Chavismo vs Castrismo

ROBERTO ALVAREZ QUIÑONES

Quienes en América Latina afirman que Hugo Chávez fue el heredero natural de Fidel Castro tendrán sus razones, pero creo que se equivocan, al igual que Nicolás Maduro, Evo Morales y Daniel Ortega cuando dicen que el dictador cubano es su padre político e ideológico, o Rafael Correa cuando asegura que el comandante barbudo fue el inspirador de la “revolución ciudadana” ecuatoriana.

Mal hacen también los actuales gobernantes de Argentina, Brasil y Uruguay cuando rinden pleitesía al anciano caudillo como presunto precursor del izquierdismo y el populismo (constante apelación al “pueblo” para mantenerse en el poder) que hoy campea en Latinoamérica.

Es todo lo contrario, el actual auge izquierdista gubernamental en la región fue posible gracias al fracaso histórico de la receta “revolucionaria” de Castro y del Che Guevara. Los gobernantes de izquierda en Latinoamérica llegaron al poder por la vía de las urnas y no como guerrilleros, ni con atentados terroristas, o asaltos a bancos.

Fue repartiendo millones de petrodólares y no fusiles que Chávez logró tener una influencia política en América Latina que nunca tuvo el dictador cubano por dos razones: 1) no tenía petróleo, ni tampoco dinero debido al desastre económico comunista; y 2) porque era alérgico a las urnas y se aferraba a su tesis --compartida con el Che Guevara y Mao Tse Tung--, de que “la liberación de los pueblos” sólo era posible mediante la lucha armada y el derrocamiento violento de las burguesías nacionales aliadas al “imperialismo yanqui.”

Castro jamás habría podido formar una alianza de varios países subordinados a él políticamente como el ALBA , creada por Chávez billetazos y petróleo gratis, todo succionado del Tesoro de Venezuela. El caudillo venezolano incluso llegó a dominar a la OEA y a imponerle decisiones a su secretario general, el socialista chileno José Miguel Inzulsa. También creó nuevas entidades regionales.

El chavismo y el boom populista latinoamericano constituyen una elocuente expresión del fracaso de Fidel Castro y del Che Guevara como estrategas de la izquierda continental.

Chávez, un ‘flojo’

Ambos acusaban de traidores a los partidos y líderes de izquierda que participaban en los procesos electorales democráticos. “Le hacen el juego a la burguesía y al imperialismo”, gritaba Castro. Y proclamaron el dogma de la lucha armada como única vía revolucionaria para llegar al poder. Debo recordar que el Che lanzó la consigna mundial de “crear dos, tres, muchos Vietnam”, para acabar con el imperio estadounidense y liberar a los pueblos oprimidos.

Hasta mediados de los años 90, el Partido Comunista de Cuba lo primero que exigía a cualquier aspirante a militante era que rechazase el sufragio universal y aceptase la doctrina de la lucha armada como única vía revolucionaria para tomar el poder y construir el socialismo.

Cuando recientemente Mariela Castro comparó a Chávez con el Che Guevara mostró una asombrosa ignorancia sobre la obra y el pensamiento del argentino. El líder venezolano habría sido para el Che un enemigo de la revolución, o en el mejor de los casos, un “flojo’ que no merecía mucho respeto.

Por suerte para los latinoamericanos la teoría guevarista-castrista del “foquismo”, o sea, crear focos guerrilleros rurales o urbanos que se multiplicarían como un incendio planetario (lo mismo que pensaba Trotsky), fue sólo apoyada por grupúsculos sin calado político y no por la izquierda socialdemócrata, y ni siquiera por los partidos comunistas, que calificaban de nacionalistas pequeño-burgueses a Castro y el Che.

Muy escaso respaldo popular tuvieron aquellos focos insurgentes urbanos manejados o apoyados por La Habana, como Tupamaros, Montoneros, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile, o Acción Libertadora Nacional de Carlos Marighela (Brasil); y las guerrillas rurales en varios países.

Alergia a las urnas

El segundo factor que impidió a Fidel influir de veras en el escenario político regional fue su fobia patológica al voto popular, un mal que arrastraba desde la Universidad de La Habana. En 1947 quiso ser presidente de la Asociación de Estudiantes de la Facultad de Derecho y fue derrotado por su colega Freddy Marín. Luego aspiró a Secretario General de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), segundo cargo más importante luego del presidente estudiantil, y fue vencido por Alfredo Guevara. Dado su ego napoleónico, aquellas dos derrotas lo marcaron para siempre.

El golpe de Estado contra Salvador Allende en 1973 sirvió a Castro para reafirmar que la vía electoral no era viable. Y en julio de 1979 presentó el derrocamiento de Anastasio Somoza por los sandinistas como muestra de que su teoría apocalíptica era válida. Eufórico, el tirano aumentó su apoyo de todo tipo a las guerrillas en El Salvador y Guatemala en los años 80. Estas, sin embargo, terminaron por aceptar las reglas del juego “burguesas” y se convirtieron en partidos políticos. La guerra fratricida alentada por los Castro dejó cientos de miles de muertos, destrucción y dolor.

No es cierto el argumento de que Fidel y el Che exportaban la violencia en los años 60 porque había en Latinoamérica dictaduras militares de derecha. En los tres países intervenidos con guerrilleros cubanos, Venezuela, Argentina y Bolivia había gobiernos elegidos democráticamente. Incluso el nacionalista René Barrientos, llamado “El general del pueblo” por su popularidad, y presidente de Bolivia cuando el Che fue allí para “liberarla”, fue electo por amplia mayoría en las elecciones de 1966.

Consejo dictatorial

Luego de las dictaduras de los 70 y parte de los 80, con la llegada de la democracia, la piromanía de Castro y su rechazo a las elecciones se mantuvieron intactos, hasta que apareció Hugo Chávez.

En el diario “Granma”, a raíz de la derrota electoral de Daniel Ortega, en 1990, le oí decir al director, Jorge Enrique Mendoza, que Fidel antes de los comicios le dijo al líder sandinista que no cometiera ese error. Pero Ortega, que creía en las encuestas que lo daban como ganador (la gente mentía por miedo), le dijo al comandante que no se preocupara. Y Violeta Barrios lo derrotó fácilmente. De haber seguido el dirigente nicaraguense el consejo de su maestro cubano tal vez habría continuado la dictadura sandinista hasta nuestros días.

Por entonces vino la caída del Muro de Berlín, y al quedarse sin los subsidios y el petróleo gratis de Moscú, Castro se subió al tren de la “pluriporquería electorera”, como calificaba a las elecciones con varios partidos.

Al salir Chávez de la cárcel en 1994, amnistiado por el presidente Rafael Caldera (el mismo error de Batista, que amnistió a Fidel porque no lo tomaba en serio), fue a La Habana y le dijo a Castro que era tan grande la frustración de los venezolanos con los partidos políticos tradicionales que él sería el nuevo Presidente venezolano. Todo dependía de una buena campaña y un discurso atractivo para las masas. Y nadie mejor que un dictador marxista con décadas de experiencia para ser el consejero del futuro nuevo mesías revolucionario, a cambio de que bombardease con subsidios y petróleo regalado a la isla.

Así vio la luz el chavismo, una versión más autoritaria del viejo populismo latinoamericano tipo peronista o varguista (el de Getulio Vargas en Brasil en los años 30, 40 y 50), y esta vez consistente en un coctel de nacionalismo, marxismo, autoritarismo, fascismo, oratoria de barricada, castrismo “internacionalista” y fervor antiestadounidense, que se pueden mezclar todos a la vez, o por separado, a gusto del consumidor.

En resumen, aunque no por razones político-ideológicas, sino por la fuerza irresistible de sus petrodólares, Hugo Chávez tuvo en la “realpolitik” latinoamericana más protagonismo e influencia que Fidel Castro.

Hay más chavismo que castrismo en Bolivia, Ecuador y Nicaragua, cuyos gobiernos no han estatizado por completo la economía, hay partidos políticos de oposición, sindicatos libres, y medios de comunicación privados, libertades inexistentes en Cuba. Y políticamente están más cerca de Chávez que de Fidel, o su hermano Raúl, los gobernantes de Argentina, Uruguay, Brasil, Perú y El Salvador, aunque en privado rechazasen el autoritarismo y la subordinación del teniente coronel a La Habana.

Claro, la influencia regional del chavismo, que nunca fue demasiado lejos, comenzará declinar hasta desparecer al faltar el caudillo megalómano que firmaba cheques sinfín para sus vecinos y compraba compromisos políticos “bolivarianos” continentalmente. Eso sí, va a seguir causando mucho daño a los venezolanos.

En cuanto al castrismo, aunque no lo admitan públicamente, los líderes latinoamericanos lo perciben como un fósil jurásico. Ni los chavistas lo quieren para Venezuela

Y Chávez Superó al Maestro …

¿El Legado de Hugo Chávez?

Hugo Chávez: el Hombre y el Poder

Computadoras, Móviles e Internet

Sucesos Relevantes de 2012

Portada Digital de Contacto Magazine

Custom Search

Su
Dirección Electrónica:



Escriba su Comentario:

 

AddThis Social Bookmark Button


Fiesta Latina - Contribuciones de los hispanos a EE.UU.

Café Impresso (Un espacio digital de opinión)
© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Arte y Cultura, Espectáculos, Calendario de Eventos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Comida Latina, Portada, Directorio Comercial Clasificado

Contacto Logo
Espectaculos






America, MundoArte y CulturaTecnologiaEspectaculosCiencia y SaludLatinos en EE.UU.Mexico
CubaComida LatinaUn Poco de HumorPublicidadQuienes SomosCartas al Editor

Inmigración - Café Impresso - Fiesta Latina - Negocios - Calendario de Eventos - Directorio Comercial Clasificado - Publicidad en Internet - BizNews (English) - Computer News

REPORTAJES ESPECIALES

Hispanos en EE.UU.

¿Por Qué Hay Tantos Hispanos en EE.UU.?

Lejos están los días en que el gobernador de Puerto Rico, Juan Ponce de León, arribó en 1513 a los alrededores de lo que más tarde sería la ciudad de San Agustín, en el estado norteamericano de Florida. Su viaje fue el preludio de una fuerte presencia hispana en el suroeste de Estados Unidos, y finalmente en todo el territorio estadounidense. Más cerca están las olas migratorias latinoamericanas que hoy día pueblan este país desde Los Angeles, San Diego y San José hasta Miami, Dallas, Chicago y Nueva York. Estas últimas obligan a formular una pregunta importante: ¿por qué hay 52 millones de hispanos en Estados Unidos? Nación poderosa y rica, Estados Unidos es una especie de síntesis del cielo y del infierno...

Las Olas Migratorias a Estados Unidos

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Desde la fundación de la misión católica Nombre de Dios, en San Agustín, Florida, en 1565, y la llegada de los llamados Peregrinos en 1620 hasta nuestros días, Estados Unidos ha experimentado olas migratorias sucesivas que han fortalecido el concepto de que éste es un país de inmigrantes.


Los Hispanos se Triplicarán
hacia 2050 en EE.UU.


Hacia mediados de este siglo XXI, la población blanca de Estados Unidos ya no será mayoría en esta nación, según la Oficina del Censo del gobierno norteamericano. El cambio se producirá antes de lo anticipacido, dicen las autoridades, y la población hispana se triplicará.


La Comunidad Mexicana
en Estados Unidos

Luz María Escamilla llegó a Estados Unidos en 1980 con siete meses de embarazo de su segunda hija. Es originaria de Guanajuato, México, y antes de venir había estudiado un año administración de empresas en la Universidad de Michoacán.

Presencia Centroamericana

Los últimos años de la Guerra Fría atraparon en fuego cruzado a muchos países del mundo. América Central, con la equilibrada excepción de Costa Rica, fue igualmente presa de aquella confrontación que protagonizaban por un lado Estados Unidos, democrático y capitalista, y por el otro la Unión Soviética, dictatorial y comunista.

Cubanos en Estados Unidos

Cuando Roberto Goizueta fue nombrado presidente y director ejecutivo de la Coca-Cola en 1981, los cubanos radicados en Estados Unidos lo asumieron como un símbolo del éxito empresarial de su comunidad, en el país más poderoso del mundo.

Colombianos en Estados Unidos

Shakira, Juanes, Kike Santander, Sofia Vergara, Patricia Janiot y Más

Hijo de un asesor importante de la Organización de Estados Americanos (OEA) y nieto de un embajador de Colombia en Estados Unidos, Dan Restrepo pensó que el peso de sus ancestros no le permitía mucho margen para abrirse paso en la carrera política. No fue así. Hoy día es el director para asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama y asesor especial del mandatario estadounidense.

Eva Mendes, Más de una Década en Hollywood

La actriz cubanoamericana Eva Mendes es hoy día una de las intérpretes más populares del cine de Hollwyood. Entre sus filmes más conocidos están 2 Fast 2 Furious, Hitch, Training Day, We Own the Night and The Spirit. De padres cubanos, Mendes nació en Miami, Florida, el 5 de marzo de 1974, pero creció en Los Angeles.