Latinos en EE.UU.EspectaculosArte y CulturaTecnologiaCiencia y SaludComida LatinaUn Poco de HumorAmerica, MundoPublicidad

Congreso de EE.UU.

Reforma Migratoria: Llegó la hora

MARIBEL HASTINGS
America's Voice
Washington, D.C.

Hacia fines de esta semana el Senado habría votado sobre la primera reforma migratoria amplia con una vía a la ciudadanía en casi tres décadas, si la medida supera los retos que le quedan por delante sólo en la Cámara Alta, porque la saga en la Cámara de Representantes apenas comienza.

Uno de ellos, quizá el mayor, se superó este lunes cuando en un voto de procedimiento el Senado avanzó con margen de 67-27 la controversial y excesiva enmienda republicana de seguridad fronteriza Corker-Hoeven, la cual a un costo de más de 30 mil millones de dólares en una década duplicará a 40 mil la cifra de agentes fronterizos, agregará cientos de millas adicionales de barda en la frontera sur, así como tecnología de punta y más aviones no tripulados. El voto de procedimiento, que a su vez permitirá una votación sobre dicha enmienda, se interpreta como indicativo de cómo podría ser el voto final del proyecto de reforma migratoria a fines de esta semana. Se supone que la enmienda sume votos republicanos al proyecto final. Hay promesas de abordar las inquietudes de las comunidades fronterizas sobre la militarización de la franja, la potencial violación de derechos civiles y el uso de perfiles raciales.

Esta semana (y las que restan) suponen fuertes retos para los diversos actores de esta historia.

Los demócratas y el presidente Barack Obama intentan cumplir con lo prometido: una reforma migratoria amplia y tratar de lograrlo sin empeñar hasta la camisa. Esperan que las concesiones formuladas en materia de seguridad fronteriza, que ya han generado disgusto y polémica entre algunos sectores, sean suficientes para atraer votos republicanos.

La lógica que algunos aplican es que hay inquietudes que pueden renegociarse en el proceso de conciliación de ambas cámaras, en oportunidades legislativas futuras o mediante acciones administrativas. No hay que quitar la vista del premio mayor, recomiendan, que es la posibilidad de legalizar a las millones de almas que completen el sinuoso camino de 13 años a la ciudadanía. A los críticos les recuerdan que de desvanecerse esta oportunidad es la comunidad inmigrante la que seguirá enfrentando el espectro de convertirse en una estadística más de las deportaciones, dejando atrás a familiares ciudadanos y residentes permanentes. El statu quo, afirman, es peor.

Uno de los precios a pagar es la enmienda Corker-Hoeven que debería atraer suficientes votos republicanos para eventualmente aprobar el proyecto final con hasta 70 votos, que es la intención de un sector del Grupo de los Ocho porque así, piensan, presionan a la Cámara Baja de mayoría republicana a impulsar un plan de reforma amplia y no sólo las medidas individuales policiacas que vienen apoyando.

Por eso, entre otras razones, es también la hora cero para los republicanos. Si no apoyan el proyecto con todos los "atractivos" de seguridad que han conseguido, entonces, como dicen muchos, incluyendo algunos republicanos, su problema con el proyecto va más allá de la frontera y sólo podría atribuirse, de un lado, a su desdén hacia la comunidad latina inmigrante, o de otra parte, al temor de que millones de eventuales y potenciales votantes hispanos nunca voten republicano y que los actuales votantes latinos sigan huyendo del Partido Republicano como el diablo a la cruz.

Quien no arriesga no gana. Por algo hay que comenzar a enmendar errores pasados y la reforma migratoria ofrece a los republicanos la oportunidad de competir efectivamente por el voto latino. Siempre se cita al héroe republicano, Ronald Reagan, diciendo que los "latinos son republicanos, pero todavía no lo saben". Quizá lo supieron, pero los antiinmigrantes los lanzaron a los brazos del otro partido.

Hay una minoría republicana en el Congreso que reconoce esto, comenzando por un integrante del G8 senatorial, el senador John McCain, de Arizona, quien vivió de primera mano las consecuencias de apaciguar a los antiinmigrantes de su partido: pese a su historial legislativo pro reforma, optó por la derecha y perdió el voto latino y con ello las elecciones de 2008 ante Obama.

El reto para los líderes republicanos es aprender del pasado, reconocer la realidad política y demográfica del presente y no temer al futuro. El reto, especialmente para el presidente de la Cámara Baja, John Boehner, es decidir si permite que el ala antiinmigrante siga definiendo al Partido Republicano ante de los votantes latinos, o si se suma a la solución de problemas e invierte capital por un bien mayor, de política pública, para todos, y de potenciales réditos electorales para su partido.

Pero sobre todo es la hora de la verdad para los protagonistas de esta historia, los indocumentados. En los dimes y diretes, sumas y restas de votos y cálculos políticos se pasa por alto que estamos hablando de millones de personas como las que a diario me preguntan "¿hay reforma o no hay reforma?" Personas para quienes el triunfo o el fracaso de esta pieza legislativa no se limita a un escaño político, porcentajes electorales o elecciones. Se trata de sus vidas. De la posibilidad de vivir y trabajar en paz sin el constante miedo de ser separados de sus hijos y de sus familias.

Para algunos es muy fácil decir que si no se puede este año, se tratará más tarde cuando exista "la posibilidad" de obtener un mejor proyecto de ley o cuando haya mayorías más favorables en el Congreso. Nunca habrá legislación perfecta y si la memoria no me falla, cuando los demócratas controlaron las dos cámaras del Congreso nunca se presentó ni mucho menos se debatió la reforma amplia. Muchos de los que aguardan por el proyecto perfecto son ciudadanos o residentes permanentes que tienen la certeza de despedirse de sus hijos en la mañana y volver a verlos en la noche. Así es muy fácil pedirle a millones de indocumentados que sigan esperando, si es que no los deportan antes.

Por todas estas razones, durante esta semana, sin duda, llegó la hora para todos.

Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America's Voice

Aquí una declaración de Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice:

“Este voto sugiere que la reforma migratoria está en el camino de ser aprobada por un margen de 2-1 en esta semana. Esto significa que 11 millones de inmigrantes, incluyendo a los Dreamers y otros, están mucho más cerca al día en que puedan vivir con libertad y contribuir completamente con el país que ellos llaman hogar. Los estadounidenses están mucho más cerca de tener un sistema migratorio que funcione y del que se sientan orgullosos. Y los republicanos de la Cámara de Representantes están más cerca de su momento de la verdad. Tendrán que encontrar la forma de aprobar la reforma o ser culpados por bloquearla. La habilidad del Partido Republicano para ser competitivo en elecciones nacionales depende de que el presidente de la Cámara Baja, John Boehner (R-OH), y compañía hagan las cosas bien y conseguir que se haga”.




Legado Hispano en Estados Unidos

La Guerra contra la Reforma Migratoria

Portada de Contacto Magazine

Custom Search

Su
Dirección Electrónica:



Escriba su Comentario:

 


Fiesta Latina - Contribuciones de los hispanos a EE.UU.

Café Impresso (Un espacio digital de opinión)

© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada



Logo de Contacto
<

REPORTAJES ESPECIALES

Hispanos en EE.UU.

¿Por Qué Hay Tantos Hispanos en EE.UU.?

Lejos están los días en que el gobernador de Puerto Rico, Juan Ponce de León, arribó en 1513 a los alrededores de lo que más tarde sería la ciudad de San Agustín, en el estado norteamericano de Florida. Su viaje fue el preludio de una fuerte presencia hispana en el suroeste de Estados Unidos, y finalmente en todo el territorio estadounidense. Más cerca están las olas migratorias latinoamericanas que hoy día pueblan este país desde Los Angeles, San Diego y San José hasta Miami, Dallas, Chicago y Nueva York. Estas últimas obligan a formular una pregunta importante: ¿por qué hay 52 millones de hispanos en Estados Unidos? Nación poderosa y rica, Estados Unidos es una especie de síntesis del cielo y del infierno...

Las Olas Migratorias a Estados Unidos

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Desde la fundación de la misión católica Nombre de Dios, en San Agustín, Florida, en 1565, y la llegada de los llamados Peregrinos en 1620 hasta nuestros días, Estados Unidos ha experimentado olas migratorias sucesivas que han fortalecido el concepto de que éste es un país de inmigrantes.

Los Hispanos se Triplicarán
hacia 2050 en EE.UU.


Hacia mediados de este siglo XXI, la población blanca de Estados Unidos ya no será mayoría en esta nación, según la Oficina del Censo del gobierno norteamericano. El cambio se producirá antes de lo anticipacido, dicen las autoridades, y la población hispana se triplicará.

La Comunidad Mexicana
en Estados Unidos

Luz María Escamilla llegó a Estados Unidos en 1980 con siete meses de embarazo de su segunda hija. Es originaria de Guanajuato, México, y antes de venir había estudiado un año administración de empresas en la Universidad de Michoacán.

Presencia Centroamericana

Los últimos años de la Guerra Fría atraparon en fuego cruzado a muchos países del mundo. América Central, con la equilibrada excepción de Costa Rica, fue igualmente presa de aquella confrontación que protagonizaban por un lado Estados Unidos, democrático y capitalista, y por el otro la Unión Soviética, dictatorial y comunista.

Cubanos en Estados Unidos

Cuando Roberto Goizueta fue nombrado presidente y director ejecutivo de la Coca-Cola en 1981, los cubanos radicados en Estados Unidos lo asumieron como un símbolo del éxito empresarial de su comunidad, en el país más poderoso del mundo.

Colombianos en Estados Unidos

Shakira, Juanes, Kike Santander, Sofia Vergara, Patricia Janiot y Más

Hijo de un asesor importante de la Organización de Estados Americanos (OEA) y nieto de un embajador de Colombia en Estados Unidos, Dan Restrepo pensó que el peso de sus ancestros no le permitía mucho margen para abrirse paso en la carrera política. No fue así. Hoy día es el director para asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama y asesor especial del mandatario estadounidense.

Eva Mendes, Más de una Década en Hollywood

La actriz cubanoamericana Eva Mendes es hoy día una de las intérpretes más populares del cine de Hollwyood. Entre sus filmes más conocidos están 2 Fast 2 Furious, Hitch, Training Day, We Own the Night and The Spirit. De padres cubanos, Mendes nació en Miami, Florida, el 5 de marzo de 1974, pero creció en Los Angeles.