Empleados del diario La Opinión...

Equipo actual de La Opinión en la despedida de los periodistas Henrik Rehbinder, que trabajó durante 30 años en el diario, y Josep Parera, que permaneció en el mismo durante una década. (La Opinión/Facebook).




Logo de Contacto

La Opinión, 90 Años de Historia

• Es el diario más antiguo de la costa oeste y el de mayor circulación en Estados Unidos, en español, símbolo de unidad cultural, histórica y comunitaria.

• Deportaciones de inmigrantes, nuevas leyes migratorias, la lucha por los derechos civiles, la Segunda Guerra Mundial, la guerra de Vietnam, terremotos, dictaduras y rebeliones han estado en las páginas del rotativo desde la segunda mitad de los años 20 del siglo pasado.

• En los últimos tiempos, la revolución tecnológica, la Gran Recesión y no pocas decisiones corporativas controversiales, que abundan en la nueva economía, han atrapado al periódico en lo que podría ser un callejón sin salida.

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Corría el año de 1926 en el que Ernest Hemingway publicó su novela Fiesta, Ramón del Valle Inclán la suya titulada Tirano Banderas y Ricardo Güiraldes dio vida al legendario Don Segundo Sombra; el dictador italiano Benito Mussolini sufría dos atentados, y Adolfo Hitler necesitaría otros siete años para llegar al poder en Alemania. Un mes y tres días antes del suceso periodístico en Los Angeles, California, Fidel Castro nacía en Birán, Cuba, mientras que en México había estallado la Guerra Cristera que dejó un saldo de 250 mil muertos en tres años de hostilidades entre la Iglesia y el Estado. Otros 250 mil mexicanos, la mayoría civiles, huyeron a Estados Unidos.

Reportaje Especial

El inmigrante mexicano Ignacio E. Lozano, que ya era dueño desde 1913 de La Prensa en San Antonio, Texas, Ignacio E. Lozano, fundador de La Opiniónse percató de que el número de sus paisanos en Los Angeles podría sostener un periódico diario en español. Fue así que el 16 de septiembre de 1926, circuló el primer número de La Opinión, que ya cumplió 90 años y es el rotativo más antiguo de la costa oeste y el de mayor circulación en Estados Unidos, en español. La fecha de la fundación coincide con la celebración de la Independencia de México.

“En estos 90 años La Opinión vivió una metamorfosis paralela a la de la población hispanohablante, que con las décadas, primero, se integró al país nuevo y libre y lo llamó propio. Reclamando el terruño como propio germinó la identidad latina, abarcando a los nacidos aquí y a quienes llegaron de México, El Salvador, Nicaragua, Honduras, etc., cada uno con su cultura”, señaló Gabriel Lerner, actual director editorial del diario.

“Y La Opinión fue un ancla, un bastón, fue amigo, aliado, guardia, servidor”, agregó Lerner.

90 años con nuevos desafíos

Por supuesto, La Opinión de la segunda década del siglo XXI ha cambiado notablemente si se compara con las voluminosas ediciones de años anteriores, preparadas en una sala de redacción colmada de reporteros, fotógrafos, editores, diseñadores, correctores de estilo y de prueba. La era digital, producto de una revolución tecnológica trastornada por el estallido de la Gran Recesión en 2008, produjo cambios en todo el planeta. La Opinión, que ahora compite también en internet con otros medios formidables, no ha sido la excepción.

“Son momentos tensos para la prensa escrita en todo el país. Durante la Gran Recesión, varios medios impresos cerraron; otros disminuyeron su frecuencia; otros a su vez se convirtieron en “digital only”, Gabriel Lerner, director editorial de La Opinión. quizás pensando que con la reducción de los gastos que implica la impresión y distribución alcanzaría. No es así: estamos hablando de mundos diferentes”, comenta Lerner, un apasionado de la vida digital, consciente de los nuevos desafíos.

Solamente en Estados Unidos, más de 20 mil periodistas perdieron sus empleos durante la Gran Recesión, y según el Estado de los Medios del Centro de Investigación Pew los periódicos diarios norteamericanos perdieron el 49% de sus ingresos y más del 30% de las audiencias abandonaron los medios de su preferencia en las plataformas tradicionales, insatisfechas con la oferta de éstos. Importantes instituciones periodísticas como el Rocky Mountain News y el Tucson Citizen cerraron sus puertas para siempre. El legendario Christian Science Monitor y el emblemático Seattle Post Intelligencer pasaron únicamente a la esfera digital.

Según la Oficina de Publicidad Interactiva (IAB, por sus siglas en inglés), la inversión en publicidad en internet en Estados Unidos fue de 59 mil 600 millones de dólares en 2015, mientras que otros expertos en marketing digital aseguran que aproximadamente el 70% de ese dinero fue a a manos de Google y Facebook. La publicidad en video en internet, de acuerdo con la IAB, aumentó en 2015 un 30%, para un total de cuatro mil 200 millones de dólares.

“La verdad es que no hay una panacea, no existe una solución demostrada y todos luchan contra la caída de circulación, de publicidad y la proliferación de medios digitales que compiten por la atención”, subraya Lerner ante la nueva experiencia que viven los medios.

El peligro de caer de rodillas al saber que el público de hoy tiene a su alcance miles de medios en internet, pero cuenta con las mismas ocho horas de ocio que tenía antes, se convierte en un dolor de cabeza difícil de aliviar.

“Una víctima ahí, cuando merman los recursos, es el cuidado por la calidad periodística. Un peligro es perder de vista la conciencia de quién es tu público. Y otro peor es olvidar para qué existes como medio. Esos son lo que aquí llaman “challenges”, señala Lerner.

“En el canto de sirena del aluvión de publicaciones trendy, sexy, clicky y virales debemos maniobrar incesantemente para seguir siendo relevantes”, puntualiza.

Si bien “no hay una panacea”, ni “existe una solución demostrada”, Lerner, quien antes de ocupar el cargo de director editorial había sido editor de la versión en español Voces del Huffington Post y había incursionado en internet por cuenta propia con su HispanicLA.com, cree que La Opinión aun tiene futuro.

“Hay algunas características que nos separan y definen. Una es que la penetración del celular como fuente de la información y del internet como sitio de lectura entre nuestra gente es menor: el diario hecho de papel, que se compra en una esquina y se dobla en dos y se lee en el bus camino al trabajo sigue siendo relevante”, considera el editor refiriéndose al público de La Opinión.

“Otra es que por idioma, por trayectoria, por destino, llegamos a gente de menores ingresos. A ellos nos debemos. Nos da la oportunidad de servirlos, sí, pero también la responsabilidad de acompañarlos, la obligación de quedarnos a su lado, el deseo de servirlos. Somos de ellos. Y por el idioma nos define que somos su herramienta de integración y conocimiento así como de contacto con el origen, pero en tanto sigan usando el español para la comunicación. En inglés ya no”, toma nota el periodista.

La circulación de La Opinión ha disminuido de unos 125 mil ejemplares diarios a poco menos de 50 mil de lunes a viernes en 2015, según el Estado de los Medios 2016 del Centro de Investigación Pew, afirmación basada en datos de la firma auditora Alliance for Audited Media. La sala de redacción, que hasta principios de este siglo superaba los 100 profesionales, ha quedado actualmente en menos de 30.

“Entonces, mientras que tenemos la obligación de mantener a los lectores “antiguos”, tenemos la necesidad de adquirir nuevos”, concluye Lerner.

El diario y la comunidad

Actualmente, en todo el vasto territorio de Estados Unidos, viven 57 millones de hispanos con un poder adquisitivo que supera la astronómica cifra de un billón y medio (trillions, en inglés) de dólares. De ese total de habitantes, 27.3 millones tienen derecho al voto. Más de 40 millones navegan por internet, según la Oficina del Censo de este país, la cual también indica que entre 2007 y 2014, el número de latinos inmigrantes aumentó de 18 millones a 19.3 millones. El resto nació en Estados Unidos.

En junio de 2015, la misma oficina informó que la población latina de California había llegado a 15 millones de personas, superando ligeramente a la de los blancos no hispanos. Hay zonas del sur de California donde la presencia latina es abrumadora. El 97% de los habitantes del histórico bastión chicano del Este de Los Angeles es hispano. En Santa Ana, condado de Orange, los latinos componen el 78.2% de la población.

Cifras del censo más reciente también indican que los mexicanos conforman el 79% de los hispanos que residen en el área metropolitana de Los Angeles, territorio donde circula mayormente la edición impresa de La Opinión.

“Hace años, la entonces cónsul general de México en Los Ángeles ofreció visitarnos junto con los líderes de los grupos de oriundos de distintos estados mexicanos, en ocasión de otro aniversario de La Opinión. La reunión sirvió para que esos paisanos, uno tras otro, se levantaran para felicitarnos, agradecernos y contarnos por qué leen el diario. Y uno tras otro nos explicaron que era porque estamos con la comunidad. Porque defendemos a la gente”, narró Lerner.

Gerardo López, Carlos Marcogliese, Fernando Páramo y Raúl Organista.

Gerardo López, cuando era jefe de redacción de La Opinión, de pie Carlos Marcogliese, cronista deportivo, Fernando Páramo, editor y cronista deportivo, y Raúl Organista, editor de primera plana del diario.

Varias generaciones de periodistas han tenido la oportunidad de ser parte de ese histórico proceso de integración comunitaria, y de influencia del periódico en diferentes esferas. Uno de ellos fue el ahora retirado J. Gerardo López, quien durante más de tres décadas ocupó importantes puestos de dirección en el rotativo, incluido el de editor ejecutivo. Para López, el trabajo de esos periodistas llegó a niveles inesperados.

“Como institución, La Opinión ha sido una fuente de información confiable y segura para millones de personas que se desempeñan en diferentes capacidades y en todos los ámbitos del quehacer nacional. Ha sido también referente informativo para millares de personas de otras etnias en el país quienes, a través del tiempo, se han acercado a las páginas de La Opinión para enterarse de lo que acontece en la comunidad latina o en América Latina”, destacó López.

“Los hay también lectores de las diferentes latitudes del continente quienes se asoman a La Opinión para saber lo que pasa con sus hermanos de raza en este país”, agregó el ejecutivo que cuando trabajaba en el diario implementó un programa de excelencia periodística, en busca de una calidad superior.

Otros años difíciles

El tema migratorio, con sus episodios felices e ingratos, ha sido si no el centro por lo menos uno de los ejes principales del contenido de La Opinión. Poco después del nacimiento del diario se produjo en Estados Unidos uno de los momentos más difíciles para los inmigrantes. Al estallar la Gran Depresión en 1929, el presidente norteamericano Herbert Hoover ordenó una deportación masiva de mexicanos, para dar mayores oportunidades de trabajo a los estadounidenses.

En 1953 murió Ignacio E. Lozano Sr., fundador del periódico, y asumió la dirección del diario su hijo, Ignacio E. Lozano Jr., graduado de periodismo de la Universidad Notre Dame. Un año después, el presidente Dwight D. Eisenhower puso en marcha la llamada “Operación Espalda Mojada (Operation Wetback), que según datos divulgados por Politfact en 2010, llevó a la deportación de un millón 300 mil mexicanos. En medio de la confusión, muchos ciudadanos nacidos en Estados Unidos de origen mexicano fueron enviados a México ilegalmente. Por otra parte, desde 1942, estaba en marcha el llamado “Programa Bracero”, acordado entre los gobiernos de EE.UU. y México, que permitió la entrada de por lo menos cuatro millones de mexicanos para realizar trabajos agrícolas hasta 1964, año en el que el funcionario federal a cargo del programa, Lee G. Williams, lo describió como “una esclavitud legalizada”. La Opinión reflejó estos procesos, antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial y la guerra de Corea, respectivamente.

En 1959, la familia Lozano vendió el diario La Prensa, y concentró sus esfuerzos en La Opinión.

Portada con el Invasor Nocturno

Portada del 31 de agosto de 1985 que identifica a Richard Ramírez, asesino en serie conocido como el Invasor Nocturno, quien cayó en manos de la Policía de Los Angeles ese mismo día.

“Si hablamos de legado, como dejar de lado el libro de historia del devenir de la comunidad latina en este país en el que se ha convertido La Opinión. Los eventos más importantes y trascendentes ocurridos en la comunidad latina desde 1926 hasta la fecha están reseñados en sus páginas. Este es el ejemplo más contundente del legado de un periódico. Basta con consultar el archivo del diario: ese testigo mudo de nuestra historia en este país”, subraya López.

La lucha por los derechos civiles y la guerra de Vietnam, hechos que se desarrollaron a lo largo de las décadas de los años 60 y 70, así como los asesinatos de John F. Kennedy en 1963, de su hermano Robert Kennedy y del líder afroamericano Martin Luther King Jr., ambos en 1968, el viaje del Apollo XI a la Luna en 1969 y numerosos acontecimientos de esos convulsos años, entre ellos los enfrentamientos entre Washington y Moscú durante la Guerra Fría, también ocuparon espacios importantes en las páginas de La Opinión y se encuentran, como otros acontecimientos históricos, registrados en microfilmes.

Hubo momentos contradictorios en el desarrollo del diario. El periodista Rafael Prieto Zartha, que fue reportero y uno de los editores del periódico de 1979 a 1984, recuerda que durante un largo período, a pesar de su nombre, el rotativo no publicaba un editorial; que las secciones nacional, internacional, local, México y otras, no existían, y que las únicas páginas que realmente se diagramaban "eran la portada y la segunda página".

Un período de enriquecimiento de La Opinión ocurrió en la década de los 70 rumbo a los 80, cuando la jefatura de redacción estaba a cargo del maestro Armando Guerra. La circulación saltó de 18 mil a 65 mil ejemplares diarios y el cuerpo del periódico pasó de 12 páginas diarias a 30.

Aun así muchas personas pensaban que con la asimilación a la cultura norteamericana y el aprendizaje del inglés, los inmigrantes y las nuevas generaciones de hispanos, no se interesarían por los medios en español.

Explosión migratoria y resurrección

En el año 1980 se produjeron cambios importantes en todas partes. Ronald Reagan es elegido presidente de Estados Unidos, y la Guerra Fría adquiere un nuevo rostro. Reagan aprieta la tuerca a Moscú con su programa antimisiles conocido como “la guerra de las galaxias”. Desde los años 70, América Latina era cuna de dictaduras militares y Centroamérica se presentaba como el violento escenario de por lo menos tres guerras civiles. Por otra parte, cobró fuerza la lucha contra el narcotráfico que ya penetraba abiertamente a Estados Unidos. Estos factores y una fuerte crisis económica en México provocaron una emigración masiva hacia el norte de mexicanos, salvadoreños, guatemaltecos, nicaragüenses, hondureños y no pocos suramericanos, principalmente hacia Los Angeles. Según el Instituto de Política Migratoria, hacia mediados de la década, vivían en suelo norteamericano unos cinco millones de inmigrantes indocumentados.

En este momento se produjo un crecimiento espontáneo del diario. Los recién llegados necesitaban saber en su idioma lo que estaba pasando a su alrededor, y si habría o no una manera de legalizar su situación migratoria. Finalmente, en 1986, el Congreso aprobó el Acta de Control y Reforma Migratoria, proyecto bipartidista que legalizó a unos tres millones y medio de indocumentados, tras la firma y el apoyo de Reagan.

De acuerdo con López, quien participó activamente en el proceso informativo sobre la reforma, La Opinión ayudó entonces y después a los inmigrantes “a hacerse residentes con su guía sobre la llamada Ley de Legalización de 1986, a hacerse ciudadanos de este país a los que califican y a quienes han hecho desidia por muchos años, a registrarse y votar en las elecciones”.

Desde finales de los años 70, con la llegada al diario de los profesores Sergio Muñoz, quien muy pronto se convertiría en editor ejecutivo durante dos décadas, y Juan José García, La Opinión entró en un proceso de reorganización y búsqueda de una temática y un lenguaje más internacionales. Era importante cubrir los intereses de todas las nacionalidades en un español que todos pudiesen entender. Otros periodistas que ocupaban responsabilidades importantes como el propio López, Raúl Organista y Cruz Alberto Méndez, se sumaron a los cambios.

El trabajo de García fue intenso en materia de enriquecimiento y unidad del lenguaje, durante años. Ese trabajo tuvo felices influencias en el uso del idioma en otros medios hispanos. A García se sumaron después otras figuras no menos importantes como Hugo Valicente, Gabriel Ochoa, el periodista Roberto Alvarez Quiñones y el escritor Manuel Gayol Mecías, hasta llegar a un nutrido y eficiente equipo de editores de estilo y correctores de pruebas.

“Los lectores eran mexicanos y centroamericanos, y queríamos hacer una redacción en español lo más internacionalmente posible. Tratábamos de que la mayor parte de los lectores hispanos, que eran miles de miles, entendieran bien y se identificaran con los escritos de la publicación”, recuerda Gayol Mecías, autor de novelas y ensayos e investigador literario, ahora retirado del periodismo diario pero activo en la literatura y director de la revista cultural PalabrAbierta.com.

“Desde el punto de vista profesional, todo aquello fue bueno, porque nos creaba la necesidad de ser muy capaces con el idioma, y realmente tuvimos (en ese tiempo) un cuerpo de correctores y editores de estilo de excelente calidad, muy profesionales”, agrega el escritor.

A lo largo de su historia, La Opinión ha acumulado más de un centenar de premios profesionales, empresariales y comunitarios. En 2006, la familia Lozano obtuvo el codiciado premio Ortega y Gasset que otorga anualmente el diario español El País. Pero otros muchos como como los de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas y de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos, entre otras instituciones, fueron a manos de periodistas descatados del diario como Pilar Marrero, Maribel Hastings, María Luisa Arredondo y otros más.

Voto latino y posiciones editoriales

“En 1980, los colegas sajones que cubrían la Convención Demócrata en Nueva York, me preguntaban que cuál era el enfoque de mis informaciones. Al saber que eran los latinos, me contestaban: “¿a quién le interesan los votantes latinos? Los políticos saben contar y los latinos no suman”. Nadie entonces hablaba del voto latino, sólo La Opinión. Hoy en día, no hay medio que descuide ese ángulo informativo”, subraya López.

En 2008 se tomó conciencia de la importancia de los votantes latinos, cuando 67% de ellos favoreció al presidente Barack Obama frente a 31% que dio su voto al candidato republicano John McCain. En las elecciones de 2012, esto se reafirmó de manera abrumadora al conocerse que 71% de los electores hispanos apoyó a Obama y solamente 27% a su oponente Mitt Romney. Poco más de 11 millones de votantes latinos acudieron a las urnas ese año.

La tendencia a votar por los demócratas es muy antigua entre los hispanos de la costa oeste de Estados Unidos, especialmente de Los Angeles. Esto llevó al diario a tener una posición editorial favorable al Partido Demócrata y a causas sociales importantes, a pesar de que Lozano Jr. se había identificado mayormente con el Partido Republicano y había sido nombrado embajador de Estados Unidos en El Salvador en 1976 por el presidente republicano Gerald Ford. En 1977, Lozano renunció al cargo después de la toma de posesión de Jimmy Carter como presidente.

Lozano Jr. fue también nombrado asesor del Departamento de Estado por el presidente demócrata Lyndon B. Johnson, en 1964. Y fue miembro del comité asesor de California para la Comisión de Derechos Civiles de Estados Unidos. Igualmente es miembro del Consejo de Embajadores Norteamericanos.

Cambios y grandes alianzas

Precisamente en 1986, José Ignacio Lozano, hijo de Lozano Jr. y nieto del fundador del diario ocupó el cargo de director general de La Opinión. De sólo tomar el cargo, “Pepe”, como es conocido, envió a su hermana Mónica Lozano a un curso intensivo de dos semanas sobre administración de medios en el prestigioso Poynter Institute. A su regreso, Mónica fue nombrada editora administrativa, a cargo de las contrataciones y otras tareas. Mónica había estudiado sociología y ciencias políticas en la Universidad de Oregon, y se había graduado de un curso de tecnologías de impresión en el City College de San Francisco, previamente. Desde entonces, ambos hermanos, con los consejos de su padre, emprendieron una larga y fructífera aventura profesional y empresarial.

Cuatro años después, en 1990, la firma Lozano Enterprises forjó una importante alianza con Times Mirror, propietaria del diario Los Angeles Times y otros medios. La sede de La Opinión pasó de su antiguo edificio en la calle Main a un rascacielos de Pershing Square, en el centro de Los Angeles. Más periodistas y empleados de diferentes departamentos fueron contratados. La sala de redacción contaba en ese momento con unos 70 profesionales, y la circulación del periódico había sobrepasado los 100 mil ejemplares diarios.

Cada una de las partes recibía el 50% de los beneficios, pero Lozano Enterprises tenía una cláusula a su favor en el contrato: estaría a cargo de la administración y de la política editorial del periódico. Eso fue lo que se informó a los empleados en aquel momento.

Con altibajos, la alianza entre las dos empresas duró hasta la salida de la cadena de diarios Hoy, propiedad de la compañía Tribune Media, que había comprado los bienes de Times Mirror, incluido el diario Los Angeles Times y había heredado la sociedad con la empresa familiar latina. Lozano Enterprises compró de vuelta el 50% de las acciones de La Opinión y en 2004 fundó ImpreMedia, una cadena de periódicos en la que se integraban los diarios La Opinión y El Diario/La Prensa de Nueva York, el más antiguo del país en español fundado en 1913, y cierto número de semanarios.

Las contrataciones de personal se multiplicaron y se produjeron importantes cambios con fines de mejorar el diseño y la maquetación automatizada de La Opinión, y crear su edición para internet, que nació en el año 2000. Las nuevas tecnologías invadieron el periódico, y el personal veterano debió adaptarse a la nueva era, inclusive a la hora de consultar fuentes.

Antes de los cambios, “los reporteros no teníamos una computadora propia. Las pocas que había estaban reservadas para los editores de las distintas secciones del periódico y a nosotros nos daban una pequeña y rudimentaria computadora personal llamada Tandy que más bien parecía de juguete. Consistía simplemente en un teclado y una minúscula pantalla en la que se podían leer sólo cinco renglones de un texto. La Tandy resultaba muy incómoda para poder editar nuestras notas debido justamente a que no se podía leer el texto íntegro”, recuerda una de las periodistas más destacadas del diario en aquel momento, María Luisa Arredondo, quien fundó por su cuenta LatinoCalifornia.com, al salir de La Opinión.

“Como no había Internet, cualquier duda que teníamos sobre la nota o información que queríamos agregar para enriquecerla demandaba mucho más tiempo que ahora porque teníamos que llamar a las fuentes originales o bien consultar en los archivos del periódico, en libros o en enciclopedias”, narra la galardonada periodista que aun colabora ocasionalmente con La Opinión.

“Con el tiempo, estos cambios, aunados a la incorporación de la Internet y de los teléfonos celulares se implementaron en toda la redacción e hicieron el trabajo de reporteros, editores, correctores y diseñadores más rápido y eficiente, desde el punto de vista tecnológico”, según Arredondo.

Conclusiones

La creación de ImpreMedia produjo, por lo menos al principio, momentos de gloria. Sin dudas ayudó a presentar una cadena nacional de periódicos a grandes anunciantes y agencias de publicidad, e inclusive a divulgar de manera más amplia su contenido. Con el paso de los años y la entrada de accionistas que permitieron capitalizar la corporación, La Opinión fue perdiendo su aroma de empresa familiar, y los Lozano tuvieron menos influencia en el diario.

La verdadera crisis, como para muchas otras empresas, se desató en 2008 con la explosión de la burbuja inmobiliaria que generó la peor crisis económica y financiera desde los días de la Gran Depresión. Se produjeron despidos masivos, en algunos casos de los periodistas más experimentados, provocando un creciente malestar ante la incertidumbre que reinaba en aquellos días.

En mayo de 2012, la familia Lozano vendió todos sus intereses en La Opinión a la empresa matriz del periódico argentino La Nación. Mónica Lozano permaneció como directora del diario, y poco después se alejó de la empresa.

Una nueva generación de líderes empresariales fue tomando posesión del mundo corporativo de Estados Unidos. Las matemáticas simples comenzaron a funcionar de manera elemental en muchas empresas, divorciadas de la relatividad de los números y sin mucha conciencia de la feroz competencia que se desarrolla dentro de la nueva economía digital. Muchos expertos estarían de acuerdo en compartir esta máxima con esa nueva generación: no puedes ganar ninguna guerra matando tú mismo a tus mejores soldados. Sobre todo Google y Facebook, aprendieron muy bien esa lección. En sus respectivas industrias, estas dos gigantescas empresas tienen los mejores soldados.

(Hernández Cuéllar es director y editor de Contacto Magazine, revista que fundó en julio de 1994 en Los Angeles, California. Desde 1981 ha trabajado en todo tipo de medios: agencias de prensa, diarios, radio, televisión, semanarios, internet, revistas y redes sociales. Fue redactor de la agencia EFE en Cuba, Costa Rica y Estados Unidos, así como editor metropolitano del diario La Opinión de Los Angeles, California, e instructor de periodismo de la Universidad de California en Los Angeles, UCLA --- Biografía).

Para compartir este artículo:



Para ver comentarios sobre este reportaje en Facebook:




Música, Cine, Festivales, Eventos Especiales

Tecnología - Redes Sociales, Teléfonos Inteligentes, Internet

EE.UU.: Los Hispanos Abrazan la Tecnología Digital

El Legado Hispano en Estados Unidos

Para enviar un mensaje a ContactoMagazine.com

Más sobre los Latinos en Estados Unidos

 


Portada de ContactoMagazine.com


© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso,
Portada




Joven en computadora

La Publicidad y el Arte de Contar Historias

La era digital trajo una nueva economía, y la nueva economía trajo nuevas formas de vender, comprar y promover marcas, productos y servicios. Uno de los cambios más importantes provocados por la era digital ha sido el nacimiento de un consumidor más inteligente. Ese consumidor más inteligente, que tiene toda la información del mundo a su disposición a través de internet, se siente menos atraído que antes por las promociones tradicionales. No basta con abrumarlo con lemas y frases altisonantes. Tampoco con simpáticos comerciales que nos hacen reír. Ese consumidor puede comprobar inmediatamente si es cierto que los precios que ofrece tal o cual empresa son los más baratos. Si el servicio al cliente que promete una compañía, es efectivamente bueno. Si el prestigio de una empresa específica es realmente fuerte. Si todo esto es cierto, ¿cuál es la nueva fórmula para comunicarse seria y responsablemente con el cliente en medio de esta nueva relación entre empresas y consumidores?


Negocios, Finanzas, Emprendedores, Marketing Digital



El futurólogo Ian Pearson...

El futurólogo británico Ian Pearson habla sobre el sexo del futuro.

Sexo con Robots en el Futuro Cercano

Se trata del desarrollo apresurado de la inteligencia artificial, que permitirá a ciertos adultos con dinero tener un robot sexual en casa dentro de 10 años, a la gente teniendo sexo con esas máquinas en menos de 15 años, y a la mayoría disfrutando de sus propios juguetes sexuales en dos décadas. Con sólo apretar un botón, se podrá lograr un orgasmo.

Para muchos en estos momentos, el sexo será igual dentro de dos décadas. Y dentro de tres. Siempre ha sido así y no tiene por qué cambiar. Sin embargo, para el Dr. Ian Pearson, futurólogo británico que ha investigado desde 1991 los cambios que va a experimentar la humanidad, las cosas serán muy diferentes a como las vemos hoy día, gracias al desarrollo de la inteligencia artificial.

John Lennon

John Lennon, Cuatro Balazos que No Pudieron Matar a una Leyenda

—• Expertos señalan que su alianza con Paul McCartney produjo una de las sociedades musicales más exitosas del siglo XX. • La vida de The Beatles se desarrolló en la convulsa década de 1960 (asesinatos de John y Robert Kennedy, y Martin Luther King; la guerra de Vietnam; la crisis de los misiles soviéticos en Cuba; grandes protestas en Washington, Nueva York, París, Ciudad de México; la invasión soviética de Checoslovaquia). • El 8 de diciembre de 1980, al regresar John Lennon del estudio Record Plant a su apartamento del famoso edificio The Dakota en Nueva York, Mark David Chapman lo esperaba en la entrada. Eran las 10 y 50 minutos de la noche.

Las alergias también afectan a las parejas...

Alergias a la Pareja y... al Sexo

Los científicos han descubierto los casos más sorprendentes entre gente que se ama y que han vivido juntos durante años.

ALEIDA L. DURAN


Si usted es una persona alérgica, frustrada por sus continuas molestias, quizás le resulte alentador saber que existen alergias raras y dramáticas. Como la de una maestra de 42 años, cuyo matrimonio no había sido totalmente feliz únicamente por los continuos malestares que ella sufría. Con mucha frecuencia padecía de estornudos, dolores de cabeza, cansancio y dolores en el cuerpo. Después de visitar a médicos y especialistas, uno de éstos dictaminó su dolencia: alergia.

Película silente en 8 milímetros tomada por el aficionado Abraham Zapruder, único testimonio fílmico del magnicidio ocurrido el 22 de noviembre de 1963.

¿Quién Mató a John F. Kennedy?

• 61 por ciento de los estadounidenses todavía cree que el asesinato de su presidente fue parte de una conspiración

• El crimen organizado, la CIA, Fidel Castro, los intereses especiales, el Servicio Secreto y el propio presidente Lyndon B. Johnson están entre los acusados por la opinión pública

• Las evidencias contra Lee Harvey Oswald son abrumadoras, pero ¿actuaba solo?


El reloj marcaba las 12:30 de la tarde del viernes 22 de noviembre de 1963 cuando varios disparos se confundieron con la algarabía de una multitud que lo vitoreaba, en Dallas, Texas. Un proyectil le entró por la garganta, el otro por la parte alta de la espalda, uno más le pegó en la cabeza, y otro disparo, puesto en tela de juicio, perdió el blanco.

El Homosexual, ¿Nace o se Hace?

El Homosexual, ¿Nace o se Hace?

Científicos, Sacerdotes, Padres y Gays con Visiones Diferentes

ALEIDA DURAN

Mientras la Iglesia Católica acepta la homosexualidad pero condena como pecado la conducta homosexual, los científicos parecen estar más seguros de lo que no es, que de lo que es realmente la homosexualidad. ¿De dónde proviene? ¿A qué se debe? La homosexualidad genera debates que, en ocasiones, hacen germinar la discriminación.

Sector Financiero de Nueva York

Sector financiero de Nueva York, capital del mundo económico en la actualidad.
(Foto: FlorinDr./Wikipedia Creative Commons).

¿Un Sustituto para Estados Unidos?

• Un Estudio de Inteligencia Militar Señala que la Economía de China Superará a la de EE.UU. antes de 2030.

• Si Bien el Poder Económico, Tecnológico y Militar de Washington es Asombroso, su Enorme Deuda Pone los Pelos de Punta.

• Analistas de Ideas Contrarias como Carlos A. Montaner, Noam Chomsky y Roberto Alvarez Quiñones No Ven un Competidor para EE.UU.

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Las dantescas imágenes del derrumbe de las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York en 2001, las apocalípticas escenas de las guerras de Irak y Afganistán y el estallido de la crisis financiera de 2008 que profundizó el camino hacia la Gran Recesión, así como el impresionante crecimiento económico de China y la enorme deuda pública de Washington son, para muchos, pruebas irrefutables de que Estados Unidos no podrá ser por mucho tiempo más la potencia hegemónica más próspera y poderosa que haya conocido la historia de la humanidad. ¿Será cierto? Y si lo es, ¿qué otro país podría ocupar esa privilegiada posición?

Rascacielos del centro de Los Angeles...

¿Progreso Urbano o Guerra contra los Pobres?

La llamada "gentrificación" o urbanización acelerada tiene un rostro particular en Los Angeles. Los hipsters toman por asalto la ciudad, la renta de viviendas sube a niveles estratosféricos, y el desplazamiento y hasta desalojo de familias de bajos recursos no se detiene.

El proceso tiene un nombre singular, lo llaman gentrificación, palabra tomada del inglés, gentrification, y aceptada por el Manual del Español Urgente de Fundeu, pero todavía no por la Real Academia Española. Sus defensores están convencidos de que esta urbanización acelerada, acompañada de altos costos de las rentas de viviendas y precios astronómicos de las propiedades, ha sido una bendición para Nueva York, y lo será también para Los Angeles. Que se trata de un nuevo paso hacia el progreso, con gente de clase media alta viviendo en vecindarios cada vez menos ocupados por personas pobres de las minorías étnicas. Que el crimen y la pobreza se han reducido en áreas angelinas conflictivas y diversas como Skid Row, Hollywood, Atwater Village, Highland Park y la playa de Venice. Pero los críticos de la gentrificación, tienen una idea diferente.

Visión de la Muerte… Calaveras de Posada

Visión de la Muerte en la Cultura Mexicana

JORGE LUIS RODRIGUEZ

Coatlicue es la diosa de la muerte azteca. La diosa doble del Amor y la Muerte, la diosa de la tierra, con su falda de serpientes cayendo sobre las ruinas de Tenochtitlan. Cada día 2 de noviembre las calaveras de azúcar se juntan con el "pan de muertos" y las velas de los altares mexicanos se iluminan con las memorias de familiares y amigos que han fallecido.

Cuba, el Aterrador Silencio de las Multitudes

Cuba: El Aterrador Silencio de las Multitudes

El médico cubano Julio Antonio Yebra dio la mano a cada uno de los integrantes del pelotón de fusilamiento y les dijo que los perdonaba. La orden de fuego se confundió con su propio grito de condena al régimen que lo estaba ejecutando, y su cuerpo quedó sin vida colgado del madero al que lo habían atado. Segundos después se escuchó el tiro de gracia.

Un Asombroso Robot Podría Desplazar a los Móviles Más Conocidos

Si usted creyó que ya lo había visto todo en materia de móviles inteligentes, muy pronto podría recibir una sorpresa. Está punto de salir a la venta un robot celular de la empresa Sharp, conocido como RoBoHon, que mientras más se usa más inteligente se vuelve. Este robot es capaz de reconocer rostros y de convertirse en el asistente de sus dueños, en su proyector de imágenes y en su aparato de sonidos. Ah, y también, si hace falta, puede pedir un taxi.

Cain, obra de Henry Vidal...

EE.UU.: Peligro ante Grave Crisis de Confianza

La mayoría de los estadounidenses no confía en sus medios de comunicación, ni en la capacidad de su gobierno tanto para manejar cuestiones nacionales como internacionales, ni los trabajadores se sienten comprometidos con las empresas para las cuales trabajan, según la encuestadora Gallup. Nadie es leal hacia quién tiene una conducta desleal.