Las Reformas de Raúl Castro y el Exodo de Cubanos


Pareja cubana en el Malecón habanero.

Las Reformas de Raúl Castro y el
Exodo de Cubanos

ROBERTO ALVAREZ QUIÑONES

La oleada imparable de cubanos que se están yendo de la isla, la mayor estampida migratoria desde el éxodo del Mariel en 1980, es la más dramática expresión del fracaso de la “actualización del modelo económico socialista” y un rotundo mentís a quienes alaban las reformas de Raúl Castro.

Un total de 43,159 cubanos, según cifras oficiales, emigraron hacia Estados Unidos en el último año fiscal que terminó el 30 de septiembre, para un aumento del 77% en relación con el periodo anterior (24,278) y que superó al éxodo de balseros de 1994 (32,362). Actualmente hay una crisis humanitaria de alcance regional en Centroamérica, con más de 2,000 cubanos que han quedado atrapados en territorio de Costa Rica porque el régimen procastrista de Nicaragua no los deja seguir su ruta hacia Estados Unidos.

Todos los que logran llegar e territorio de EE.UU por estos días dicen lo mismo: de Cuba hay que irse porque nada ha cambiado allí realmente, ni va a cambiar mientras estén en el poder los Castro, sus familiares o el generalato.

¿Qué reformas hay en Cuba si lo que crece allí es la ansiedad por emigrar a como dé lugar? Algunos arguyen que el temor a que sea derogada la Ley de Ajuste Cubano ha causado esta estampida. Puede ser un factor, pero francamente tanta gente no abandona su patria, familiares y amigos, sus costumbres, su entorno histórico y su cultura, si tiene esperanzas de una vida mejor en su suelo natal.

Lo que es cierto es que Cuba es el único país del mundo en el que la gestión del gobierno no se mide por los resultados alcanzados, sino por las bonitas promesas que hacen sus dirigentes políticos. Tan peculiar estilo de gobernar fue instaurado por Fidel Castro en enero de 1959. Prometió elecciones para elegir al Presidente de la República y varias semanas después dijo “¿Elecciones para qué?”.

Raúl Castro después de reemplazar a Fidel como Jefe de Gobierno prometió un vaso de leche diario para todos los cubanos y anunció profundos cambios estructurales porque el salario de los trabajadores era insuficiente para cubrir las necesidades básicas. Hoy se produce menos leche que en 2007, el salario (24 dólares) es la mitad del de Haití (59 dólares) y es el más bajo de Occidente. ¿Y las reformas estructurales?

Por eso cuando ya se prepara el VII congreso del Partido Comunista (PCC), programado para abril próximo, la cúpula castrista no menciona siquiera a los “Lineamientos” económicos del VI congreso (2011), que constituyeron la promesa de turno. Con tono amenazante (es su estilo) el nuevo dictador anunció entonces la reestructuración del aparato económico estatal para elevar la producción industrial y los servicios con la calidad “que el pueblo merece”; y dar apoyo a los autorizados oficios por cuenta propia (exclusivamente para la prestación de precarios servicios propios de los tiempos medievales).

Fue todo un embuste. El general Castro y su régimen militar, practican el gatopardismo, vocablo utilizado en la vida política y que viene de la novela “El gato pardo”, del italiano Giuseppe di Lampedusa (1896-1957) en la que el autor entroniza la paradoja de hacer cambios para que todo quede exactamente igual que antes.

El gatopardismo raulista lo resumió el coronel Marino Murillo, vicepresidente del Gobierno, en una reunión en la Asociación Nacional de Economistas, en octubre de 2013: “La actualización hay que entenderla como la modernización de la gestión, hacer la propiedad estatal más eficiente, que permita un amplio desarrollo de las fuerzas productivas, pero esto no se puede entender como un cambio de estructura de la propiedad estatal, esto debe quedar bien claro".

Es decir, el PCC ordenó jugar con la cadena (la burocracia), pero no con el mono (las fuerzas productivas). Ninguno de los economistas allí presentes le aclaró al Vicepresidente que es precisamente la propiedad estatal la que impide el desarrollo de las fuerzas creadoras de riquezas.

Añeja receta soviética

Además, esa modernización nada tiene de moderna. Es una vieja receta aplicada en la Unión Soviética luego de la muerte de Stalin, llamada cálculo económico socialista, un absurdo según Ludwig von Mises, Friederich Hayek y toda la Escuela Austríaca de Economía, que demostraron que ello no es posible en una economía que suprime el mercado y la propiedad privada.

Las empresas soviéticas tuvieron más autonomía. Obtenían un porcentaje de las utilidades y sus trabajadores podían duplicar o triplicar sus ingresos si sobrepasaban las metas trazadas centralmente. Lo mismo se hizo en toda Europa del Este, incluso con versiones más atrevidas en Hungría, Polonia, Rumanía, y sobre todo en Alemania con sus combinados industriales. Aquellos remiendos no impidieron que el socialismo real europeo se viniera abajo.

El Che contra Carlos Rafael

En Cuba hace medio siglo se pudo haber aplicado la ahora llamada “actualización”, o sea, el cálculo económico soviético. No fue posible por la oposición visceral del Che Guevara, apoyada por su alumno en materia estalinista, Fidel Castro. Lo que se estableció fue el sistema presupuestario totalmente centralizado de la época de Stalin, pese a las recomendaciones de Carlos Rafael Rodríguez, el economista más capaz de la cúpula castrista de entonces y defensor del cálculo económico.

Claro, Rodríguez recogió velas al ver que el dueto Castro-Guevara (que de economía no sabía nada) calificaba de “traición al socialismo” los estímulos materiales (dinero) a los trabajadores, en vez de darles banderitas y estímulos morales en la Emulación Socialista para formar la “conciencia comunista del hombre nuevo”.

Desde abril de 2014, con medio siglo de retraso, es que se aplica en la isla la actualización soviética post-estalinista. Es un “logro” raulista que las empresas estatales cubanas ahora hagan lo que pudieron hacer hace 54 años: venden ciertos excedentes de su producción al precio que dicta el mercado, se quedan hasta con la mitad de las ganancias, y establecen salarios más altos para sus empleados si hay ganancias. El gobierno central decide qué se produce y cuánto.
Ineficiencia genética

Pero como advirtió Von Mises, en Cuba no se puede aplicar totalmente el cálculo económico --tampoco en la URSS se pudo--, que busca la eficiencia, algo imposible en el socialismo con su ineficiencia genética. Ante todo hay que reducir los astronómicos costos de producción para lo cual hay que despedir a los trabajadores estatales sobrantes. Eso es inviable si no hay propiedad privada capitalista que emplee a esa fuerza productiva penosamente inutilizada.

El régimen estima que los trabajadores sobrantes superan el 40% de la plantilla total de las empresas estatales, de unos 4.2 millones de empleados. Por cierto, en un hipotético sector privado cubano si cada uno de los 1.6 millones de esos trabajadores estatales que prácticamente no hacen nada produjese valores por $25,000 anuales se podría casi duplicar el Producto Interno Bruto del país.

Definitivamente no hay reformas en Cuba. La crisis económica terminal seguirá agravándose si no se liberan las fuerzas productivas y surge un pujante sector privado en la industria, el comercio, la agricultura y en toda la actividad económica. El PCC incluso está lejos de lo que hizo Lenin en 1921 cuando lanzó la Nueva Política Económica (NEP) la reforma de tipo capitalista que puso fin a la hambruna terrible que asolaba a Rusia.

El triste drenaje cubano hacia el extranjero de lo más valioso que tiene cualquier economía, su capital humano, es un crimen histórico del gatopardismo del dictador y su Junta Militar.

(Alvarez Quiñones es periodista y escritor radicado en el sur de California. Durante más de tres décadas ha escrito sobre el curso de la economía mundial. Es también especialista en temas latinoamericanos con énfasis en Cuba).

Más sobre Cuba y los Cubanos

Para compartir este artículo:







Música, Cine, Festivales, Eventos Especiales

Tecnología - Redes Sociales, Teléfonos Inteligentes, Internet

EE.UU.: Los Hispanos Abrazan la Tecnología Digital

El Legado Hispano en Estados Unidos

Para enviar un mensaje a ContactoMagazine.com

Más sobre los Latinos en Estados Unidos

 


Portada de ContactoMagazine.com


© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada








 



Ciberguerras

Alerta ante el Peligro de las Ciberguerras

La informática se está convirtiendo poco a poco en un arma peligrosa, y las guerras del futuro ya se están librando a ciertos niveles en el espacio cibernético. El secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, informó que el Pentágono está dándole una importancia significativa a su unidad de ciberguerras con el propósito de frenar cualquier ataque extranjero contra sus redes e infraestructura.

Muchos se preguntan si se puede predecir un terremoto.

¿Se Puede Predecir un Terremoto?

Desde hace años los californianos esperan un devastador terremoto de más de ocho grados en la escala de Richter, que ha sido bautizado antes de llegar con el nombre de "El Grande" (The Big One). Muchos creen que cuando ello ocurra, California podría quedar dividida en dos, con la región que corre sobre las costas del Pacífico posiblemente convertida en una isla. ¿Exageración?



Sector financiero de Nueva York.

¿Un Sustituto para Estados Unidos?

• Un Estudio de Inteligencia Militar Señala que la Economía de China Superará a la de EE.UU. antes de 2030.

• Si Bien el Poder Económico, Tecnológico y Militar de Washington es Asombroso, su Enorme Deuda Pone los Pelos de Punta.

• Analistas de Ideas Contrarias como Carlos A. Montaner, Noam Chomsky y Roberto Alvarez Quiñones No Ven un Competidor para EE.UU.

Las dantescas imágenes del derrumbe de las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York en 2001, las apocalípticas escenas de las guerras de Irak y Afganistán y el estallido de la crisis financiera de 2008 que profundizó el camino hacia la Gran Recesión, así como el impresionante crecimiento económico de China y la enorme deuda pública de Washington son, para muchos, pruebas irrefutables de que Estados Unidos no podrá ser por mucho tiempo más la potencia hegemónica más próspera y poderosa que haya conocido la historia de la humanidad. ¿Será cierto? Y si lo es, ¿qué otro país podría ocupar esa privilegiada posición?

El Congreso de EE.UU. en pleno...

Reforma Migratoria: ¿Por Qué en el 86 Sí?

Durante una larga etapa, el Congreso de Estados Unidos, organizaciones comunitarias, líderes políticos y religiosos, amigos y enemigos, han sido protagonistas de un intenso debate acerca de la posibilidad de cambiar las leyes de inmigración, ante la presencia innegable de 11 millones de extranjeros sin documentos migratorios. En 1986 se aprobó una reforma a las leyes vigentes que permitió la legalización de unos tres millones de inmigrantes indocumentados. En la última década, repetir aquel proceso con éxito, ha sido poco menos que imposible. ¿Por qué aquella vez sí se pudo y ahora el mismo propósito se mantiene en el limbo?