Contacto Banner

Enrique J. Alejo

Enrique J. Alejo acepta un doctorado Honoris Causa de la Universidad
Panamericana de El Salvador. (Foto: Archivo).


Enrique J. Alejo, Genio y Figura de la Filantropía

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Hace 15 años y medio conocí a un individuo del cual se hablaba mucho en la comunidad. Su nombre era y es Enrique J. Alejo Jr. Su cargo es el de presidente de la cadena de mercados Liborio, empresa que fundó con su padre en febrero de 1966, hace 44 años. Cuando lo conocí me pareció un hombre tenaz, emprendedor, organizado. Pero no tenía idea de que su propósito en la vida iba mucho más allá de la gestión empresarial.

Acumular riquezas está muy bien, no hay dudas. Gracias a la acumulación de riquezas de la cadena Liborio, que hoy se extiende por California, Nevada y Colorado, más de mil personas tienen empleo, es decir, aproximadamente mil familias tienen un vínculo directo con la empresa. Otros muchos miles compran, casi siempre a precios muy razonables, productos de sus países de origen en Liborio, que tiene por cierto un lema muy explicativo: "Si es de allá, nosotros lo tenemos aquí".

Pero ese ir "mucho más allá de la gestión empresarial" tiene un sentido muy importante para mí. Claro que esto no sería posible, sin dinero. Bajo la dirección de Enrique J. Alejo Jr., la cadena de mercados Liborio ha estado relacionada con casi todos los proyectos comunitarios sobresalientes de las zonas donde están situadas sus tiendas. Y de otros muchos que están en áreas lejanas. Eso lo supe después, con el paso del tiempo. Teletones de recaudación de fondos para causas humanitarias, como el que se realizó en una de las tiendas de Los Angeles el 14 de marzo por los damnificados del terremoto en Chile; apoyo a organizaciones sin fines de lucro, desde las más caritativas hasta las que promueven el arte y la cultura; construcción de clínicas médicas en El Salvador y México; respaldo a muchos medios de comunicación comunitarios en español, más allá también del propósito publicitario en sí mismo, son sólo algunas de las actividades de este hombre que emigró de su natal Cuba a Estados Unidos a principios de la década de los 60, cuando Fidel Castro tomó el poder en aquel país caribeño con una montaña de promesas, que han culminado en uno de los experimentos políticos, sociales, económicos y represivos más desastrosos que se haya conocido en la historia de las Américas.

En una reunión realizada a mediados de los 90, en la antigua oficina de la empresa en la tienda Liborio de Vermont y la calle 9, en el centro de Los Angeles, escuché por primera vez, por boca del propio Alejo, algo decisivo: "para ganar mucho dinero me anuncio en televisión..., estoy en la revista Contacto porque quiero estar siempre donde haya un pedazo de historia de mi comunidad". Lo dijo ante varias personas. "Estaré en Contacto por mucho tiempo".

Al principio me pareció un cumplido. Poco después, comprendí que el hombre hablaba en serio. En octubre de 2009, la cadena Liborio cumplió 15 años ininterrumpidos en la contraportada de Contacto Magazine. Pero no ha estado allí solamente, también su presencia se ha hecho sentir en otras publicaciones como los semanarios 20 de Mayo, La Voz Libre y El Salvador Día a Día, hasta la fundación de un periódico propio, Noticias Día a Día. ¿Abandonar a los otros por considerarlos su competencia? Eso no entra dentro de la lógica de trabajo de este hombre, sería algo ajeno a su vocación comunitaria. Otros medios se hacen eco continuamente del trabajo de Alejo y de Liborio. Hace poco leí en el diario La Opinión una crónica hecha por mi amiga Patricia Prieto, sobre el precio de las tilapias en Liborio. Tenía un titular atractivo: Pescado fresco a bajos precios. El enfoque de la nota era precisamente la posibilidad de los consumidores de ahorrar dinero, y de ahorrarlo en Liborio.

Ya no me asombro al enterarme de que se abrió otra clínica médica con el nombre de Alejo, o de que se haya realizado algún teletón para una causa humanitaria en alguna tienda Liborio aquí en Los Angeles, en Las Vegas, o en Denver, Colorado. Y me pregunto si después de tantos años en ese propósito de echar una mano al prójimo, este hombre no se agota, no piensa que estaría mejor tomando el sol en una playa de Hawai. Pregunta superficial, porque Alejo lleva en sus genes la dinámica de la filantropía. Lo llamo y me responde desde la capital mexicana, desde una zona rural de El Salvador, desde algún poblado lejano en Colorado. No está de vacaciones, está en los negocios o en esto de emprender alguna nueva obra humanitaria.

Por todo ello, la cadena Univisión lo incluyó en su segmento Orgullo Hispano a nivel nacional, reservado para empresarios, artistas, escritores y científicos que han hecho cosas destacadas para su comunidad. Por lo mismo, la Universidad Panamericana de El Salvador le ha concedido un doctorado Honoris Causa. Otros muchos reconocimientos han hecho honor a su trabajo.

Hombre con sentido de familia, Alejo ha tenido a su lado siempre, trabajando duramente, a su esposa Randy. Se preocupó de educar a sus hijos John, Rick y Randy, para que en su momento asumieran el mando de la empresa. Uno es abogado, el otro se graduó de administrador de empresas, y su hija Randy es farmacéutica. John y Rick ya son parte de la historia moderna de Liborio. Dan Medina, esposo de su hija, es el gerente de todas las tiendas.

Todo esto cobra mayor importancia cuando se sabe que Alejo nunca ha aparecido en la lista de los más ricos del mundo de la revista Forbes, que este año encabeza el empresario mexicano Carlos Slim Helú, con una fortuna personal de 53 mil 500 millones de dólares. Slim gana, más o menos, 700 dólares por segundo. Alejo no. Creo que tampoco lo necesita. No conozco muchas obras filantrópicas de Slim Helú, que sí las tiene. Conozco las obras de Alejo. Apuesto por él, y me gustaría conocer a muchos otros empresarios con esa energía, con esa genética de la filantropía. Es algo que la familia, la comunidad y los amigos, agradecen.

Liborio Celebra su 44 Aniversario con Más Obras Filantrópicas:

Carlos Slim Gana 700 Dólares por Segundo

OTROS ARTICULOS

Comienza el Censo 2010

Los Lectores No Quieren Pagar Por Leer

México Víctima de la Violencia

Internet en Números, Crecimiento Astronómico


Portada Digital de Contacto Magazine

Custom Search

Su
Dirección Electrónica:



Escriba su Comentario:

 

AddThis Social Bookmark Button


Fiesta Latina - Contribuciones de los hispanos a EE.UU.

Café Impresso (Un espacio digital de opinión)
© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Arte y Cultura, Espectáculos, Calendario de Eventos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Comida Latina, Portada, Directorio Comercial Clasificado

Contacto Logo

Fiesta Latina






CNSClientsCONTACTO:October08
America, MundoArte y CulturaTecnologiaEspectaculosCiencia y SaludLatinos en EE.UU.Mexico
CubaComida LatinaUn Poco de HumorPublicidadQuienes SomosCartas al Editor
Liborio Markets

Inmigración - Café Impresso - Fiesta Latina - Negocios - Calendario de Eventos - Directorio Comercial Clasificado - Publicidad en Internet - BizNews (English) - Computer News (English) -

Visite la Página de TADIN HERB & TEA

OTROS ARTICULOS

Obama, Un Año en la Casa Blanca

Los Desafíos de la Nueva Década

Sucesos de una Década (2000 - 2009)

México Víctima de la Violencia

Caen las Remesas a América Latina

Copa Mundial: Ojo con el Fraude

Apoyo Público a Univisión por las Víctimas de Haití

Cuba: El Castrismo se Atrinchera

Luis Miguel, el Cantante Latino Mejor Cotizado

Una Leyenda Titulada "Avatar"

Crece la Población de Estados Unidos

A la Venta "Ritmo al Exito" de Emilio Estefan


Hispanos en el Cine y la TV de Hollywood

¿Qué Pasa con la Reforma Migratoria?

Fiesta Latina - Contribuciones Hispanas a EE.UU.

Jorge Negrete, el Charro Cantor