Contacto Banner


America, Mundo Arte y Cultura Tecnologia Espectaculos Ciencia y SaludLatinos en EE.UU. Mexico Cuba Comida LatinaUn Poco de Humor Publicidad Quienes SomosCartas al EditorWho We Are Advertising Contact Us




Ciudad Juárez en Fuego Cruzado

JOSE LUIS SIERRA
Ciudad Juárez, Chihuahua
México

Una Guerra sin Cuartel

- Segunda Parte -

Los números son fríos, como la muerte. Y aunque a diferencia de ésta con frecuencia resultan engañosos, en el caso de la Operación Conjunta Chihuahua, difícilmente pueden ocultar la realidad que vive Ciudad Juárez.

Siguiendo incluso las estadísticas oficiales, mismas que la población desconfiada casi siempre duplica, hasta el 30 de abril de 2009 se habían registrado 79 asesinatos, un incremento de aproximadamente 20 por ciento con respecto a marzo, cuando se dieron 64. Vale mencionar que en lo que respecta a marzo, 20 de las muertes registradas ocurrieron en un motín que se suscitó en una penitenciaría local; por lo que el incremento real fue casi del 100 por ciento.

Por otra parte, aunque el tema aparenta haber quedado reducido a películas de explotación y algún que otro intento de libro serio, los casos de las mujeres asesinadas y desparecidas sigue en todo su apogeo y en abril, seis asesinatos correspondieron a mujeres. En total, en los primeros cuatro meses de 2009, ya suman 25 las mujeres asesinadas.

Aun así, las autoridades locales insisten que la Operación Conjunta Chichuahua ha sido un éxito y que ha logrado reducir la violencia en la ciudad hasta en un 80 por ciento, tomando en cuenta que en el mes de febrero se registraron 231 muertes, y otras 154 en el mes de enero. En total, de enero a abril se registraron 508 muertes violentas; esto sin tomar en cuenta que hay centenares de desaparecidos, muchas de ellos posiblemente secuestrados o definitivamente enterrados en algún lote baldío de los muchos que rodean la ciudad.

"La moda son los secuestros al vapor", comenta Silvia López, dueña de una papelería y minilibrería en una de las colonias del sur de la ciudad creadas por los programas de vivienda conocidos como Infonavit, fomentados durante más de tres décadas con subsidios del gobierno federal.

"Aunque si han bajado desde que vinieron los soldados, la gente sigue teniendo mucho miedo", agrega López refiriéndose a un método mediante el cual los secuestradores obligaban a los familiares de las víctimas a entregar la mayor cantidad de dinero posible por el rescate.

El número es incierto, pero hay quienes aseguran que son miles las familias que emigraron a la vecina ciudad de El Paso, Texas, ya del lado estadounidense, por miedo a este tipo de ataques.

El Efecto Cucaracha

"Según cálculos de Freddy de la Vega, presidente de la Cámara de Comercio de Ciudad Juárez, más de tres mil empresarios se mudaron para el otro lado", declaró en otra entrevista el doctor en Ciencias Sociales Héctor Pedraza Reyes, catedrático también de la Universidad Autónoma de Chihuahua en Juárez.

"Sin embargo hasta ahora lo único que ha logrado la Operación Conjunta es que todos los capos grandes se fueron de Juárez. Es el mentado efecto cucaracha", refiriéndose al fenómeno que ocurre en los lugares infestados por este insecto que sale a buscar alimento en la oscuridad y corre y se esconde cuando alguien enciende la luz.

No obstante el gobierno federal, en abril y mayo de 2009 concentrado en el combate al virus AH1N1, o simplemente influenza, debate en su campaña "Unidos por un México Seguro", que la decisión del presidente Felipe Calderón de optar por mano dura en contra del narco y la delincuencia ha dado como frutos la captura de más de 62 mil supuestos delincuentes y el decomiso de 11 mil armas de alto calibre, además de la captura de más de 23 toneladas de cocaína; más cantidades no reveladas de marihuana, heroína y goma de opio.

En total, cifras del gobierno federal estiman que esta guerra ha causado pérdidas al narcotráfico por más de seis mil 670 millones de dólares. Esta, como la mayoría de las cifras que en este particular ofrecen las entidades oficiales, no son fáciles de corroborar.

Lo que sí se puede corroborar y tiene un costo difícil de cuantificar en dinero, son las muertes de más de siete mil 200 personas, casi el doble de soldados norteamericanos muertos en Irak (cuatro mil 281, hasta el finales de abril), muchas de ellas totalmente ajenas al narcotráfico.

"Mi hermano no se metía en esas cosas. El no tenía nada que ver con los narcos y lo desaparecieron", comenta con voz quebrada el familiar de una víctima, que ahora reside en El Paso, Texas, por miedo a represalias. "Y hay muchos como él", agrega.

Y muchos más que siguen encontrando. Casi cada semana se descubren nuevas fosas comunes. En marzo de 2009 se descubrieron dos, en los patios traseros de dos casas continuas con 36 cuerpos.

En total, entre soldados, policías federales y municipales, más de 10 mil elementos patrullan desde finales de febrero la ciudad de aproximadamente un millón y medio de habitantes. Comparativamente Los Angeles, en el estado de California, es, al menos desde el punto de vista poblacional, cuatro veces más grande y la vigila una fuerza policiaca más o menos similar; sin embargo, en los últimos dos años, Juárez ha experimentado un nivel de asesinatos 400 por ciento más alto. De hecho, ha logrado acuñar la fama de ser una de las ciudades más violentas del mundo.

Curiosamente, dicha fama se contrapone a su vecina, la ciudad de El Paso, considerada estadísticamente como una de las más seguras de todo Estados Unidos, aunque cada vez son más frecuentes los crímenes relacionados con el narcotráfico.

La Corrupción Somos Todos

Aun con toda la fanfarria que arma el gobierno en los medios de comunicación, cada vez que logra un arresto de aparente alto relieve, diariamente aparecen señales de que el problema del narcotráfico está seriamente incrustrado en todos los niveles del gobierno y las fuerzas policiacas. A principios de abril de 2009, la misma policía federal que patrullaba las calles sitió uno de los tantos hoteles que ocupan los agentes de sus fuerzas para pernoctar y arrestó a un comandante y otros 15 agentes federales por supuesto abuso de autoridad y posesión de drogas. Aparentemente, los agentes hicieron un decomiso que no reportaron. Se especula que pretendían venderlo por su cuenta.

Esa mismo día, agentes de Aduanas de la garita de Ysleta, en El Paso, Texas, descubrieron un contrabando de casi cuatro toneladas de marihuana, con un valor que estimaron en unos siete millones de dólares. La droga fue descubierta en la caja de un trailer que supuestamente transportaba refacciones para autos, gracias al sistema de rayos X, por el que tienen que pasar todos los camiones de carga que cruzan hacia Estados Unidos.

El día anterior, en otro cruce fronterizo, los aduanales descubrieron otras cinco toneladas.

Que las fuerzas policiacas e incluso, altos funcionarios del gobierno federal han estado involucrados con el narcotráfico no es nada nuevo, está perfectamente documentado. De hecho, una parte relevante de la guerra contra las drogas de Calderón, se concentró en las llamadas "campañas de limpieza", a diferentes niveles, despidiendo e incluso procesando a centenares de individuos. En muchos casos los involucrados optaron por cambiar abiertamente de bando y se unieron de lleno a los diversos cárteles que operan en el país.

El resultado, por lo menos en principio, resultó contradictorio ya que los cárteles experimentaron un proceso de "profesionalización", disputándose los territorios de una forma más sangrienta.

"Los narcos no son de ahora", comenta el doctor Pedraza, "los narcos llevan ya tres y cuatro generaciones operando en el país, con la venia del mismo gobierno. Se dice que están el Cártel del Golfo, el Cártel de Sinaloa, el Cártel de Juárez, el de Tijuana... es falso, todos son de Sinaloa porque ahí empezó todo".

Y en cierta medida las aseveraciones del doctor Pedraza están perfectamente documentadas. No es ningún secreto que a principios de la Segunda Guerra Mundial, durante el período presidencial de Manuel Avila Camacho (1940-1946), los gobiernos de Mexico y Estados Unidos llegaron a un acuerdo, en ese entonces secreto, para permitir la siembra de amapola en la zona que ahora se conoce como el "triángulo de la droga", situada en las inmediaciones donde colindan los estados mexicanos de Sinaloa, Chihuahua y Durango. Lugar en ese entonces poco habitado, escarpado, montañoso y de muy difícil acceso. El propósito del acuerdo era crear un abastecimiento de la planta para asegurar la produccion de morfina, indispensable para los soldados en combate.

Al terminar la guerra, la amapola pasó a segundo plano y los campesinos empezaron a cultivar la marihuana, primero en cantidades insignificantes para los parámetros actuales, pero de gran popularidad a finales de la década de los años 50 y principios de la de los 60..., del rock and roll.

Eramos Felices y No lo Sabíamos

Gradualmente, durante las décadas de los 60 y 70, la marihuana comenzó a tomar popularidad hasta convertirse en una droga recreativa de preferencia en los Estados Unidos. Esto dio un mayor incentivo para su cultivo y valor nominal, que tuvo la protección, primero del Ejército -en ese tiempo los soldados eran famosos por su consumo-, y luego de la clase política, dominada por el PRI (Partido Revolucionario Institucional), que gobernó México durante 71 años.

Con la derrota del PRI a manos del PAN (Partido Acción Nacional) en el año 2000, el gobierno federal y sus integrantes, sufrieron un reacomodo, pero no se afectó grandemente al narcotráfico, en ese tiempo, más que dividido por cárteles, que vivían una etapa de negociación con el Cártel de Medellín. No fue sino hasta el triunfo de Calderón, tambien "panista", que se vieron amenazados.

"Calderón llegó a la Presidencia muy débil, con un triunfo que hasta la fecha se pone en duda", declaró en otra entrevista el licenciado Gustavo de la Rosa, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), que apoyó al cadidato presidencial Andrés Manuel López Obrador y ahora es investigador central de quejas de violaciones a los derechos humanos que sufren los juarences. Calderón "necesitaba reforzar su imagen y optó por lanzarse contra los narcos para ganar puntos", agregó.

Pronto, en su administración, Calderón tuvo que hacer varios cambios, al descubrirse, debido a la campaña que él mismo inició, que el enemigo no solamente estaba afuera, sino tambien estaba adentro y altos funcionarios de la Procuraduria General de la República, aparentemente colaboraban con varios de los cárteles.

"Calderón se lanzó a una guerra... sin estrategia, sin capacidad de combate y sin tener la necesidad de pelearla... los narcos no son la prioridad del país. La prioridad del pais es la educación, la salud pública, la infraestructura, los narcos por el contrario, si bien no pagan impuestos por la droga, causaban una derrama (movimiento de dinero) al país que era necesaria y ahora no la tenemos", declara en otra entrevista en su casa el catedrático de la UACH, Luis Herrera. (Continúa)

Por un Juárez Verde (Tercera Parte)

Entre Dos Fuegos (Primera Parte)

Una Guerra sin Cuartel (Segunda Parte)

© José Luis Sierra, Derechos Reservados (All Rights Reserved)


Fiesta Latina

Latinos en Estados Unidos


Su
Dirección Electrónica:



Escriba su Comentario:

 


Fiesta Latina - Contribuciones de los hispanos a EE.UU.

Café Impresso (Un espacio digital de opinión)
© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU., México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Comida Latina, Portada, Directorio Comercial Clasificado

Contacto Logo
Calendario de Eventos
Fiesta Latina
CNSClientsCONTACTO:October08