Raúl Castro, el Dictador ‘Bueno’


Cumbre de las Américas 2012 en Cartagena, Colombia.

Raúl Castro, el Dictador ‘Bueno’

ROBERTO ALVAREZ QUIÑONES

La anunciada participación del general Raúl Castro en la Cumbre de las Américas, a celebrarse en Panamá en abril próximo, sentará un pésimo precedente en las relaciones interamericanas del aún joven siglo XXI.

Será fatal porque dejará consagrada la Doctrina Insulza, que sin haber sido aprobada formalmente de hecho está vigente en la Organización de Estados Americanos (OEA) y se basa en la concepción izquierdista de que hay dictadores malos y buenos, en dependencia de la bandera ideológica que abrace el caudillo en cuestión y de si éste logra o no perpetuarse en el poder.

Según el actual secretario general de esa entidad continental, el socialista chileno José Miguel Insulza, si un “hombre fuerte” es de izquierda y se mantiene en el poder contra viento y marea es un presidente con todas las de la ley que merece el respeto de su pueblo y de la comunidad mundial, y al que se le concede además la gracia de transferir legitimidad a quien él se le antoje, cual monarca absoluto del siglo XVIII.

Este aporte a las ciencias políticas modernas lo enunció Insulza en Lima, Perú, el 13 de febrero de 2007, cuando dijo a los medios de comunicación: “Fidel Castro es un líder carismático que ha marcado medio siglo de la vida hemisférica... y esa personalidad ha terminado por imponer como legítimo dentro del hemisferio o dentro de América Latina un régimen como el que hoy día tiene Cuba".

O sea, según el alto funcionario regional ya no importa si un jefe de Estado ha sido electo en las urnas, o toma el poder por su cuenta a sangre y fuego. Si el autócrata se autoproclama de izquierda, jura ser “defensor de los oprimidos”, y se perpetúa en el poder es un presidente tan auténtico como si hubiese sido electo democráticamente, ya que el tiempo y el carisma personal son "fuentes de legitimidad.

En virtud de esta singular doctrina interamericana Fidel ungió a su hermano Raúl como Jefe de Estado, sin consultarle al pueblo soberano. La OEA le dio su aprobación y ahora está cortejando al nuevo caudillo para que se integre al concierto de naciones democráticas del continente.

A Insulza hay que preguntarle que si el tiempo prolongado en el poder "bendice" a un gobernante aunque nunca haya sido electo, por qué no fue legítima nunca –ni agasajada-- la dinastía de los Somoza en Nicaragua, que con 43 años (1936-1979) también marcó casi "medio siglo de la vida hemisférica". Tampoco lo fueron la dictadura de 35 años de Alfredo Stroessner (1954-1989) en Paraguay, o los 31 años del tirano Rafael Leónidas Trujillo en República Dominicana (1930-1961), o la dinastía de 29 de años de los Duvalier en Haití (1957-1986).

¿Y por qué Augusto Pinochet recibe el trato de ex dictador por parte de los políticos y los medios de comunicación, y Fidel Castro es el ex presidente de Cuba? ¿En qué proceso electoral fue elegido él, y luego su hermano menor?

Y a propósito de Pinochet, ¿puede creer alguien que Raúl Castro, o su candidato, obtendría en un plebiscito en Cuba el 43% de los votos que logró el dictador chileno en el referéndum realizado en el país austral en 1988? ¿Podría obtener más de un 5%?

Razones ideológicas

Los Somoza, Trujillo, Batista, los Duvalier, Jorge Rafael Videla, Marcos Pérez Jiménez, Juan Carlos Onganía, José M. Velasco Ibarra, Humberto Castelo Branco, Juan María Bordaberry, Alfredo Ovando, Juan Vicente Gómez, Porfirio Díaz, Carlos Castillo Armas, Gustavo Rojas Pinilla, o Leopoldo Galtieri figuran históricamente como lo que fueron, dictadores. ¿Por qué no los Castro?

Está claro que son razones ideológicas y políticas la que explican ese trato diferente y privilegiado a los dos autócratas cubanos que propugna la OEA y que hasta el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de hecho ha aceptado.

La Doctrina Insulza obviamente no surgió de la nada. Tiene sus antecedentes. Por ejemplo, el sandinista Daniel Ortega, una vez derrocado Somoza en julio de 1979 se mantuvo en el poder por la fuerza hasta 1990, con apoyo soviético y cubano. En sus 11 años de régimen militar nunca Ortega fue tratado por la OEA como un dictador.

En Panamá, en 1968 el coronel nacionalista Omar Torrijos dio un golpe de estado junto con otros militares que derrocó al presidente constitucional Arnulfo Arias Madrid. Torrijos disolvió los partidos políticos, se autoascendió a general, asumió poderes absolutos con el título de “Líder Máximo de la Revolución”, y se mantuvo en el poder hasta su muerte en un accidente de aviación en 1981. Jamás fue considerado dictador en esos 13 años.

Tampoco fue calificado de dictador el general Juan Velasco Alvarado, quien en 1968 encabezó en Perú un golpe militar contra el presidente Fernando Belaunde, democráticamente elegido, e instaló una dictadura militar nacionalista de izquierda que gobernó hasta 1975.

Ni Insulza ni la OEA como institución tampoco han hecho nada ante la demolición de la democracia y la violación de los derechos humanos en Venezuela, por parte de la mafia chavista que encabeza Nicolás Maduro, que con la reciente detención brutal del alcalde mayor de Caracas, Antonio Ledezma, acaba de mostrar claramente sus credenciales como dictadura militar de izquierda.

Es bueno recordar que la figura del dictador fue creada en la antigua república de Roma, hace 2.500 años, cuando en situaciones de extrema gravedad los cónsules, por orden del Senado, nombraban a un “dictator” que asumía todos los poderes por seis meses, hasta el restablecimiento de la normalidad. En el siglo XIX, al surgir las democracias modernas el término dictador volvió a la palestra para designar a todo jefe de gobierno que ejerce el poder “manu militari” de forma absoluta haciendo trizas el principio enunciado por el barón de Montesquieu (siglo XVIII) de la independencia de los poderes públicos. Y eso es exactamente lo que hace Raúl Castro.

El falso ‘encanto’ castrista

Aunque la próxima Cumbre de las Américas exprese lo contrario, lo cierto es que la dicotomía entre dictadores buenos y dictadores malos es una aberración ideológica y puro populismo caudillista, ese azote que tanto daño ha causado en Latinoamérica.

No hay líderes mesiánicos por derecho divino con la misión histórica de guiar a sus pueblos, como alegan los líderes populistas. Hoy las naciones ya no necesitan héroes o “iluminados”, sino instituciones sólidas que permitan el ejercicio pleno de la voluntad popular de elegir libremente a sus gobernantes y que estos sean servidores del pueblo, y no al revés.

Además, ninguno de los mandatarios que asistirá a la Cumbre de las Américas en Panamá desea para su país un régimen totalitario como el castrista. En eso consiste la hipocresía del "encanto" que ejercen los hermanos Castro, luego de haber convertido en ruinas, y en cárcel gigante, a la otrora próspera Cuba.

En fin, no hay dictadores buenos y malos, sino sólo dictadores, y punto. Quien gobierna por la fuerza y no se somete al escrutinio popular, sea de derecha o de izquierda, no se diferencia mucho de Iván el Terrible, o de Calígula.

Como dijo Simón Bolívar, “huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes: es un país de esclavos”.

(Alvarez Quiñones es escritor y periodista radicado en el sur de California. Durante más de tres décadas ha seguido el curso de la economía mundial. Es un experto en asuntos latinoamericanos con énfasis en temas cubanos).

Para compartir este artículo:



Arte y Cultura

Más sobre Inmigración y Reforma Migratoria

Café Impresso - El Valor de la Palabra en la Nueva Era de la Comunicación Social

Quiénes Leen Más, Dónde se Lee Menos, Quién Entiende Mejor lo que

Lee

Tecnología - Redes Sociales, Teléfonos Inteligentes, Internet

EE.UU.: Los Hispanos Abrazan la Tecnología Digital

El Legado Hispano en Estados Unidos

Latinos en el Cine y la TV de Hollywood

Música, Cine, Festivales, Eventos Especiales

Más de $60 Mil Millones en Remesas para América Latina

Para enviar un mensaje a ContactoMagazine.com

Más sobre los Latinos en Estados Unidos

 


Portada de ContactoMagazine.com


© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada














Ciberguerras

Alerta ante el Peligro de las Ciberguerras

La informática se está convirtiendo poco a poco en un arma peligrosa, y las guerras del futuro ya se están librando a ciertos niveles en el espacio cibernético. El secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, informó que el Pentágono está dándole una importancia significativa a su unidad de ciberguerras con el propósito de frenar cualquier ataque extranjero contra sus redes e infraestructura.

Muchos se preguntan si se puede predecir un terremoto.

¿Se Puede Predecir un Terremoto?

Desde hace años los californianos esperan un devastador terremoto de más de ocho grados en la escala de Richter, que ha sido bautizado antes de llegar con el nombre de "El Grande" (The Big One). Muchos creen que cuando ello ocurra, California podría quedar dividida en dos, con la región que corre sobre las costas del Pacífico posiblemente convertida en una isla. ¿Exageración?

Sector financiero de Nueva York.

¿Un Sustituto para Estados Unidos?

• Un Estudio de Inteligencia Militar Señala que la Economía de China Superará a la de EE.UU. antes de 2030.

• Si Bien el Poder Económico, Tecnológico y Militar de Washington es Asombroso, su Enorme Deuda Pone los Pelos de Punta.

• Analistas de Ideas Contrarias como Carlos A. Montaner, Noam Chomsky y Roberto Alvarez Quiñones No Ven un Competidor para EE.UU.

Las dantescas imágenes del derrumbe de las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York en 2001, las apocalípticas escenas de las guerras de Irak y Afganistán y el estallido de la crisis financiera de 2008 que profundizó el camino hacia la Gran Recesión, así como el impresionante crecimiento económico de China y la enorme deuda pública de Washington son, para muchos, pruebas irrefutables de que Estados Unidos no podrá ser por mucho tiempo más la potencia hegemónica más próspera y poderosa que haya conocido la historia de la humanidad. ¿Será cierto? Y si lo es, ¿qué otro país podría ocupar esa privilegiada posición?

El Congreso de EE.UU. en pleno...

Reforma Migratoria: ¿Por Qué en el 86 Sí?

Durante una larga etapa, el Congreso de Estados Unidos, organizaciones comunitarias, líderes políticos y religiosos, amigos y enemigos, han sido protagonistas de un intenso debate acerca de la posibilidad de cambiar las leyes de inmigración, ante la presencia innegable de 11 millones de extranjeros sin documentos migratorios. En 1986 se aprobó una reforma a las leyes vigentes que permitió la legalización de unos tres millones de inmigrantes indocumentados. En la última década, repetir aquel proceso con éxito, ha sido poco menos que imposible. ¿Por qué aquella vez sí se pudo y ahora el mismo propósito se mantiene en el limbo?