Donald Trump, Estrella de un Circo Peligroso


Logo de Café Impresso, columna de Jesús Hernández Cuéllar

Donald Trump, Estrella de un Circo Peligroso

Tres de cada cuatro estadounidenses no lo toman en serio como candidato, según la encuestadora Gallup; su ataque a John McCain desató una ola de reacciones negativas de los precandidatos republicanos, de Hillary Clinton y de John Kerry, pero está ganando simpatizantes entre los conservadores...

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Donald Trump, el multimillonario magnate inmobiliario que se presentó como precandidato presidencial por el Partido Republicano, parece estar trabajando horas extras para confirmar los argumentos del diario New York Daily News, que lo colocó en su portada con cara de payaso, y del portal The Huffington Post, que anunció en julio de 2015 que cubriría a Trump solamente en su sección de farándula. Pero atención, Trump está ganando más simpatizantes en las filas conservadoras.

Las controversias en torno al extrovertido empresario ultraconservador comenzaron el mismo día del anuncio de su campaña, el pasado 16 de junio, cuando declaró que México no era amigo de Estados Unidos porque no enviaba a sus mejores inmigrantes, solo a "criminales y violadores". Y que si era elegido presidente construiría un muro en la frontera y obligaría a México a pagar los gastos. La ola de críticas y boicots que sufrió por estas declaraciones son bien conocidas, pero también ha tenido el apoyo de no pocos conservadores, que lo ayudaron a empatar y hasta superar en las encuestas al gobernador de Wisconsin, Scott Walker, y al ex gobernador de Florida, Jeb Bush, que habían sido hasta entonces los más populares entre los precandidatos republicanos.

Donald Trump...

Avanzado el mes de julio, poco después de cumplirse un mes de la apertura de su campaña, Trump la emprendió contra el senador John McCain, ex candidato presidencial republicano en 2008, quien pasó cinco años como prisionero de guerra en Vietnam, donde fue torturado y devuelto a Estados Unidos con discapacidades físicas notables. Trump dijo que McCain era un héroe "solo porque lo habían capturado", que él prefería a "los que no habían sido capturados". Una nueva ola de críticas cayó encima del polémico empresario y ex estrella del programa de la cadena NBC "The Apprentice". Los restantes precandidatos republicanos, desde el menor de los Bush y Walker, hasta Rick Perry, Marco Rubio y Rand Paul aprovecharon la oportunidad para resaltar la figura de McCain, para exigir a Trump que detuviera los ataques personales o, en el caso de Perry, para explicar que Trump no podría ser comandante en jefe de las fuerzas armadas de Estados Unidos después de esos comentarios. Por su parte, la precandidata demócrata, Hillary Clinton, calificó las palabras de Trump hacia McCain de "vergonzosas", tras lo cual dijo que el senador republicano era un "genuino héroe de guerra". El secretario de Estado, John Kerry, que también estuvo en Vietnam y luego se convirtió en un fuerte crítico de la guerra, dijo que tenía diferencias con McCain desde que se conocieron hace 30 años, pero "lo que está más allá de cualquier debate es que John McCain es un héroe, un hombre de garras y agallas".

Aparentemente, la virulenta actitud de Trump hacia McCain se debió a que el senador había dicho que las palabras del empresario sobre México y los inmigrantes habían "enardecido a los locos" dentro del Partido Republicano. McCain, coautor de dos proyectos de reforma migratoria, confesó al semanario The New Yorker que había sido durante cierto tiempo censurado por el ala ultraconservadora republicana de Arizona, el estado que representa en el Senado. En realidad, es mucho más que eso. En Arizona hay todavía una guerra silenciosa entre los sectores moderados y los radicales dentro de las filas republicanas, guerra de la cual Trump está al tanto.

Lo cierto es que las fulminantes palabras de Trump en todas direcciones lo han ayudado a ganar simpatizantes entre los conservadores que por lo general votan a favor de los republicanos. Una encuesta de Fox News, divulgada el 17 de julio, favorece a Trump con 18%, mientras que otorga a Walker 15% y a Bush 14%. El empresario ha recibido aun más simpatías después del asesinato de la joven Kate Steinle a manos de un inmigrante indocumentado en San Francisco, y luego de la espectacular fuga de una prisión mexicana del líder del cartel de Sinaloa, el narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán.

Sin embargo, una encuesta de Gallup, firma de prestigio mundial, señala que tres de cada cuatro estadounidenses (74%) no toman en serio a Trump como candidato presidencial, mientras que 25% lo favorece y 1% está indeciso.

¿Cuál es la diferencia entre las dos encuestas? Los números de apoyo a Trump en la primera fueron el resultado de un sondeo entre 389 usuarios de teléfonos de pared con intenciones de votar por los republicanos, entre el 12 y el 15 de julio. La segunda fue hecha entre 1.009 adultos mayores de 18 años en los 50 estados y el Distrito de Columbia, los días 8 al 12 de julio, con una cuota mínima de 50% por celular y 50% por teléfono de pared, de ambos partidos. En 1999, Gallup hizo un sondeo sobre Trump cuando éste se presentó como candidato del Partido de la Reforma. Los resultados no son muy diferentes. En aquella fecha, 74% tampoco consideraba a Trump un candidato serio, 23% sí lo respaldaba, y 3% estaba indeciso. Sin embargo, el magnate inmobiliario ha avanzado desde entonces entre los republicanos. Hace 16 años, solamente 20% de los conservadores lo consideraba un político serio. En estos momentos, 41% de los republicanos estaría dispuesto a votar por él.

Donald Trump se ha convertido en la estrella de un circo peligroso. La campaña electoral para la presidencia de Estados Unidos está en marcha, y no cesará hasta las elecciones de noviembre de 2016. Los candidatos se atacan unos a otros mientras que temas muy importantes están en juego en casi toda la nación. Los debates sobre el acuerdo nuclear con Irán, estado comprobadamente patrocinador del terrorismo, las amenazas de Rusia, el debilitamiento de las fuerzas armadas, la presencia de 11 millones de indocumentados en el país, las atrocidades cometidas por el grupo terrorista Estado Islámico, las relaciones con Cuba, los matrimonios entre personas del mismo sexo, el derecho o no al aborto, la presunta violencia policial hacia las minorías étnicas, los desenfrenados niveles de criminalidad y una economía que ha mejorado solo en comparación con las escalofriantes cifras de la Gran Recesión, debían ser más importantes que la retórica de Donald Trump.

Históricamente, el votante estadounidense promedio ha rechazado la estridencia y el radicalismo, de un lado y del otro. Conocedor de ese comportamiento, Barack Obama, que tuvo fuertes lazos con la izquierda radical del país antes de ser elegido senador en 2004, se cuidó extraordinariamente en su campaña electoral de no parecer un radical de izquierdas. Gracias a ello, no sólo superó a Hillary Clinton en las primarias demócratas sino que derrotó a John McCain en las presidenciales de 2008 y al gobernador Mitt Romney en 2012. Trump, por su parte, es una auténtica fábrica de insensateces, propias de una estrella en declive del mundo de la farándula, no de un candidato a la presidencia del país más próspero y poderoso del mundo, que lleva sobre sus hombros responsabilidades que van más allá de las capacidades económicas y militares, como las revoluciones científicas y tecnológicas de nuestra época.

Si seguimos la lógica de la encuesta de Gallup, en la medida en que Trump deje atrás a sus contrincantes republicanos, mayores posibilidades tiene Hillary Clinton de llegar a la Casa Blanca. Nada nuevo. Ya ocurrió en 1992 cuando el ultraconservador Ross Perot, candidato independiente, arrebató a George Bush padre los votos que necesitaba para derrotar al aspirante demócrata, un gobernador casi desconocido llamado Bill Clinton. Perot ganó el 19% del voto popular. Eso también podría suceder ahora, por lo menos dentro de las filas republicanas, y favorecer en fin de cuentas a la esposa de aquel gobernador. ¿Por qué? Porque tres de cada cuatro estadounidenses no toma en serio a Donald Trump... Por supuesto, los demócratas están de fiesta.

Más columnas de Café Impresso

(Hernández Cuéllar, autor de la columna Cafe Impresso, es director y editor de Contacto Magazine, revista que fundó en julio de 1994 en Los Angeles, California. Es también autor del libro ¡Última hora! - Manual para el consumidor de noticias de la era digital. Desde 1981 ha trabajado en todo tipo de medios: agencias de prensa, diarios, radio, televisión, semanarios, internet, revistas y redes sociales. Fue redactor de la agencia EFE en Cuba, Costa Rica y Estados Unidos, así como editor metropolitano del diario La Opinión de Los Angeles, California, e instructor de periodismo de la Universidad de California en Los Angeles, UCLA).

Para compartir este artículo:

Directores de cine mexicanos...

Musica, Cine, Festivales y Eventos Especiales...

Lo mejor del espectáculo, con estrenos de películas, éxitos de taquilla y ventas de discos...

Samsung vs iPhone

Redes Sociales, Teléfonos Inteligentes, Internet...

¿Ya tiene el último modelo de iPhone o Android? Vamos con Facebook, Twitter, Instagram, Google Plus y más..

Protesta de inmigrantes...

Temas de Inmigración, Reforma Migratoria, Visas...

Si usted es un inmigrante que espera legalizar su situación en EE.UU., o se propone emigrar a algún familiar...



EE.UU.: Los Hispanos Abrazan la Tecnología Digital

El Legado Hispano en Estados Unidos

Latinos en el Cine y la TV de Hollywood

Más de $60 Mil Millones en Remesas para América Latina

Para enviar un mensaje a ContactoMagazine.com

Más sobre los Latinos en Estados Unidos

 


Portada de ContactoMagazine.com


© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada









Ciberguerras

Alerta ante el Peligro de las Ciberguerras

La informática se está convirtiendo poco a poco en un arma peligrosa, y las guerras del futuro ya se están librando a ciertos niveles en el espacio cibernético. El secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, informó que el Pentágono está dándole una importancia significativa a su unidad de ciberguerras con el propósito de frenar cualquier ataque extranjero contra sus redes e infraestructura.

Muchos se preguntan si se puede predecir un terremoto.

¿Se Puede Predecir un Terremoto?

Desde hace años los californianos esperan un devastador terremoto de más de ocho grados en la escala de Richter, que ha sido bautizado antes de llegar con el nombre de "El Grande" (The Big One). Muchos creen que cuando ello ocurra, California podría quedar dividida en dos, con la región que corre sobre las costas del Pacífico posiblemente convertida en una isla. ¿Exageración?



Sector financiero de Nueva York.

¿Un Sustituto para Estados Unidos?

• Un Estudio de Inteligencia Militar Señala que la Economía de China Superará a la de EE.UU. antes de 2030.

• Si Bien el Poder Económico, Tecnológico y Militar de Washington es Asombroso, su Enorme Deuda Pone los Pelos de Punta.

• Analistas de Ideas Contrarias como Carlos A. Montaner, Noam Chomsky y Roberto Alvarez Quiñones No Ven un Competidor para EE.UU.

Las dantescas imágenes del derrumbe de las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York en 2001, las apocalípticas escenas de las guerras de Irak y Afganistán y el estallido de la crisis financiera de 2008 que profundizó el camino hacia la Gran Recesión, así como el impresionante crecimiento económico de China y la enorme deuda pública de Washington son, para muchos, pruebas irrefutables de que Estados Unidos no podrá ser por mucho tiempo más la potencia hegemónica más próspera y poderosa que haya conocido la historia de la humanidad. ¿Será cierto? Y si lo es, ¿qué otro país podría ocupar esa privilegiada posición?

El Congreso de EE.UU. en pleno...

Reforma Migratoria: ¿Por Qué en el 86 Sí?

Durante una larga etapa, el Congreso de Estados Unidos, organizaciones comunitarias, líderes políticos y religiosos, amigos y enemigos, han sido protagonistas de un intenso debate acerca de la posibilidad de cambiar las leyes de inmigración, ante la presencia innegable de 11 millones de extranjeros sin documentos migratorios. En 1986 se aprobó una reforma a las leyes vigentes que permitió la legalización de unos tres millones de inmigrantes indocumentados. En la última década, repetir aquel proceso con éxito, ha sido poco menos que imposible. ¿Por qué aquella vez sí se pudo y ahora el mismo propósito se mantiene en el limbo?