. En 1946, el gobernador de Nueva York, Thomas Dewey, conmutó esa sentencia por la aparente colaboración de Luciano con las autoridades durante la Segunda Guerra Mundial, y permitió al mafioso salir en libertad con la condición de que aceptara ser deportado a su país. El 10 de febrero de ese mismo año, Luciano partió de Brooklyn rumbo a Italia. Nunca más regresó a Estados Unidos.

(Hernández Cuéllar, autor de la columna Cafe Impresso, es director y editor de Contacto Magazine, revista que fundó en julio de 1994 en Los Angeles, California. Es también autor del libro ¡Última hora! - Manual para el consumidor de noticias de la era digital. Desde 1981 ha trabajado en todo tipo de medios: agencias de prensa, diarios, radio, televisión, semanarios, internet, revistas y redes sociales. Fue redactor de la agencia EFE en Cuba, Costa Rica y Estados Unidos, así como editor metropolitano del diario La Opinión de Los Angeles, California, e instructor de periodismo de la Universidad de California en Los Angeles, UCLA).

Para compartir este artículo:


Música, Cine, Festivales, Eventos Especiales

Tecnología - Redes Sociales, Teléfonos Inteligentes, Internet

EE.UU.: Los Hispanos Abrazan la Tecnología Digital

El Legado Hispano en Estados Unidos

Latinos en el Cine y la TV de Hollywood

Más de $60 Mil Millones en Remesas para América Latina

Para enviar un mensaje a ContactoMagazine.com

Más sobre los Latinos en Estados Unidos

 


Portada de ContactoMagazine.com


© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada










Ciberguerras

Alerta ante el Peligro de las Ciberguerras

La informática se está convirtiendo poco a poco en un arma peligrosa, y las guerras del futuro ya se están librando a ciertos niveles en el espacio cibernético. El secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, informó que el Pentágono está dándole una importancia significativa a su unidad de ciberguerras con el propósito de frenar cualquier ataque extranjero contra sus redes e infraestructura.

Muchos se preguntan si se puede predecir un terremoto.

¿Se Puede Predecir un Terremoto?

Desde hace años los californianos esperan un devastador terremoto de más de ocho grados en la escala de Richter, que ha sido bautizado antes de llegar con el nombre de "El Grande" (The Big One). Muchos creen que cuando ello ocurra, California podría quedar dividida en dos, con la región que corre sobre las costas del Pacífico posiblemente convertida en una isla. ¿Exageración?



Sector financiero de Nueva York.

¿Un Sustituto para Estados Unidos?

• Un Estudio de Inteligencia Militar Señala que la Economía de China Superará a la de EE.UU. antes de 2030.

• Si Bien el Poder Económico, Tecnológico y Militar de Washington es Asombroso, su Enorme Deuda Pone los Pelos de Punta.

• Analistas de Ideas Contrarias como Carlos A. Montaner, Noam Chomsky y Roberto Alvarez Quiñones No Ven un Competidor para EE.UU.

Las dantescas imágenes del derrumbe de las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York en 2001, las apocalípticas escenas de las guerras de Irak y Afganistán y el estallido de la crisis financiera de 2008 que profundizó el camino hacia la Gran Recesión, así como el impresionante crecimiento económico de China y la enorme deuda pública de Washington son, para muchos, pruebas irrefutables de que Estados Unidos no podrá ser por mucho tiempo más la potencia hegemónica más próspera y poderosa que haya conocido la historia de la humanidad. ¿Será cierto? Y si lo es, ¿qué otro país podría ocupar esa privilegiada posición?

El Congreso de EE.UU. en pleno...

Reforma Migratoria: ¿Por Qué en el 86 Sí?

Durante una larga etapa, el Congreso de Estados Unidos, organizaciones comunitarias, líderes políticos y religiosos, amigos y enemigos, han sido protagonistas de un intenso debate acerca de la posibilidad de cambiar las leyes de inmigración, ante la presencia innegable de 11 millones de extranjeros sin documentos migratorios. En 1986 se aprobó una reforma a las leyes vigentes que permitió la legalización de unos tres millones de inmigrantes indocumentados. En la última década, repetir aquel proceso con éxito, ha sido poco menos que imposible. ¿Por qué aquella vez sí se pudo y ahora el mismo propósito se mantiene en el limbo?