¿Invertir en Cuba?
Portada | Latinos | Espectáculos | Ciencia y Salud | Tecnología | Inmigración | Comida Latina | Humor | Arte y Cultura | Café Impresso | Fiesta Latina

El general Raúl Castro, presidente de los consejos de Estado y de Ministros de Cuba

El general Raúl Castro, presidente de los consejos de Estado y de Ministros, y primer secretario del Partido Comunista de Cuba, único partido político legal en la isla.

¿Invertir en Cuba?

ROBERTO ALVAREZ QUIÑONES

Cuando leí las primeras informaciones sobre la nueva ley cubana para la inversión extranjera me acordé de un cuento de Pepito. La maestra le pregunta a varios alumnos qué quieren ser cuando sean adultos. “Yo, médico”, dice uno. “Yo, ingeniero”, responde otro. “A ver Pepito, ¿y tú qué quieres ser? “; “Extranjero, maestra.”

Y es que en la isla rinde más beneficios ser extranjero que cubano. Kafka no pudo imaginarse algo así. Lo peor es cómo el régimen justifica semejante aberración. Según el Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, los cubanos residentes en la isla no pueden invertir en el país porque carecen de capital.

Una sequía financiera que se precipitó sobre la isla el 13 de octubre de 1960, cuando el actual gobierno marxista-leninista confiscó y estatizó todas las empresas grandes, las medianas y los bancos de la nación, y que se tornó asfixiante desde el 13 de marzo de 1968 con la estatización o desaparición de los 57.280 pequeños negocios que aún funcionaban.

Si nos atenemos a la semántica de la lengua española la explicación del ministerio citado significa que ahora con esta nueva ley si los cubanos en la isla tuviesen capital, o lo consiguiesen, podrían invertirlo.

¿Puede un cubano residente en Marianao, digamos, montar una pequeña fábrica de hacer muebles, o de zapatos, o adquirir camiones para transportar productos agrícolas si tiene familiares en España, digamos, que le puedan prestar dinero o conseguirle un préstamo bancario?

No puede. Los “Lineamientos” del VI Congreso del Partido Comunista establecen: "No se permitirá la concentración de la propiedad en personas jurídicas (negocios privados) o naturales" (individuos). O sea, en Cuba está prohibido crear capital. Excluyendo al de Corea del Norte, no hay en la Tierra otro gobierno que impida a sus ciudadanos crear riquezas, acumular capital y progresar.

Uno de los factores que hizo inviable el experimento social diseñado por Carlos Marx fue que éste ignoró a Adam Smith, el fundador de la economía política moderna. En “La riqueza de las naciones” (1776), el economista escocés precisó: “Es sólo por su propio provecho que un hombre emplea su capital en apoyo a la industria (…) En esto está, como en otros muchos casos, guiado por una mano invisible para alcanzar un fin que no formaba parte de su intención (…) Al buscar su propio interés, el hombre a menudo favorece el de la sociedad mejor que cuando realmente desea hacerlo”.

O sea, por instinto natural todos los seres humanos buscamos un claro beneficio personal, pero a medida que lo logramos automáticamente se beneficia toda la sociedad. La riqueza material de una nación no es más que la sumatoria de las riquezas creadas por los individuos. Para decirlo con palabras del sabio griego Arquímedes, el sector privado es la palanca que mueve la economía, al menos en este planeta.

¿Tan cubana como las palmas?

Al prohibir a los cubanos crear riquezas libremente, la revolución tan “cubana como las palmas”, como la calificaba Fidel Castro, es lo más anticubano, discriminatorio, y antipatriótico que ha existido nunca en la historia de la república.

El ministro cubano del ramo, Rodrigo Malmierca, hizo aún más evidente el enfermizo desprecio castrista por el pueblo cubano y su bienestar al declarar: “Cuba no irá a buscar inversión extranjera a Miami. La ley no lo prohíbe, la política no lo promueve".

Lo primero que hicieron China y Vietnam cuando se despojaron de sus dogmas y musarañas ideológicas marxistas e iniciaron reformas económicas de mercado fue no sólo abrir las puertas sin trucos al capital foráneo, sino estimular la inversión directa de sus ciudadanos residentes en el extranjero y sus descendientes.

Y en ambos países ha mejorado ostensiblemente el nivel de vida de la gente. China es hoy la segunda economía más grande del mundo. Y la de Vietnam se expande a un ritmo superior al del resto de las naciones asiáticas, gracias a que ya no sigue las “enseñanzas de Ho Chi Minh”. En 2013 ese país recibió más de 20,000 millones de dólares en inversiones extranjeras directas (IED). Solo Japón invirtió $5,000 millones, y Corea del Norte, $4,000 millones.

El régimen cubano ha adelantado que quiere captar entre 2,000 y 2,500 millones de dólares anuales. Probablemente esa cifra surgió de un vistazo a las estadísticas de la CEPAL sobre la IED en Latinoamérica, sobre todo los capitales captados por países más pequeños que Cuba en población. Panamá en 2012 recibió $3,020 millones, Costa Rica, $2,265 millones; y Uruguay, $2,710 millones. El promedio para esos tres países fue de $2,665 millones y eso encaja con el deseo de los Castro.

Pero no se fijaron en un “detalle”: Venezuela, con 30 millones de habitantes, recibió $3,216 millones, para un per cápita de $107, en vez de los casi $800 de Panamá. Y Perú, con igual población que la venezolana, captó $12,240 millones, cuatro veces más que Venezuela con su populismo socializante.

Por cierto, Chile en 2012 obtuvo $30,323 millones de IED, para un per cápita de $1,742. Y los empresarios chilenos invirtieron en el extranjero $21,090 millones. Es decir, el país más liberal de Latinoamérica ya es gran exportador de capitales. Y ojo, Cuba y Chile en 1958 tenían economías de igual tamaño y un ingreso per cápita casi idéntico.

No captará mucho capital

No creo que Cuba pueda obtener siquiera la décima parte de los capitales captados anualmente por Panamá mientras gobiernen los Castro. El capital no tiene ideología y va a donde se cumplen al menos tres condiciones: garantías legales a la propiedad y la operatividad de la compañía, seguridad de que obtendrá un rápido retorno en ingresos que cubran el monto de la inversión realizada, y la existencia de un mercado, interno o externo, que prometa buenas ganancias . El régimen no ofrece ninguna de ellas.

Además, el mayor emisor de IED en Latinoamérica es Estados Unidos y mientras el castrismo continúe pisoteando los derechos humanos y no conceda libertad económica y política a sus ciudadanos, el embargo de EE.UU seguirá vigente. Ni capitales estadounidenses, ni cubanoamericanos irán a la isla.

Ante el peligro de perder los subsidios venezolanos, nada hace La Habana con reducir los impuestos al capital extranjero si el país no tiene credibilidad alguna en el mundo financiero y empresarial internacional. No paga ni los intereses de su enorme deuda comercial externa, y encima periódicamente deja de pagar a los inversionistas en territorio cubano. La credibilidad sólo se logra jugando limpio, con leyes que protejan realmente al capital extranjero contra las arbitrariedades de la nomenklatura comunista, a la cual, para colmo, está obligado a asociarse todo inversionista foráneo.

Por último, Cuba no tiene un mercado interno y encima cuenta con dos monedas. Una de ellas, con la que se pagan los salarios, no vale nada, y la masa circulante de pesos convertibles (CUC) es insuficiente. O sea, si un inversionista extranjero produjese arroz sólo obtendría ganancias suficientes si lo exporta, o se lo vende al Estado en moneda extranjera. ¿Qué gana el país con este reciclaje, salvo quizás pagar un precio más bajo que si lo importa de Vietnam o China?

Por eso es bueno recomendarle a la cúpula castrista que no se haga ilusiones. Los capitalistas de verdad no se chupan el dedo.

(Alvarez Quiñones es periodista y escritor radicado en el sur de California. Durante más de tres décadas ha seguido el curso de la economía mundial. Es un experto en asuntos latinoamericanos, con énfasis en temas cubanos).

Más sobre Cuba y los Cubanos

Tecnología - Computadoras, Internet, Móviles, Tabletas y Más ...

Música, Cine, Festivales y Eventos Especiales



© Contacto Magazine


Portada de ContactoMagazine.com

© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada








Joven asesinada en Caracas

Venezuela y Cuba en la Encrucijada

Con un modelo económico, político y social agotado casi una década antes de que Hugo Chávez fuera elegido presidente de Venezuela en 1998, el actual gobierno de Nicolás Maduro tiene ante sí enormes desafíos que no se podrán superar con discursos incendiarios, censuras, procesos judiciales amañados, ni consejos de los asesores de la dictadura cubana, la más larga, represiva e inútil que haya tenido el Hemisferio Occidental.

¿Por Qué Hay Tantos Hispanos en EE.UU.?

Lejos están los días en que el gobernador de Puerto Rico, Juan Ponce de León, arribó en 1513 a los alrededores de lo que más tarde sería la ciudad de San Agustín, en el estado norteamericano de Florida. Su viaje fue el preludio de una fuerte presencia hispana en el suroeste de Estados Unidos, y finalmente en todo el territorio estadounidense. Más cerca están las olas migratorias latinoamericanas que hoy día pueblan este país desde Los Angeles, San Diego y San José hasta Miami, Dallas, Chicago y Nueva York. Estas últimas obligan a formular una pregunta importante: ¿por qué hay 52 millones de hispanos en Estados Unidos? Nación poderosa y rica, Estados Unidos es una especie de síntesis del cielo y del infierno...

Las Olas Migratorias a Estados Unidos

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Desde la fundación de la misión católica Nombre de Dios, en San Agustín, Florida, en 1565, y la llegada de los llamados Peregrinos en 1620 hasta nuestros días, Estados Unidos ha experimentado olas migratorias sucesivas que han fortalecido el concepto de que éste es un país de inmigrantes.

Los Hispanos se Triplicarán
hacia 2050 en EE.UU.


Hacia mediados de este siglo XXI, la población blanca de Estados Unidos ya no será mayoría en esta nación, según la Oficina del Censo del gobierno norteamericano. El cambio se producirá antes de lo anticipacido, dicen las autoridades, y la población hispana se triplicará.

La Comunidad Mexicana
en Estados Unidos

Luz María Escamilla llegó a Estados Unidos en 1980 con siete meses de embarazo de su segunda hija. Es originaria de Guanajuato, México, y antes de venir había estudiado un año administración de empresas en la Universidad de Michoacán.

Presencia Centroamericana

Los últimos años de la Guerra Fría atraparon en fuego cruzado a muchos países del mundo. América Central, con la equilibrada excepción de Costa Rica, fue igualmente presa de aquella confrontación que protagonizaban por un lado Estados Unidos, democrático y capitalista, y por el otro la Unión Soviética, dictatorial y comunista.

Cubanos en Estados Unidos

Cuando Roberto Goizueta fue nombrado presidente y director ejecutivo de la Coca-Cola en 1981, los cubanos radicados en Estados Unidos lo asumieron como un símbolo del éxito empresarial de su comunidad, en el país más poderoso del mundo.

Colombianos en Estados Unidos

Shakira, Juanes, Kike Santander, Sofia Vergara, Patricia Janiot y Más

Hijo de un asesor importante de la Organización de Estados Americanos (OEA) y nieto de un embajador de Colombia en Estados Unidos, Dan Restrepo pensó que el peso de sus ancestros no le permitía mucho margen para abrirse paso en la carrera política. No fue así. Hoy día es el director para asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama y asesor especial del mandatario estadounidense.

Eva Mendes, Más de una Década en Hollywood

La actriz cubanoamericana Eva Mendes es hoy día una de las intérpretes más populares del cine de Hollwyood. Entre sus filmes más conocidos están 2 Fast 2 Furious, Hitch, Training Day, We Own the Night and The Spirit. De padres cubanos, Mendes nació en Miami, Florida, el 5 de marzo de 1974, pero creció en Los Angeles.