¿Para Qué Sirve la OEA?


Sesión de trabajo de la OEA...

¿Para Qué Sirve la OEA?

ROBERTO ALVAREZ QUIÑONES

“Como cambian los tiempos, Venancio…” decía el pegajoso estribillo de una guaracha de Remberto Becker que cantaba el criollo dúo Los Compadres en Cuba, sobre todo en el programa “Palmas y Cañas” de la TV.

Es ley física, y de vida, “todo cambia, todo fluye, nada permanece”, como ya decía Heráclito en Grecia hace 2,500 años. Lo que pasa es que en política muchas veces los cambios no mejoran las cosas sino que las empeoran. Es lo que ha pasado con la Organización de Estados Americanos (OEA).

Durante décadas Fidel Castro, su aceitado aparato de propaganda, y su coro de la izquierda radical latinoamericana, calificaron a la OEA de “Ministerio de Colonias de Estados Unidos”. Hoy, con gobiernos mayormente en manos de aquella izquierda entonces opositora, todo ha cambiado.

Aquella OEA tan vilipendiada ahora simplemente se niega a actuar porque no quiere tocar ni con el pétalo de una rosa a cualquier gobierno de izquierda aunque viole brutal y masivamente los derechos humanos fundamentales del hombre y provoque crisis humanitarias que involucran a países vecinos.

Nada más elocuente que la derrota política y diplomática de Colombia en su petición de convocar una reunión de cancilleres de la OEA para analizar el atropello criminal del gobierno venezolano –con el burdo pretexto de combatir el contrabando--contra miles de colombianos residentes en la zona fronteriza entre ambas naciones.

La posición más indignante en la reunión del Consejo Permanente celebrada en Ciudad Panamá, pedida por Bogotá para convocar un cónclave de cancilleres, fue la abstención de Brasil, país que pretende ser el líder de toda Latinoamérica y miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Panamá igualmente le dio la espalda a su más cercano vecino en lo cultural e histórico.

El gobierno presidido por la ex guerrillera guevarista Dilma Rousseff lejos de respaldar la justa demanda de la Colombia democrática –la parte agredida-- , al abstenerse lo que hizo fue apoyar al régimen militar autoritario de Nicolás Maduro, el claro agresor, que está acabando con Venezuela y que quiere provocar un conflicto fronterizo con Colombia para suspender las elecciones legislativas de diciembre próximo.

Además, la inteligencia de Brasil y de los demás países latinoamericanos sabe que seguramente fue Diosdado Cabello, el verdadero hombre fuerte del chavismo, quien obligó a Maduro a cerrar la frontera para proteger al Cartel de los Soles (que según testigos dirige el propio Cabello) de los otros grupos de narcotraficantes que operan en esa zona fronteriza.

Si Brasil o Panamá hubiesen votado a favor de la petición colombiana, como hicieron los gobiernos izquierdistas de Chile, Uruguay, Perú y El Salvador, y otros 13 países de la región, se habrían obtenido los 18 votos necesarios para convocar la reunión de cancilleres.

Colombia necesitaba exponer la crisis humanitaria desatada por la deportación de miles de sus ciudadanos que vivían en el estado venezolano de Táchira. Se estima en unos 11,000 los colombianos que, o han sido deportados violentamente, o han abandonado el país trasladando a pie, como pueden, con niños y ancianos, algunas pocas pertenencias, y sin tener a dónde ir para vivir.

Las viviendas de las familias deportadas, sacadas a la fuerza de sus hogares, han sido demolidas con equipos pesados, luego de ser marcadas como hacían los nazis con las residencias de los judíos. Algo insólito.

Compadrazgo y sumisión

Pero el compadrazgo político-ideológica en algunos casos, y la sumisión total a Caracas para poder seguir recibiendo petróleo casi gratuito, como ocurre con Nicaragua y la mayoría de las islas del Caribe, prevalecieron. Y la OEA, ya muy devaluada según sus propios estatutos, se ha desentendido del asunto.

Es muy probable que la abstención clave de Brasil haya sido sugerida por los hermanos Castro. La Habana puede haber persuadido a su gran aliado político de Brasilia de no votar en favor de Colombia, sino abstenerse, que de hecho equivalía a apoyar a Venezuela, el mecenas que mantiene a flote la economía cubana.

Con respecto a Panamá vale recordar que en julio pasado la canciller panameña, Isabel De Saint Malo, anunció que su gobierno aceptaba la propuesta venezolana de pagar con petróleo y gas natural la deuda de $1,013 millones tiene Venezuela con empresas panameñas por compras de mercancías y de boletos de avión (sólo a Copa Airlines, la aerolínea panameña, Venezuela le debe $478 millones). El régimen chavista pudo haberle advertido al presidente Juan Carlos Varela que si favorecía a Colombia en la votación Panamá no cobraría la deuda. Como habría dicho Vito Corleone, era una oferta imposible de rechazar.

En fin, se aprecia muy nítidamente que la OEA de hecho ha sido secuestrada sobre todo por Caracas y su clientelismo político y económico. Pese a la crisis financiera que sufre, el régimen chavista continúa regalando petróleo a los países del Caribe, con lo cual compra lealtades decisivas. Por eso, con excepción de Jamaica, Santa Lucía y Barbados, que votaron con Colombia, los otros 9 países caribeños se abstuvieron, incluyendo República Dominicana; y Haití fue más allá y se sumó a los 4 votos en contra emitidos por los países del Alba.

No obstante, vale destacar que cuatro países con gobiernos de izquierda (Chile, Perú, Uruguay y El Salvador) votaron a favor de Colombia. Le dijeron a la mafia que hoy desgobierna Venezuela que ha ido ya demasiado lejos.

Lo que no es coherente es que esos mismos cuatro gobiernos, y los demás que hoy dominan la OEA, insistan en que regrese a dicha entidad interamericana la única y más larga dictadura militar del continente, que comandada aún por los Castro conforma el régimen más antidemocrático y violador de los derechos fundamentales del ser humano en toda la historia de las Américas.
¿No sería más justo que expresaran sus buenos deseos de que haya elecciones verdaderas en Cuba y que el pueblo elija al fin a sus gobernantes, como exige la Carta Democrática Interamericana de la OEA?

En Cuba no hay elecciones libres desde 1948, record absoluto en Occidente. Pero esos gobiernos de izquierda lograron que el dictador Raúl Castro acudiera a la última Cumbre de las Américas celebrada también en Panamá en abril pasado. El general cubano no sólo se sentó en la misma mesa que los mandatarios elegidos en las urnas democráticamente, sino que fue la vedette de la cumbre, y resultó de hecho agasajado hasta por el mismísimo presidente de Estados Unidos.

Es cierto, los tiempos cambian, pero ¿para qué sirve esa OEA tan cambiada? O más exactamente ¿a quién sirve?

En resumen, el rechazo a evaluar la crisis humanitaria provocada por el gobierno chavista en la frontera colombo-venezolana es sólo la más reciente evidencia de que hoy por hoy la OEA es una vergüenza continental.

(Alvarez Quiñones es periodista y escritor radicado en el sur de California. Durante más de tres décadas ha escrito sobre el curso de la economía mundial y temas de política internacional para diversos medios de comunicación. Es un especialista en asuntos cubanos)

Para compartir este artículo:







Música, Cine, Festivales, Eventos Especiales

Tecnología - Redes Sociales, Teléfonos Inteligentes, Internet

EE.UU.: Los Hispanos Abrazan la Tecnología Digital

El Legado Hispano en Estados Unidos

Para enviar un mensaje a ContactoMagazine.com

Más sobre los Latinos en Estados Unidos

 


Portada de ContactoMagazine.com


© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada








 



Ciberguerras

Alerta ante el Peligro de las Ciberguerras

La informática se está convirtiendo poco a poco en un arma peligrosa, y las guerras del futuro ya se están librando a ciertos niveles en el espacio cibernético. El secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, informó que el Pentágono está dándole una importancia significativa a su unidad de ciberguerras con el propósito de frenar cualquier ataque extranjero contra sus redes e infraestructura.

Muchos se preguntan si se puede predecir un terremoto.

¿Se Puede Predecir un Terremoto?

Desde hace años los californianos esperan un devastador terremoto de más de ocho grados en la escala de Richter, que ha sido bautizado antes de llegar con el nombre de "El Grande" (The Big One). Muchos creen que cuando ello ocurra, California podría quedar dividida en dos, con la región que corre sobre las costas del Pacífico posiblemente convertida en una isla. ¿Exageración?



Sector financiero de Nueva York.

¿Un Sustituto para Estados Unidos?

• Un Estudio de Inteligencia Militar Señala que la Economía de China Superará a la de EE.UU. antes de 2030.

• Si Bien el Poder Económico, Tecnológico y Militar de Washington es Asombroso, su Enorme Deuda Pone los Pelos de Punta.

• Analistas de Ideas Contrarias como Carlos A. Montaner, Noam Chomsky y Roberto Alvarez Quiñones No Ven un Competidor para EE.UU.

Las dantescas imágenes del derrumbe de las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York en 2001, las apocalípticas escenas de las guerras de Irak y Afganistán y el estallido de la crisis financiera de 2008 que profundizó el camino hacia la Gran Recesión, así como el impresionante crecimiento económico de China y la enorme deuda pública de Washington son, para muchos, pruebas irrefutables de que Estados Unidos no podrá ser por mucho tiempo más la potencia hegemónica más próspera y poderosa que haya conocido la historia de la humanidad. ¿Será cierto? Y si lo es, ¿qué otro país podría ocupar esa privilegiada posición?

El Congreso de EE.UU. en pleno...

Reforma Migratoria: ¿Por Qué en el 86 Sí?

Durante una larga etapa, el Congreso de Estados Unidos, organizaciones comunitarias, líderes políticos y religiosos, amigos y enemigos, han sido protagonistas de un intenso debate acerca de la posibilidad de cambiar las leyes de inmigración, ante la presencia innegable de 11 millones de extranjeros sin documentos migratorios. En 1986 se aprobó una reforma a las leyes vigentes que permitió la legalización de unos tres millones de inmigrantes indocumentados. En la última década, repetir aquel proceso con éxito, ha sido poco menos que imposible. ¿Por qué aquella vez sí se pudo y ahora el mismo propósito se mantiene en el limbo?