La Nueva Guerra contra Yoani Sánchez
Portada - Latinos - Espectáculos - Ciencia y Salud- Tecnología - Inmigración - - Comida Latina - Humor - Arte y Cultura - Café Impresso - Fiesta Latina

Yoani Sánchez

La Nueva Guerra contra Yoani Sánchez

Llueven las críticas a la bloguera más popular de Cuba, ganadora de decenas de premios internacionales, calificada por la revista Time como una de las personas más influyentes del mundo en 2008. El diario El País de España le concedió el Premio Ortega y Gasset el mismo año. La Universidad de Columbia, las cadenas CNN y Deutsche Welle, el Foro Económico Mundial, el Instituto Internacional de Prensa y la revista Foreign Policy son solo algunas instituciones que la han galardonado.

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Es como una pesadilla recurrente en la historia de Cuba. La vivieron los próceres Carlos Manuel de Céspedes, José Martí y hasta el hombre que enseñó a los cubanos a ganar batallas frente a las muy bien pertrechadas tropas españolas, el Generalísimo Máximo Gómez, un dominicano que dirigió a las tropas mambisas hasta el último día en dos guerras de independencia. Es una pesadilla que también ha vivido cualquier cubano de a pie. La bloguera Yoani Sánchez, ganadora de múltiples premios internacionales, es ahora el blanco de un fuego cruzado. Sus nuevos críticos, aparentemente nada oficialistas, la acusan de estar interesada solamente en el dinero. De carecer de idealismo. De llevar una vida cómoda en La Habana. El terreno en que se mueven las figuras públicas es, habitualmente, muy movedizo. En este momento, Yoani Sánchez, no tiene por qué ser la excepción. Pero veamos, primero, de quién estamos hablando.

 

Sánchez, de 38 años, que se propone ahora crear un periódico digital desde La Habana, ha sido respaldada por amplios sectores de todo el espectro político mundial en los últimos años, desde el superblog The Huffington Post, que reproduce en inglés el blog Generación Y en Estados Unidos y el diario El País de España, ambos de centroizquierda, hasta las Juventudes Populares españolas de centroderecha. El blog de Yoani ha sido traducido a 17 idiomas por un equipo de voluntarios de todo el mundo, y tiene millones de visitas. En los años 2008 y 2009 se produjo la consagración internacional de esta escritora. El diario El País le concedió el prestigioso premio Ortega y Gasset en el apartado de periodismo digital. También ese año la revista Time la seleccionó entre las 100 personas más influyentes del mundo, y la misma revista y la cadena de televisión CNN seleccionaron a su blog Generación Y entre los 25 mejores del mundo. Por su parte, la cadena alemana Deutsche Welle le otorgó el premio The BOBs. En 2009, la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia le concedió el premio Maria Moors Cabot, también de gran prestigio mundial. En el mismo 2009, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, concedió una entrevista exclusiva a Yoani Sánchez. En una de las respuestas a un listado de siete preguntas, Obama dijo a la bloguera cubana: "Tu blog ofrece al mundo una ventana particular a las realidades de la vida cotidiana en Cuba". Un historial impresionante, una exposición internacional que no había tenido nunca ningún periodista cubano, dentro de la isla o fuera de ella, tal vez con la sola excepción del monumental Carlos Alberto Montaner.

Las críticas a Yoani se han recrudecido en los últimos días con un artículo publicado por su traductor italiano Giordano Lupi, en L'Huffington Post, la versión del superblog en Italia. Lupi acusa a Sánchez de estar interesada solo en el dinero, mientras él la creía una idealista. Las fuertes acusaciones de Lupi, intelectual reconocido, tienen un sabor demasiado personal, pero ahí están. En su artículo, Lupi señala que "a través de amargas decepciones me di cuenta de que la oposición de Yoani es un cuento a conveniencia, para hacer creer al mundo que en Cuba hay libertad de expresión… Estaba tratando con una persona cuyos intereses principales no son idealistas en absoluto. Es una bloguera que lleva una vida tranquila, que nadie en Cuba conoce ni hostiga, que no está ni amenazada ni encarcelada ni silenciada, ni tiene ningún problema para entrar o salir del país".

Este otro párrafo de Lupi es muy importante: "entretanto yo era el blanco de insultos y amenazas de los comunistas italianos y de los partidarios de Castro por participar en una lucha inexistente, un sueño de libertad esperado por muchos, pero no por ella, que sólo cree en el dinero que viene de premios y contratos".

Sería muy fácil acusar a Lupi de dar este giro por miedo a esos "insultos y amenazas de los comunistas italianos y de los partidarios de Castro". Pero estamos hablando de una periodista, es decir de periodismo, y en un debate de esta naturaleza en la vida democrática occidental es muy importante entregar evidencias de lo que se dice. De manera que no sería justo acusar a Lupi de huir de esos insultos y amenazas, sin pruebas. Ni de sufrir una rabieta personal con Yoani, por algo que tal vez desconocemos. Sería muy injusto. No hay pruebas. Pero tampoco es justo de parte de Lupi, acusar a Yoani Sánchez de llevar a cabo una oposición que "es un cuento a conveniencia", para hacer creer al mundo que en Cuba hay libertad de expresión". Se supone que como traductor italiano de Yoani, Lupi ha trabajado durante años con suficientes materiales y declaraciones de la bloguera, que denuncian la ausencia de libertad de expresión en Cuba, actos de hostigamiento contra la disidencia, medidas gubernamentales aprobadas para reprimir y controlar. El blog Generación Y ha sido y es una enciclopedia de esos eventos. ¿Fue o no fue Lupi traductor de ese contenido? ¿Le correspondió a él o a otro traductor pasar al italiano las crónicas sobre la muerte de Orlando Zapata Tamayo tras una larga huelga de hambre? Basta con leer hoy mismo (16 de mayo de 2014) en Generación Y, posts como Represión por capítulos o Raúl Castro: hombre solo en la multitud. ¿De qué está hablando Lupi?

Honestamente, el debate sobre la importancia de Yoani Sánchez en la realidad cubana de hoy, o sobre sus debilidades, merece un contenido mucho más serio, y si realmente viene de sectores que trabajan sinceramente por un cambio democrático en Cuba, valdría la pena que esos sectores sopesaran el daño que se puede causar, no a Yoani Sánchez, sino precisamente al propósito de divulgar las violaciones de derechos humanos cometidas constantemente por la élite gobernante cubana.

Habría sido un error comprar a Yoani Sánchez como si fuera una Mariana Grajales, mucho menos como una Tania la Guerrillera. Tampoco ella se vendió como tal. Se quejó cuando la maltrataron, que han sido muchas veces, y lo reflejó en sus posts. Nunca entendí sus artículos como panfletos políticos, sino como crónicas del terror y otros hechos tenebrosos que viven los cubanos dentro de la isla, y que por fortuna para la oposición cubana, han tenido un eco mundial fuera de serie gracias a Generación Y, en casi 20 idiomas.

En cuanto a las salidas y entradas del país, es obvio que Yoani está sacando partido de una coyuntura política sin precedente que obligó al régimen cubano a eliminar el odioso permiso de salida y entrada. No solo ella, valerosos activistas como Jorge Luis García Pérez (Antúnez), que cumplió 17 años de prisión en Cuba, y Berta Soler, la nueva líder de las Damas de Blanco, también ha aprovechado esa medida para viajar al extranjero, denunciar y regresar.

¿Cómo va a terminar esta historia? Como terminaron otras historias parecidas. Yoani Sánchez ha sido y será en lo adelante también, una de las blogueras más importantes del mundo, estemos de acuerdo con ella o no, le guste a ella el dinero o el sacerdocio. ¿Debemos condenar a Bill Gates por ser el hombre más rico del mundo gracias a su protagonismo en la revolución tecnológica? Los servicios de inteligencia cubanos continuarán su macabra labor de socavar el prestigio de disidentes, periodistas independientes, empresarios, escritores y artistas exiliados. Y mientras tanto, en las dos orillas del Estrecho de la Florida, habrá cubanos que aprueban o desaprueban el trabajo de Yoani, de Montaner, de Antúnez, de las Damas de Blanco, de los fallecidos Osvaldo Payá y Laura Pollán y de tantos otros. Y así será también el día en que Cuba, finalmente, regrese al mundo de las libertades y los derechos. ¿Cuándo llegará ese día? Nadie lo sabe. Lo que sí sabemos es que, muy posiblemente, mientras más tratemos de destruirnos unos a otros, más lejos estará ese día.

(Hernández Cuéllar, autor de este artículo, es director y editor de Contacto Magazine, revista que fundó en julio de 1994 en Los Angeles, California. Desde 1981 ha trabajado en todo tipo de medios: periódicos, revistas, radio, televisión, internet, agencias de prensa. Ha sido redactor de la agencia internacional de noticias EFE en Cuba, Costa Rica y Estados Unidos, así como editor metropolitano del diario La Opinión de Los Angeles, e instructor de periodismo en la Universidad de California en Los Angeles, UCLA).

¿Un Sustituto para Estados Unidos?

Eduardo Galeano Sepulta Las Venas Abiertas de América Latina

Indice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas

Indice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional




¿Por Qué la Violencia, las Intrigas y el Sexo Cautivan al Gran Público?

La Guerra por las Audiencias Está Cambiando de Rostro

Arte, Cultura, Libros

Música, Cine, Festivales y Eventos Especiales




© Contacto Magazine

Portada de ContactoMagazine.com

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada












Ciberguerras

Alerta ante el Peligro de las Ciberguerras

La informática se está convirtiendo poco a poco en un arma peligrosa, y las guerras del futuro ya se están librando a ciertos niveles en el espacio cibernético. El secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, informó que el Pentágono está dándole una importancia significativa a su unidad de ciberguerras con el propósito de frenar cualquier ataque extranjero contra sus redes e infraestructura.

Muchos se preguntan si se puede predecir un terremoto.

¿Se Puede Predecir un Terremoto?

Desde hace años los californianos esperan un devastador terremoto de más de ocho grados en la escala de Richter, que ha sido bautizado antes de llegar con el nombre de "El Grande" (The Big One). Muchos creen que cuando ello ocurra, California podría quedar dividida en dos, con la región que corre sobre las costas del Pacífico posiblemente convertida en una isla. ¿Exageración?

Sector financiero de Nueva York.

¿Un Sustituto para Estados Unidos?

• Un Estudio de Inteligencia Militar Señala que la Economía de China Superará a la de EE.UU. antes de 2030.

• Si Bien el Poder Económico, Tecnológico y Militar de Washington es Asombroso, su Enorme Deuda Pone los Pelos de Punta.

• Analistas de Ideas Contrarias como Carlos A. Montaner, Noam Chomsky y Roberto Alvarez Quiñones No Ven un Competidor para EE.UU.

Las dantescas imágenes del derrumbe de las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York en 2001, las apocalípticas escenas de las guerras de Irak y Afganistán y el estallido de la crisis financiera de 2008 que profundizó el camino hacia la Gran Recesión, así como el impresionante crecimiento económico de China y la enorme deuda pública de Washington son, para muchos, pruebas irrefutables de que Estados Unidos no podrá ser por mucho tiempo más la potencia hegemónica más próspera y poderosa que haya conocido la historia de la humanidad. ¿Será cierto? Y si lo es, ¿qué otro país podría ocupar esa privilegiada posición?

El Congreso de EE.UU. en pleno...

Reforma Migratoria: ¿Por Qué en el 86 Sí?

Durante una larga etapa, el Congreso de Estados Unidos, organizaciones comunitarias, líderes políticos y religiosos, amigos y enemigos, han sido protagonistas de un intenso debate acerca de la posibilidad de cambiar las leyes de inmigración, ante la presencia innegable de 11 millones de extranjeros sin documentos migratorios. En 1986 se aprobó una reforma a las leyes vigentes que permitió la legalización de unos tres millones de inmigrantes indocumentados. En la última década, repetir aquel proceso con éxito, ha sido poco menos que imposible. ¿Por qué aquella vez sí se pudo y ahora el mismo propósito se mantiene en el limbo?