Cumbre de Panamá: Fiesta Populista


Cumbre de las Américas

Cumbre de Panamá: Fiesta Populista

ROBERTO ALVAREZ QUIÑONES

En 2012 la amenaza de los países del ALBA de que no asistirían a la Cumbre de las Américas en Colombia si Cuba no estaba presente no tuvo éxito. La sensata postura entonces de los gobiernos de Estados Unidos, Canadá, Chile, México, y Panamá, lo impidió.

Hugo Chávez entonces convenció a sus aliados de que para no aguarle la fiesta a su repentino “amigo”, el presidente colombiano Juan Manuel Santos, debían asistir a la conferencia, pero con una condición: para el encuentro a celebrarse en Panamá en el 2015 si Cuba no era invitada los 12 países integrantes del ALBA lo boicotearían.

Esa amenaza sí funcionó. El presidente Santos, viajó a La Habana a pedirle disculpas al dictador Raúl Castro y explicarle que en esa ocasión Cuba no podía ser invitada porque no había consenso, pero que él y los demás presidentes harían todo lo posible por estrechar su mano en Panamá.

Y efectivamente, en los tres años transcurridos empeoró tanto en Latinoamérica la causa de la democracia liberal, la defensa de los derechos humanos, y la dignidad humana, que para la cita en Panamá los países del ALBA no han tenido que chantajear a nadie. Hasta el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, está en la cola para darle la bienvenida al dictador cubano el 10 de abril próximo.

Este escarnio a la razón misma será posible por dos motivos. Primeramente porque el populismo de izquierda latinoamericano avanzó tanto que ya domina la mayor parte del subcontinente y controla totalmente a la OEA.

El populismo (del latín populus, pueblo), en síntesis, es una ideología política antiliberal (lo mismo de derecha que de izquierda) de corte autoritario que prioriza el capitalismo de Estado sobre el libre mercado. Casi siempre amordaza a los medios de comunicación, manipula al poder judicial, restringe libertades individuales, apela al pueblo y le hace constantes promesas demagógicas, facilita la corrupción y despilfarra el dinero del gobierno para obtener votos y para comprar lealtades políticas. Y transpira odio a EE.UU.

Hoy, los, izquierdistas y marxistas que presiden al menos 12 países latinoamericanos son populistas de nuevo cuño, con algunos matices de diferencia entre ellos. Pero a fin de cuentas, tan populista es Rafael Correa de Ecuador como Dilma Rousseff de Brasil, Nicolás Maduro de Venezuela, Evo Morales de Bolivia, Daniel Ortega de Nicaragua, Cristina Kirchner de Argentina, Michele Bachelet de Chile, Tabaré Vázquez de Uruguay, o Salvador Sánchez Cerén de El Salvador. Todos ellos son marxistas que frustrados por no poder ya instalar en la centuria 21 el comunismo de Marx entronizan entonces un “populismo benefactor” de izquierda en sus países, y siempre inconformes por no poder aumentar mucho más la intromisión del Estado en la vida nacional.

El peor presidente de EE.UU

La segunda razón que hará posible la vergüenza histórica en Panamá es que en política exterior Obama es el peor presidente que ha tenido EE.UU en muchas décadas (ya superó a James Carter). Ha mostrado una asombrosa falta de liderazgo y determinación como conductor de la mayor potencia política, militar y económica del planeta.

Ha sido muy débil al tomar decisiones, o no ha tomado ninguna, en situaciones dramáticas del panorama internacional, como en el manejo de la guerra contra el terrorismo islámico, la crisis en general en el Medio Oriente, la expansión populista-nacionalista-imperialista de Rusia (particularmente en Ucrania, con posibilidad de extenderse a Estonia, Lituania y Letonia). Se ha distanciado políticamente de Israel (algo no ocurrido antes) y hasta de Gran Bretaña.

Dentro de este pusilánime inventario geopolítico se ubican las relaciones de EE.UU. con América Latina. Ello ha coadyuvado al avance impresionante del populismo. Hoy Washington apenas tiene influencia en el quehacer político de la región, y es de muy buen gusto ser antiestadounidense.

Para darle un vuelco a esa realidad el presidente norteamericano y sus asesores centroizquierdistas pensaron que con un abrazo a los Castro y haciendo concesiones a La Habana para abrir una embajada frente al Malecón podrían convertir la cumbre de Panamá en un gran “reencuentro” Washington-Latinoamérica e iniciar una nueva etapa de relaciones interamericanas.

El caso venezolano

Pero entonces Obama declaró a Venezuela como una amenaza para la seguridad nacional de EE.UU, algo que debió hacer hace tiempo y no hizo. El error no fue clasificar a Venezuela como un peligro, pues lo es, sino que no explicó por qué. Debió denunciar con firmeza y valentía política que el régimen de Caracas tiene una alianza cada vez más peligrosa con Irán y con la organización terrorista Hezbolah, está muy involucrado en el narcotráfico y el lavado de dinero, apoya a extremistas islámicos, y financia con dinero de Teherán campañas electorales de políticos antidemocráticos y enemigos de EE.UU.

También debió pedir una reunión urgente de la OEA para analizar la masacre de la democracia en Venezuela, el encarcelamiento, represión o asesinato de opositores políticos. Y ahora antes de viajar a Panamá debiera apoyar a Felipe González y Fernando Henrique Cardoso, ex presidentes de España y de Brasil, por participar en la defensa legal de Leopoldo López y Antonio Ledezma.

Si el jefe de la Casa Blanca actuase así, sin titubeos, firme como líder mundial, y no a la defensiva, los gobiernos latinoamericanos no se habrían solidarizado masivamente con Maduro, ni habrían pedido tan envalentonados la anulación de la acción ejecutiva estadounidense.

Otro despiste garrafal fue pensar que los Castro estaban dispuestos a sacrificar a Venezuela con tal de tener relaciones normales con EE.UU. cuando no hay aún claras evidencias de que lo quieren realmente. A lo que aspiran es a que le levanten el embargo, salir de la lista negra, recibir créditos, turistas estadounidenses e inversiones en los sectores económicos controlados por el generalato, pero no a una normalización de relaciones propiamente. No la habrá del todo mientras ambos hermanos vivan. Y punto.

Cuba, más influyente que EE.UU.

La nomenklatura castrista está nerviosa por la crisis en Venezuela, agravada al caer el precio del petróleo. La reducción a la mitad (55,000 barriles diarios) del suministro de petróleo a Cuba ha sido ya un primer golpe. Y habrá recortes de subsidios (hoy superan los $10,000 millones). Estos primeros ramalazos deberían presionar al régimen a negociar seriamente con EE.UU. Pero los Castro y la lógica no se llevan bien, y la solidaridad “revolucionaria e indestructible” castro-chavista impide abandonar a Maduro.

Además, el régimen cubano no renunciará por adelantado al petróleo gratis y a las subvenciones, aunque estén menguados. La gran ironía es que Caracas, con petróleo y todo, depende más de La Habana que viceversa. Si cesase el embargo el chavismo podría quedar descerebrado y en peligro de extinción.

En cuanto a la cumbre presidencial, al margen de las fotos repletas de sonrisas será una fiesta populista, como no la soñaron sus grandes exponentes históricos como Juan Domingo Perón (el peronismo sacó a Argentina del Primer Mundo y la sigue frenando hoy), Getulio Vargas de Brasil, Lázaro Cárdenas de México, José María Velasco Ibarra de Ecuador, Víctor Paz Estenssoro de Bolivia, Jacobo Arbenz de Guatemala, y otros que igualmente obstruyeron el avance de sus países.

La cita de Panamá será una demostración de fuerza de la izquierda y reitero, una vergüenza histórica. Constituirá el certificado de defunción de la Carta Democrática Interamericana de la OEA, por agasajar al líder de la tiranía más larga y destructiva del hemisferio y por la previsible inacción ante el desplome de la democracia en Venezuela, algo de lo que ya esos gobernantes son cómplices.

Habrá culto a los Castro, loas al deshielo Washington-Habana, y Obama sostendrá cordiales conversaciones con sus homólogos que no cambiarán en nada sus complicadas relaciones con Latinoamérica. Entre otras cosas porque la izquierda populista es genéticamente antinorteamericana y nada que venga del gobierno de EE.UU. será bien recibido.

Y porque, aunque cueste creerlo, el castrismo ejerce hoy mayor influencia política al sur del Río Grande que el coloso del norte. Eso ni por un instante le pasó por la mente al mismísimo Che Guevara.

(Alvarez Quiñones es escritor y periodista radicado en el sur de California, Estados Unidos. Durante más de tres décadas ha escrito sobre el curso de la economía mundial. Es un especialista en asuntos internacionales, con énfasis en temas cubanos).

Para compartir este artículo:




Directores de cine mexicanos...

Musica, Cine, Festivales y Eventos Especiales...

Lo mejor del espectáculo, con estrenos de películas, éxitos de taquilla y ventas de discos...

Samsung vs iPhone

Redes Sociales, Teléfonos Inteligentes, Internet...

¿Ya tiene el último modelo de iPhone o Android? Vamos con Facebook, Twitter, Instagram, Google Plus y más..

Protesta de inmigrantes...

Temas de Inmigración, Reforma Migratoria, Visas...

Si usted es un inmigrante que espera legalizar su situación en EE.UU., o se propone emigrar a algún familiar...

EE.UU.: Los Hispanos Abrazan la Tecnología Digital

El Legado Hispano en Estados Unidos

Latinos en el Cine y la TV de Hollywood

Más de $60 Mil Millones en Remesas para América Latina

Para enviar un mensaje a ContactoMagazine.com

Más sobre los Latinos en Estados Unidos

Portada de ContactoMagazine.com


© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada










Ciberguerras

Alerta ante el Peligro de las Ciberguerras

La informática se está convirtiendo poco a poco en un arma peligrosa, y las guerras del futuro ya se están librando a ciertos niveles en el espacio cibernético. El secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, informó que el Pentágono está dándole una importancia significativa a su unidad de ciberguerras con el propósito de frenar cualquier ataque extranjero contra sus redes e infraestructura.

Muchos se preguntan si se puede predecir un terremoto.

¿Se Puede Predecir un Terremoto?

Desde hace años los californianos esperan un devastador terremoto de más de ocho grados en la escala de Richter, que ha sido bautizado antes de llegar con el nombre de "El Grande" (The Big One). Muchos creen que cuando ello ocurra, California podría quedar dividida en dos, con la región que corre sobre las costas del Pacífico posiblemente convertida en una isla. ¿Exageración?

Sector financiero de Nueva York.

¿Un Sustituto para Estados Unidos?

• Un Estudio de Inteligencia Militar Señala que la Economía de China Superará a la de EE.UU. antes de 2030.

• Si Bien el Poder Económico, Tecnológico y Militar de Washington es Asombroso, su Enorme Deuda Pone los Pelos de Punta.

• Analistas de Ideas Contrarias como Carlos A. Montaner, Noam Chomsky y Roberto Alvarez Quiñones No Ven un Competidor para EE.UU.

Las dantescas imágenes del derrumbe de las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York en 2001, las apocalípticas escenas de las guerras de Irak y Afganistán y el estallido de la crisis financiera de 2008 que profundizó el camino hacia la Gran Recesión, así como el impresionante crecimiento económico de China y la enorme deuda pública de Washington son, para muchos, pruebas irrefutables de que Estados Unidos no podrá ser por mucho tiempo más la potencia hegemónica más próspera y poderosa que haya conocido la historia de la humanidad. ¿Será cierto? Y si lo es, ¿qué otro país podría ocupar esa privilegiada posición?

El Congreso de EE.UU. en pleno...

Reforma Migratoria: ¿Por Qué en el 86 Sí?

Durante una larga etapa, el Congreso de Estados Unidos, organizaciones comunitarias, líderes políticos y religiosos, amigos y enemigos, han sido protagonistas de un intenso debate acerca de la posibilidad de cambiar las leyes de inmigración, ante la presencia innegable de 11 millones de extranjeros sin documentos migratorios. En 1986 se aprobó una reforma a las leyes vigentes que permitió la legalización de unos tres millones de inmigrantes indocumentados. En la última década, repetir aquel proceso con éxito, ha sido poco menos que imposible. ¿Por qué aquella vez sí se pudo y ahora el mismo propósito se mantiene en el limbo?