La Otra Reforma Migratoria en Tiempo y Espacio
Portada - Latinos - Espectáculos - Ciencia y Salud- Tecnología - Inmigración - - Comida Latina - Humor - Arte y Cultura - Café Impresso - Fiesta Latina

Firma de la reforma migratoria de 1986.


El entonces presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, firma el Acta de Control y Reforma Migratoria de 1986.
(Foto: Biblioteca Presidencial Ronald Reagan).

La Otra Reforma Migratoria en Tiempo y Espacio

Detalles que ayudan a entender el debate actual por un cambio en la leyes de inmigración

JAIME OLIVARES

La mayor y más exhaustiva reforma migratoria de Estados Unidos en los últimos 60 años fue promulgada en 1986, por el presidente Ronald Reagan, y tuvo profundas consecuencias sociales, económicas y demográficas que cambiaron para siempre el tejido humano de esta nación.

 

 

Cerca de tres millones de trabajadores indocumentados, en su gran mayoría mexicanos y centroamericanos, legalizaron su permanencia en el país y eventualmente se convirtieron en ciudadanos estadounidenses gracias al Acta de Reforma y Control de Inmigración (IRCA), una ley que fue resultado de un extraordinario compromiso bipartidista en el Congreso, muy difícil de conseguir en el contexto político actual.

Además de la amnistía o legalización, IRCA establecía un sistema de verificación de estatus migratorio en el proceso de contratación de trabajadores, tanto en el sector público como en el privado, y severas sanciones para los empleadores que contrataran indocumentados. La intención de estas provisiones era asegurarse que ningún inmigrante sin papeles pudiera obtener un empleo en el país. De esta manera –se pensaba- el flujo de inmigración ilegal se reduciría casi a cero.

Sin embargo, el sistema fracasó. Los empleadores siguieron contratando indocumentados y el entonces llamado Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) no tenía recursos suficientes como para vigilar y aplicar efectivamente el cumplimiento de la ley.

Muchos de los inmigrantes legalizados mediante IRCA dejaron de trabajar en el campo y se fueron a la ciudad en busca de empleos mejor remunerados y menos agotadores. Un éxodo similar ocurrió en las industrias de la costura y de servicios como hoteles y restaurantes. Esto provocó nuevamente una escasez de mano de obra barata que fue remediada en corto tiempo con más trabajadores indocumentados que siguieron entrando al país en forma sostenida, siguiendo las fluctuaciones del mercado laboral estadounidense.

Los agricultores de California, por ejemplo, preferían arriesgarse a recibir una multa por contratar inmigrantes no autorizados antes que perder sus valiosas cosechas. Además, la mayor parte de los trabajadores locales californianos nunca ha estado dispuesta a laborar en los campos por salarios que son inferiores o similares a lo que recibirían por el seguro de desempleo. ¿Para qué molestarse?

Uno de los pilares básicos de la economía de mercado capitalista libre es la ley de la oferta y demanda. Si los agricultores se vieran obligados a aumentar los sueldos de los campesinos tendrían también que subir el precio de sus productos para obtener una ganancia. Un producto más caro significa perder competitividad frente a frutas o verduras cultivadas en otros países, como sucede ahora con algunas importadas de México o Chile. A la larga, muchos de ellos tendrían que abandonar sus campos porque ya no les resultaría rentable trabajarlos.

Como resultado de estos y otros factores, el número de inmigrantes sin papeles siguió creciendo en forma sostenida y en el 2008 ascendía a unos 12 millones, cuando el demócrata Barack Obama ganó su primera elección presidencial por el apoyo del voto latino que creyó en la promesa de una nueva reforma migratoria. Esta cifra es tres veces superior a la cantidad de extranjeros viviendo ilegalmente en el país que se estimaba existía en 1986, cuando se aprobó IRCA.

Diferentes Realidades Políticas

¿Por qué la legalización de trabajadores indocumentados logró convertirse en realidad durante la presidencia de Reagan y, por el contrario, se ve tan improbable ahora bajo el gobierno de Obama?

Básicamente porque la realidad política actual es muy diferente.

El tema de reforma migratoria siempre ha sido una bandera del partido demócrata, que en 1986 tenía el control de la Cámara de Representantes aunque los republicanos contaban con una exigua mayoría en el Senado.

Desde el comienzo, IRCA fue un proyecto de ley tramitado en forma bipartidista que tuvo un largo proceso de negociaciones y varias versiones diferentes. El proyecto final, patrocinado conjuntamente por el senador republicano Alan Simpson, de Wyoming, y el congresista demócrata Romano Mazzoli, de Kentucky, fue aprobado por una votación de 238-173 en la Cámara de Representantes y de 63-24 en el Senado.

El presidente Reagan, un ex actor de Hollywood que vivió la mayor parte de su vida en California y llegó ser gobernador de ese estado, estaba muy familiarizado con la mano de obra indocumentada y apoyaba una regularización controlada de la situación de los trabajadores inmigrantes. Su liderazgo fue determinante para conseguir el apoyo de muchos republicanos que se mostraban reticentes a votar por una amnistía migratoria.

Para el presidente demócrata, Barack Obama, las condiciones políticas han sido bastante adversas. Desde su primer mandato prometió una reforma integral a las leyes de inmigración que incluyera una vía hacia la obtención de la ciudadanía, pero se encontró con una intransigente y férrea oposición del GOP, que ahora controla la Cámara Baja.

En junio del 2013, un proyecto bipartidista de reforma integral del sistema migratorio (S. 744) fue aprobado en el Senado. Aunque mucho más estricto y limitado que IRCA, jamás llegó a ser considerado en la Cámara de Representantes debido a que su presidente, el republicano John Boehner, alegó que no había suficiente apoyo entre los congresistas de su partido.

La aparición del ultraconservador Tea Party, las nuevas tendencias demográficas y electorales, y el aparente fracaso de IRCA por controlar la inmigración ilegal inclinó a los republicanos hacia una posición más radical, nacionalista y antiinmigrante.

En 1986 la población hispana se calculaba en más de 19 millones, un 8% del total de habitantes del país (240 millones). Para el 2012, cuando Obama ganó la reelección, el número de latinos había aumentado a 52 millones y representaban el 16.4% del total. Un impactante crecimiento de más de 33 millones en 26 años. Los expertos en demografía estiman que para el 2050 los hispanos pueden llegar a constituir el 25% de la población estadounidense. En California ya es el grupo étnico más numeroso.

Pese a que el incremento de electores hispanos no ha tenido una evolución tan acelerada como su importancia demográfica, es un hecho que el voto latino es cada día más determinante en elecciones locales, estatales y nacionales. Y ese voto ha favorecido predominantemente a los demócratas.

El Temor Republicano

Ese crecimiento de los hispanos y otras minorías es lo que más preocupa a los republicanos del ala conservadora.

Por una parte, temen que su poder político se vea disminuido por el avance del voto latino. Por otra, algunos aseguran que los inmigrantes están cambiando y “debilitando” los valores culturales y morales de esta nación.

Varios de ellos culpan a la legalización de indocumentados promulgada por Reagan en 1986, de ser el factor decisivo en las sucesivas derrotas electorales en las presidenciales del 2008 y 2012. Aseguran que esos inmigrantes nacionalizados y sus descendientes nacidos aquí le dieron el margen necesario a Obama para triunfar.

Y puede que tengan razón.

En la más reciente de esas elecciones, la del 2012, los votantes sufragaron siguiendo claramente líneas étnicas. Sólo el 39% de los electores blancos votaron por Obama, comparado con el 93% de los afroamericanos, el 71% de los hispanos y el 73% de los asiáticos, cuyo voto acumulado le dio un segundo mandato al primer presidente no blanco en la historia de Estados Unidos.

No se puede dejar de mencionar que ciertas actitudes hostiles o indiferentes hacia los inmigrantes del candidato republicano en dichas elecciones, Mitt Romney, ahuyentaron a potenciales partidarios y contribuyeron substancialmente a su derrota.

También es necesario tomar en cuenta que el voto latino no es monolítico. Aún cuando hay una clara preferencia de los hispanos hacia candidatos demócratas, existen excepciones notables como las presidenciales del 2004, cuando George W. Bush ganó la reelección con el 44% de los sufragios latinos.

Se puede argüir que se trató de “una campaña del miedo” en la que Bush utilizó el temor desatado por los atentados del 9/11 para convencer a los electores que era el único capaz de derrotar el terrorismo. Pero este argumento no cambia el hecho de que una cantidad sin precedente de latinos votaron por el presidente republicano.

La población y el voto latino y de otras minorías seguirán aumentando en las próximas décadas y serán cada vez más indispensable para candidatos de cualquier raza o grupo étnico que pretendan ganar una elección. Un detalle interesante es que, desde hace unos años, el crecimiento demográfico latino en el país se debe mayormente a nacimientos y no a la inmigración como sucedía antes.

Aunque no se concrete una nueva reforma migratoria, el impacto de IRCA, la mayor tasa de natalidad de los hispanos y la continua necesidad de inmigrantes para suplir las demandas laborales de una economía que necesita crecer constantemente para subsistir, ya han cambiado para siempre la fisonomía de la nación.

Cifras recopiladas por el centro investigativo Pew Research Center y publicadas en el libro The Next America, señalan que la población del país era 85% blanca en 1960 y proyectan que cien años más tarde, para el 2060, ese porcentaje se reducirá al 43%.

¿Cómo evolucionará el contexto político en una sociedad donde los blancos serán una minoría más? Nuestros hijos y nietos serán protagonistas y constructores de ese cambio y lo sabrán por experiencia directa.

(Jaime E. Olivares es periodista con base en Los Ángeles. Durante cerca de dos décadas integró el cuerpo de editores del diario La Opinión de esa ciudad. En 1986, trabajó exhaustivamente en la cobertura de la reforma migratoria de aquel momento para el diario Noticias del Mundo).

Para enviar un mensaje a ContactoMagazine.com

Más sobre Inmigración y Reforma Migratoria

Arte, Cultura, Libros

Música, Cine, Festivales y Eventos Especiales




© Contacto Magazine




Portada de ContactoMagazine.com
© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada








Joven asesinada en Caracas

Venezuela y Cuba en la Encrucijada

Con un modelo económico, político y social agotado casi una década antes de que Hugo Chávez fuera elegido presidente de Venezuela en 1998, el actual gobierno de Nicolás Maduro tiene ante sí enormes desafíos que no se podrán superar con discursos incendiarios, censuras, procesos judiciales amañados, ni consejos de los asesores de la dictadura cubana, la más larga, represiva e inútil que haya tenido el Hemisferio Occidental.

¿Por Qué Hay Tantos Hispanos en EE.UU.?

Lejos están los días en que el gobernador de Puerto Rico, Juan Ponce de León, arribó en 1513 a los alrededores de lo que más tarde sería la ciudad de San Agustín, en el estado norteamericano de Florida. Su viaje fue el preludio de una fuerte presencia hispana en el suroeste de Estados Unidos, y finalmente en todo el territorio estadounidense. Más cerca están las olas migratorias latinoamericanas que hoy día pueblan este país desde Los Angeles, San Diego y San José hasta Miami, Dallas, Chicago y Nueva York. Estas últimas obligan a formular una pregunta importante: ¿por qué hay 52 millones de hispanos en Estados Unidos? Nación poderosa y rica, Estados Unidos es una especie de síntesis del cielo y del infierno...

Las Olas Migratorias a Estados Unidos

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Desde la fundación de la misión católica Nombre de Dios, en San Agustín, Florida, en 1565, y la llegada de los llamados Peregrinos en 1620 hasta nuestros días, Estados Unidos ha experimentado olas migratorias sucesivas que han fortalecido el concepto de que éste es un país de inmigrantes.

Los Hispanos se Triplicarán
hacia 2050 en EE.UU.


Hacia mediados de este siglo XXI, la población blanca de Estados Unidos ya no será mayoría en esta nación, según la Oficina del Censo del gobierno norteamericano. El cambio se producirá antes de lo anticipacido, dicen las autoridades, y la población hispana se triplicará.

La Comunidad Mexicana
en Estados Unidos

Luz María Escamilla llegó a Estados Unidos en 1980 con siete meses de embarazo de su segunda hija. Es originaria de Guanajuato, México, y antes de venir había estudiado un año administración de empresas en la Universidad de Michoacán.

Presencia Centroamericana

Los últimos años de la Guerra Fría atraparon en fuego cruzado a muchos países del mundo. América Central, con la equilibrada excepción de Costa Rica, fue igualmente presa de aquella confrontación que protagonizaban por un lado Estados Unidos, democrático y capitalista, y por el otro la Unión Soviética, dictatorial y comunista.

Cubanos en Estados Unidos

Cuando Roberto Goizueta fue nombrado presidente y director ejecutivo de la Coca-Cola en 1981, los cubanos radicados en Estados Unidos lo asumieron como un símbolo del éxito empresarial de su comunidad, en el país más poderoso del mundo.

Colombianos en Estados Unidos

Shakira, Juanes, Kike Santander, Sofia Vergara, Patricia Janiot y Más

Hijo de un asesor importante de la Organización de Estados Americanos (OEA) y nieto de un embajador de Colombia en Estados Unidos, Dan Restrepo pensó que el peso de sus ancestros no le permitía mucho margen para abrirse paso en la carrera política. No fue así. Hoy día es el director para asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama y asesor especial del mandatario estadounidense.

Eva Mendes, Más de una Década en Hollywood

La actriz cubanoamericana Eva Mendes es hoy día una de las intérpretes más populares del cine de Hollwyood. Entre sus filmes más conocidos están 2 Fast 2 Furious, Hitch, Training Day, We Own the Night and The Spirit. De padres cubanos, Mendes nació en Miami, Florida, el 5 de marzo de 1974, pero creció en Los Angeles.