Latinos en EE.UU.EspectaculosArte y CulturaTecnologiaCiencia y SaludComida LatinaUn Poco de HumorAmerica, MundoPublicidad

Cafe Impresso - Jesus Hernandez Cuellar

La Izquierda y la Derecha

Un colega me preguntó hace poco cómo podía yo criticar los abominables "vuelos de la muerte" mediante los que las dictaduras militares suramericanas lanzaban al mar a sus enemigos de izquierdas, y al mismo tiempo condenar los horrorosos fusilamientos de opositores cubanos que ha realizado el régimen de Fidel Castro desde los primeros días de la revolución cubana. También estaba interesado este colega en saber cómo me resultaba posible hacer una evaluación positiva, por igual, del presidente socialista chileno Ricardo Lagos y del presidente conservador colombiano Alvaro Uribe. Me pareció muy fácil responder al colega. Soy periodista, no activista.

Tal vez debí ser un poco más extenso en mi respuesta. Por ejemplo, debí hablarle de mi punto de vista acerca de que todas ideologías conocidas han sido más que nada teorías muy mal llevadas a la práctica por sus simpatizantes, desde mucho antes de que la Santa Inquisición quemara a los "herejes" en la hoguera, en el nombre de Dios. Que no me convence un mundo occidental y cristiano con comportamientos ajenos a Cristo, ni tampoco un mundo de igualdades sociales en el que la gente va a la cárcel por decir lo que piensa, en el mejor de los casos, o termina con un disparo en la nuca, en el peor, como durante los días de las alucinaciones ideológicas de Joseph Stalin y Mao Zedong.

Todavía me produce un amargo estremecimiento la atrocidad cometida por militares chilenos en septiembre de 1973, en el Estadio Nacional, al cortar las manos del cantautor Víctor Jara y luego pedirle que tocara la guitarra y que cantara. Y debo admitir que no me gustaban las canciones de Jara ni compartía sus ideas políticas. Finalmente lo mataron. Igual estremecimiento me causa el asesinato del campesino cubano Eutimio Guerra cometido a sangre fría por el Che Guevara en febrero de 1958, en la Sierra Maestra, a pesar de que un tribunal revolucionario no había encontrado pruebas suficientes de que Guerra se había vuelto un colaborador del Ejército de Fulgencio Batista. El Che hizo un disparo al campesino con una pistola calibre 32 en el lado derecho de la cabeza. El hombre murió de inmediato.

¿Acaso pueden convencer a alguien en su sano juicio los protagonistas de estas acciones, de que han hecho lo correcto? ¿Acaso es decente ocultar un crimen y destacar otro, por razones políticas? ¿Debe un periodista permitir que sus pasiones invadan su universo profesional, y engañarse a sí mismo con la peregrina idea de que ha hecho lo justo? Son preguntas que me han asaltado a lo largo de toda mi vida.

Escribí con idéntica amargura sobre los ataques terroristas contra Nueva York, Londres y Madrid, y sobre la irresponsable explicación dada por George W. Bush acerca de la inexistencia de armas de destrucción masiva en Irak. O sobre los continuos bombazos de radicales chiitas y sunitas en las calles de Bagdad, y las torturas a prisioneros en Abu Ghraib y Guantánamo.

A mediados de la década de los 80 estuve a cargo de la sección local de la edición de Los Angeles del diario Noticias del Mundo. El periodista chileno Jaime Olivares, que era parte del equipo, me propuso hacer una serie sobre los refugiados salvadoreños, guatemaltecos y hondureños que huían de los horrores de sus respectivas guerras civiles, de los bárbaros escuadrones de la muerte de la extrema derecha y de los grupos guerrilleros, y que yo hiciera lo mismo con los refugiados cubanos y nicaragüenses que escapaban de los regímenes castrista y sandinista. Me pareció una idea feliz. No sólo la aprobé de inmediato, sino que acepté el título propuesto por Jaime: Los refugiados entre la libertad y el miedo. Tuvimos el apoyo de nuestro editor jefe, Rafael Prieto Zartha. Por supuesto, fue una serie que tuvo críticas y elogios de los lectores, según sus respectivas ideas políticas. Pero creo que tanto Jaime como yo nos sentimos plenos de satisfacción. No habíamos ocultado nada. No habíamos censurado a nadie. Simplemente, habíamos narrado la crónica de una tragedia humana.

Recuerdo con gratitud un dibujo publicado en la revista Correo de la UNESCO a finales de 1978, con motivo del trigésimo aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el que aparecía un muro gris en perspectiva y varias figuras humanas delante del muro. Todas las figuras, excepto una, tenían sus cabezas cuadradas encajadas en hoyos cuadrados que había delante de ellas, en el muro. La figura humana que era la excepción, no podía colocar su cabeza en el hoyo que tenía enfrente. Su cabeza era redonda. Es una de las metáforas más hermosas acerca del comportamiento de las multitudes, de que he sido testigo.

Quiero hacer todo lo posible por conservar mi cabeza redonda. Comprendo que es una misión difícil, sobre todo para alguien que fue enviado a un campo de trabajos forzados cuando tenía 17 años de edad, por un gobierno de izquierda. Al final de la jornada, aprendí una lección. Las ideologías políticas, los sistemas políticos, los partidos políticos y los líderes políticos no sirven para nada si no son capacer de crear bienestar y prosperidad, en libertad.

(Hernández Cuéllar es director y editor de Contacto Magazine, revista que fundó en julio de 1994 en Los Angeles, California. Desde 1981 ha trabajado en todo tipo de medios: agencias de prensa, diarios, radio, televisión, semanarios, internet, revistas y redes sociales. Fue redactor de la agencia EFE en Cuba, Costa Rica y Estados Unidos, así como editor metropolitano del diario La Opinión de Los Angeles, California, e instructor de periodismo de la Universidad de California en Los Angeles, UCLA --- Biografía)

¿Por Qué la Violencia, las Intrigas y el Sexo Cautivan al Gran Público?

Café Impresso - Columna de Opinión

Publicidad Digital en ContactoMagazine.com



Legado Hispano en Estados Unidos

Portada de Contacto Magazine

Custom Search

Su
Dirección Electrónica:



Escriba su Comentario:

 


Fiesta Latina - Contribuciones de los hispanos a EE.UU.

Café Impresso (Un espacio digital de opinión)

© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada



Logo de Contacto
<

REPORTAJES ESPECIALES

Hispanos en EE.UU.

¿Por Qué Hay Tantos Hispanos en EE.UU.?

Lejos están los días en que el gobernador de Puerto Rico, Juan Ponce de León, arribó en 1513 a los alrededores de lo que más tarde sería la ciudad de San Agustín, en el estado norteamericano de Florida. Su viaje fue el preludio de una fuerte presencia hispana en el suroeste de Estados Unidos, y finalmente en todo el territorio estadounidense. Más cerca están las olas migratorias latinoamericanas que hoy día pueblan este país desde Los Angeles, San Diego y San José hasta Miami, Dallas, Chicago y Nueva York. Estas últimas obligan a formular una pregunta importante: ¿por qué hay 52 millones de hispanos en Estados Unidos? Nación poderosa y rica, Estados Unidos es una especie de síntesis del cielo y del infierno...

Las Olas Migratorias a Estados Unidos

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Desde la fundación de la misión católica Nombre de Dios, en San Agustín, Florida, en 1565, y la llegada de los llamados Peregrinos en 1620 hasta nuestros días, Estados Unidos ha experimentado olas migratorias sucesivas que han fortalecido el concepto de que éste es un país de inmigrantes.

Los Hispanos se Triplicarán
hacia 2050 en EE.UU.


Hacia mediados de este siglo XXI, la población blanca de Estados Unidos ya no será mayoría en esta nación, según la Oficina del Censo del gobierno norteamericano. El cambio se producirá antes de lo anticipacido, dicen las autoridades, y la población hispana se triplicará.

La Comunidad Mexicana
en Estados Unidos

Luz María Escamilla llegó a Estados Unidos en 1980 con siete meses de embarazo de su segunda hija. Es originaria de Guanajuato, México, y antes de venir había estudiado un año administración de empresas en la Universidad de Michoacán.

Presencia Centroamericana

Los últimos años de la Guerra Fría atraparon en fuego cruzado a muchos países del mundo. América Central, con la equilibrada excepción de Costa Rica, fue igualmente presa de aquella confrontación que protagonizaban por un lado Estados Unidos, democrático y capitalista, y por el otro la Unión Soviética, dictatorial y comunista.

Cubanos en Estados Unidos

Cuando Roberto Goizueta fue nombrado presidente y director ejecutivo de la Coca-Cola en 1981, los cubanos radicados en Estados Unidos lo asumieron como un símbolo del éxito empresarial de su comunidad, en el país más poderoso del mundo.

Colombianos en Estados Unidos

Shakira, Juanes, Kike Santander, Sofia Vergara, Patricia Janiot y Más

Hijo de un asesor importante de la Organización de Estados Americanos (OEA) y nieto de un embajador de Colombia en Estados Unidos, Dan Restrepo pensó que el peso de sus ancestros no le permitía mucho margen para abrirse paso en la carrera política. No fue así. Hoy día es el director para asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama y asesor especial del mandatario estadounidense.

Eva Mendes, Más de una Década en Hollywood

La actriz cubanoamericana Eva Mendes es hoy día una de las intérpretes más populares del cine de Hollwyood. Entre sus filmes más conocidos están 2 Fast 2 Furious, Hitch, Training Day, We Own the Night and The Spirit. De padres cubanos, Mendes nació en Miami, Florida, el 5 de marzo de 1974, pero creció en Los Angeles.