México: La Guerra entre el Periodismo y el Poder


Logo de Café Impresso, columna de Jesús Hernández Cuéllar

México: La Guerra entre el Periodismo y el Poder

La decisión de la cadena radial MVS de despedir a Carmen Aristegui y dos de sus colaboradores ha desatado un enorme debate en el país azteca

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

El caos habitual en las relaciones entre el periodismo y el poder en México cobró un nuevo giro a mediados de marzo de 2015, tras la controversia desatada por el despido de dos colaboradores de Carmen Aristegui y la salida de ésta de la cadena radial MVS. Tan pronto la empresa anunció que daba por terminada su relación con Aristegui, luego de que ésta emitiera un ultimátum de que no continuaría presentando su programa si los colaboradores despedidos no regresaban al mismo, la politóloga Denise Dresser dio por terminada su propia relación con MVS como colaboradora. Desde los primeros días, una ola de críticas a la cadena radial, al gobierno y a los periodistas que guardan silencio sobre la corrupción, la violencia y la ineficiencia de los servidores públicos se había adueñado de las redes sociales. ¿Quién tiene la razón?

Carmen Aristegui leyendo un comunicado...

Carmen Aristegui leyendo un comunicado en el evento titulado "Veladoras por la libertad de prensa" en la capital mexicana en mayo de 2012. (Creative Commons).

Todo comenzó la semana anterior, con el despido de dos periodistas muy conocidos, Daniel Lizárraga e Irving Huerta, autores de la investigación sobre "la Casa Blanca del presidente Enrique Peña Nieto", reportaje sobre la millonaria mansión propiedad del mandatario y su esposa, y de otra pieza investigativa sobre Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, dirigente del PRI que presuntamente manejaba una red de prostitución y pedofilia desde la sede de ese partido en la capital mexicana. ¿Se convirtieron en enemigos de Los Pinos y del PRI, Lizárraga y Huerta?

Por supuesto, el despido no fue por las investigaciones periodísticas. ¿O sí lo fue? Aristegui había anunciado en días pasados que su programa en MVS se sumaba a un proyecto llamado Mexicoleaks, portal de divulgación e intercambio de información de interés público a través de denuncias anónimas, implementado con la colaboración de un programa global llamado Associated Whistleblowing Press. La respuesta de MVS fue despedir a Lizárraga y a Huerta por el "muy lamentable abuso de confianza" de éstos al sumar a MVS al proyecto Mexicoleaks sin permiso. La cadena radial se cuidó de destacar en aquel anuncio que el portal de denuncias era "una iniciativa legítima de la sociedad".

Aristegui exigió el regreso de sus dos colaboradores, como condición para continuar con MVS, pero la cadena radial, ni corta ni perezosa, parece haber aprovechado la oportunidad para deshacerse de la conocida periodista de larga trayectoria y fuerte tendencia hacia temas de interés político y social, que también tiene un espacio continental en CNN en Español.

Casi siempre, para desarmar un nudo, es necesario tomar el toro por los cuernos. Es cierto, los empleados no pueden usar el nombre de la empresa para la cual trabajan sin consultar. Así funciona el mundo mediático, y otros mundos, en cualquier rincón del planeta, inclusive donde rige la libertad de expresión más absoluta. Tanto el derecho al libre flujo de las ideas como el derecho a la propiedad privada están ambos consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Pero si MVS no despidió a Lizárraga y a Huerta por sus investigaciones periodísticas, debido a la presunta influencia que ejerce la Presidencia de México sobre la empresa, sino por el uso y la vinculación de la marca MVS con Mexicocleaks sin autorización, ¿por qué entonces en principio se deshizo solamente de estos dos periodistas incómodos para el gobierno y permitió sobrevivir a Aristegui, que fue quién hizo el anuncio y sumó con gran entusiasmo su programa al portal de denuncias anónimas? No fue hasta el ultimátum de Aristegui que MVS decidió anunciar el fin de su relación con la periodista.

En la era digital, muy poca gente cree en las teorías de conspiraciones, pero si MVS y otros medios no quieren ser protagonistas de esas deleznables teorías, están obligados entonces a actuar con sentido común, con coherencia, con transparencia. Los periodistas también. México ha sufrido durante décadas la falta de transparencia de sus gobiernos y de muchos de sus medios. Por lo menos en la extensa y compleja era que va de 1929 a 2000, en la que el PRI gobernó México como "la dictadura perfecta", según el Premio Nóbel de Literatura Mario Vargas Llosa, apenas se abrió un espacio verdaderamente independiente a partir de la fundación de la revista Proceso el 6 de noviembre de 1976. No hubo otra plataforma contestataria hasta la aparición del diario La Jornada el 19 de septiembre de 1984, con una fuerte tendencia hacia la izquierda, a pesar de que el PRI se ha vendido durante casi un siglo como un partido de centroizquierda.

En México, nada cambiará en cuanto a las relaciones entre los medios y el gobierno ni en cuanto a las relaciones entre el pueblo y el gobierno, no importa si del PRI, del PAN o del PRD, mientras no se produzca un cambio de mentalidad. En las naciones democráticas de hoy, el gobierno no es sinónimo de poder irrevocable, es un acto de servicio público con una brújula precisa que indica el rumbo del bienestar y la prosperidad en libertad. Y el papel de los medios en esas naciones ha sido y es el de defender a la sociedad de los excesos habituales del poder, desde cualquier rincón que el poder ejerza esos excesos. Tanto los excesos que comete el gobierno como los del crimen organizado, las empresas, la derecha y la izquierda, especialmente esa que se disfraza de redentora universal de los humildes para masacrar a estudiantes de Ayotzinapa o, fuera de México, a estudiantes que protestan en las calles de Venezuela. Porque los excesos, antes, ahora y siempre, son excesos.

AUDIOVISUAL - ¿Quién Manda en los Medios de Comunicación Social?

(Hernández Cuéllar, autor de la columna Cafe Impresso, es director y editor de Contacto Magazine, revista que fundó en julio de 1994 en Los Angeles, California. Es también autor del libro ¡Última hora! - Manual para el consumidor de noticias de la era digital. Desde 1981 ha trabajado en todo tipo de medios: agencias de prensa, diarios, radio, televisión, semanarios, internet, revistas y redes sociales. Fue redactor de la agencia EFE en Cuba, Costa Rica y Estados Unidos, así como editor metropolitano del diario La Opinión de Los Angeles, California, e instructor de periodismo de la Universidad de California en Los Angeles, UCLA).

Sale el Primer Manual en Español para el Consumidor de Noticias

Para compartir este artículo:


Música, Cine, Festivales, Eventos Especiales

Tecnología - Redes Sociales, Teléfonos Inteligentes, Internet

EE.UU.: Los Hispanos Abrazan la Tecnología Digital

El Legado Hispano en Estados Unidos

Latinos en el Cine y la TV de Hollywood

Más de $60 Mil Millones en Remesas para América Latina

Para enviar un mensaje a ContactoMagazine.com

Más sobre los Latinos en Estados Unidos

 


Portada de ContactoMagazine.com


© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada















Ciberguerras

Alerta ante el Peligro de las Ciberguerras

La informática se está convirtiendo poco a poco en un arma peligrosa, y las guerras del futuro ya se están librando a ciertos niveles en el espacio cibernético. El secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, informó que el Pentágono está dándole una importancia significativa a su unidad de ciberguerras con el propósito de frenar cualquier ataque extranjero contra sus redes e infraestructura.

Muchos se preguntan si se puede predecir un terremoto.

¿Se Puede Predecir un Terremoto?

Desde hace años los californianos esperan un devastador terremoto de más de ocho grados en la escala de Richter, que ha sido bautizado antes de llegar con el nombre de "El Grande" (The Big One). Muchos creen que cuando ello ocurra, California podría quedar dividida en dos, con la región que corre sobre las costas del Pacífico posiblemente convertida en una isla. ¿Exageración?



Sector financiero de Nueva York.

¿Un Sustituto para Estados Unidos?

• Un Estudio de Inteligencia Militar Señala que la Economía de China Superará a la de EE.UU. antes de 2030.

• Si Bien el Poder Económico, Tecnológico y Militar de Washington es Asombroso, su Enorme Deuda Pone los Pelos de Punta.

• Analistas de Ideas Contrarias como Carlos A. Montaner, Noam Chomsky y Roberto Alvarez Quiñones No Ven un Competidor para EE.UU.

Las dantescas imágenes del derrumbe de las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York en 2001, las apocalípticas escenas de las guerras de Irak y Afganistán y el estallido de la crisis financiera de 2008 que profundizó el camino hacia la Gran Recesión, así como el impresionante crecimiento económico de China y la enorme deuda pública de Washington son, para muchos, pruebas irrefutables de que Estados Unidos no podrá ser por mucho tiempo más la potencia hegemónica más próspera y poderosa que haya conocido la historia de la humanidad. ¿Será cierto? Y si lo es, ¿qué otro país podría ocupar esa privilegiada posición?

El Congreso de EE.UU. en pleno...

Reforma Migratoria: ¿Por Qué en el 86 Sí?

Durante una larga etapa, el Congreso de Estados Unidos, organizaciones comunitarias, líderes políticos y religiosos, amigos y enemigos, han sido protagonistas de un intenso debate acerca de la posibilidad de cambiar las leyes de inmigración, ante la presencia innegable de 11 millones de extranjeros sin documentos migratorios. En 1986 se aprobó una reforma a las leyes vigentes que permitió la legalización de unos tres millones de inmigrantes indocumentados. En la última década, repetir aquel proceso con éxito, ha sido poco menos que imposible. ¿Por qué aquella vez sí se pudo y ahora el mismo propósito se mantiene en el limbo?