Y Chávez Superó al Maestro …

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

En diciembre de 1994, el Aeropuerto Internacional "José Martí" de La Habana vistió sus mejoras galas. Llegaba a suelo cubano Hugo Chávez, entonces candidato a delfín de la revolución latinoamericana, una revolución que después de muchas operaciones guerrilleras y movilizaciones de masas, había fracasado en todo el continente. El derrumbe del Muro de Berlin en 1989 y la desintegración de la Unión Soviética en 1991 habían dado el tiro de gracia a aquella revolución. La derrota sandinista en las urnas, también en 1989, fue el fin de las ilusiones. Nadie se imaginaba entonces que el joven teniente coronel que había encabezado el intento de golpe militar en Venezuela en febrero de 1992, se convertiría en uno de los grandes líderes de la izquierda radical, y que con su gigantesco brazo económico iba a controlar a media docena de países, a ocupar el puesto de benefactor de Cuba, y a silenciar al resto del continente, inclusive a políticos de centro y de derecha. Fidel Castro, presente en la bienvenida habanera que se le prodigó a Chávez, sí se lo imaginaba. ¿Por qué?

En la lejana fecha de 1967, Castro había dicho al escritor y guerrillero francés Regis Debray que con el petróleo venezolano, la revolución latinoamericana sería cuestión de meses. Casi tres décadas después, ya no se trataba de hacer una revolución regional. Si se hacía, mejor. Para Castro, el punto era sobrevivir a la debacle comunista internacional, a la que inclusive China miraba con una sonrisa en medio de su experimento económico capitalista. Chávez reunía las cualidades para esa importante misión.

Todo parece indicar que las cosas estuvieron claras entre Castro y Chávez desde el primer momento. Tal vez un cruce de miradas fue suficiente. Chávez quería ocupar el lugar de Castro sin ofenderlo. Castro necesitaba la ayuda económica de Chávez, desesperadamente. Pero, ¿qué podia ofrecer Castro a cambio de petróleo y/o dinero? Médicos, enfermeras, asesores políticos, maestros y burócratas cubanos que han inundado las esferas oficiales venezolanas en estos años, son sólo paisaje ideológico. Chávez necesitaba la eficiencia del aparato de inteligencia militar, seguridad personal, propaganda, control y movilización de las masas que había mantenido vivo al castrismo durante décadas, frente a la hegemónica presencia de Estados Unidos, a sólo 90 millas de las costas cubanas.

Castro consiguió la ayuda económica que necesitaba para la supervivencia de su régimen, y Chávez obtuvo la protección personal y las capacidades de mover a las multitudes y conspirar, que han sido decisivas para la estancia del chavismo en el poder, inclusive mediante elecciones. Un matrimonio perfecto que ha durado hasta hoy, y que los chavistas se proponen conservar tras la muerte de Chávez.

Efectivamente, el petróleo se convirtió, de la mano del caudillo venezolano, en el catalizador de la nueva revolución latinoamericana. Esta vez, en lugar de enviar un enjambre de guerrilleros a las calles y las selvas del continente, se enviaron toneladas de petrodólares venezolanos. Así llegaron al poder Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador, Daniel Ortega en Nicaragua y, como muchos dicen, Cristina Fernández en Argentina, de "manera informal". Todos a través de las urnas.Y así nacieron, además, el ALBA, Unasur y otros tinglados armados por el chavismo a nivel continental, para enfrentarse a la pujante influencia política, diplomática y económica de Estados Unidos, sin descontar el también influyente ingreso de Venezuela en el Mercosur.

De esta manera, Chávez consiguió en menos de tres lustros del siglo XXI, con los petrodólares, lo que Castro no pudo lograr en tres décadas del siglo XX, con el apoyo espectacular de una potencia de la Guerra Fría, la Unión Soviética. Los petrodólares han sido, realmente, los protagonistas de lo que la izquierda radical llama "revolución bolivariana" y "socialismo del siglo XXI".

En el plano militar, el petróleo venezolano permitió a Chávez, por si acaso, comprar armas y aviones de guerra por la descomunal cantidad de 45 mil millones de dólares, mayormente a Rusia. Ciertos analistas calculan que en la última década, Venezuela recibió 950 mil millones de dólares procedentes de sus exportaciones de crudo. El líder de la oposición y gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles, ha denunciado que de ese dinero, Chávez regaló a otros países aproximadamente 170 mil millones de dólares, sin tomar en cuenta los problemas de Venezuela. Sólo en apoyo a Cuba, las dádivas se calculan, conservadoramente, entre cinco mil y siete mil millones de dólares anuales a cambio de asesores de diversa índole. Según datos del Banco Central de Bolivia, el país suramericano tiene una deuda con Venezuela de alrededor de 760 millones de dólares. Desde 2007, Nicaragua, tras su ingreso en el ALBA, habría recibido más de dos mil millones de dólares. Todo esto a cara descubierta. Los maletines cargados de dinero, que fueron interceptados en el camino y los que no lo fueron, son otra historia.

La prematura muerte de Chávez sorprende a Venezuela en el lugar número 165 de la lista de 2012 de Transparencia Internacional, de un total de 176 países. Es decir, entre las naciones más corruptas del mundo. El alarmante índice de criminalidad, el desabastecimiento de artículos de primera necesidad, la devaluación de la moneda, una caída reciente de las importaciones y una creciente falta de confianza de los inversionistas, son problemas reales a los que el sucesor Nicolás Maduro tendrá que enfrentarse. Como premio de consuelo, el Instituto Nacional de Estadísticas asegura que en los últimos años, el nivel de pobreza de Venezuela bajó del 50 por ciento al 27 por ciento. Frente a esto, en el plano político, desde hace años el país suramericano, ahora sumido en un mar de emociones por la muerte del caudillo, ha sido blanco de las críticas de las principales organizaciones de derechos humanos y de libertad de expresión. Historias de cierre y acoso a medios de comunicación, prisión política, y francotiradores que han disparado sus armas contra manifestaciones de opositores, inclusive de jóvenes estudiantes, empañan el quehacer chavista en estos 14 años de gobierno. La guerra verbal descalificadora hacia quienes piensan diferente, ha sido una constante.

Chávez tuvo el extraordinario mérito, a diferencia de Castro, de construir la dictadura a partir de por lo menos un elemento de la democracia: el voto. Y al contrario de los argumentos de su mentor estratégico, logró demostrar que el dinero es el camino más corto para alcanzar los objetivos ideológicos. Así se está construyendo la revolución bolivariana, a billetazos duros y puros, dentro y fuera de Venezuela. ¿Qué influencia real tiene esa revolución? Aun cuando prácticamente todos los mandatarios latinoamericanos estuvieron en la ceremonia fúnebre de Chávez, más el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, la suma total fue de 32 jefes de Estado. Muy bueno para la región. Pero el dato curioso es que ningún jefe de Estado de países desarrollados asistió al evento.

Por otra parte, la órbita chavista real la componen media docena de países: Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, y, como ya se dijo, informalmente Argentina. Brasil, Chile y Uruguay son amigos a distancia. El Salvador advirtió desde que Mauricio Funes llegó al poder, que la línea política no tendría nada que ver con Chávez. Y así ha sido. Los otros países de América Latina han tenido, en la práctica, muy poco que ver con esta llamada "revolución bolivariana".

La guerra chavista contra Washington sigue, pero atencion, Estados Unidos, es decir, "el imperio", es el principal socio comercial de Venezuela. La nación suramericana, segun el Bancoex, exporta casi 50 mil millones de dólares a suelo estadounidense. El más cercano seguidor es China, con apenas cuatro mil 700 millones. En materia de importaciones, Venezuela compra a Estados Unidos unos 12 mil millones de dólares, según la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI). En este renglón, el segundo lugar lo ocupa Colombia, con poco más de seis mil millones de dólares.

De manera que en casi todos los renglones, excepto en el de la inteligencia militar y la conspiración política, Chávez superó al maestro que lo recibió de manera premonitoria en La Habana, en diciembre de 1994. ¿Cuál es el futuro del chavismo sin Chávez? Sólo cuando se haya calmado ese volcán de sentimientos por la muerte del teniente coronel, saldrá a la luz la respuesta.

(Hernández Cuéllar es director y editor de Contacto Magazine, revista que fundó en julio de 1994 en Los Angeles, California. Desde 1981 ha trabajado en todo tipo de medios: agencias de prensa, diarios, radio, televisión, semanarios, internet, revistas y redes sociales. Fue redactor de la agencia EFE en Cuba, Costa Rica y Estados Unidos, así como editor metropolitano del diario La Opinión de Los Angeles, California, e instructor de periodismo de la Universidad de California en Los Angeles, UCLA --- Biografía).

¿El Legado de Hugo Chávez?

Hugo Chávez: el Hombre y el Poder

Computadoras, Móviles e Internet

Sucesos Relevantes de 2012

Portada Digital de Contacto Magazine

Custom Search

Su
Dirección Electrónica:



Escriba su Comentario:

 

AddThis Social Bookmark Button


Fiesta Latina - Contribuciones de los hispanos a EE.UU.

Café Impresso (Un espacio digital de opinión)
© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Arte y Cultura, Espectáculos, Calendario de Eventos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Comida Latina, Portada, Directorio Comercial Clasificado

Contacto Logo
Espectaculos






America, MundoArte y CulturaTecnologiaEspectaculosCiencia y SaludLatinos en EE.UU.Mexico
CubaComida LatinaUn Poco de HumorPublicidadQuienes SomosCartas al Editor

Inmigración - Café Impresso - Fiesta Latina - Negocios - Calendario de Eventos - Directorio Comercial Clasificado - Publicidad en Internet - BizNews (English) - Computer News

REPORTAJES ESPECIALES

Hispanos en EE.UU.

¿Por Qué Hay Tantos Hispanos en EE.UU.?

Lejos están los días en que el gobernador de Puerto Rico, Juan Ponce de León, arribó en 1513 a los alrededores de lo que más tarde sería la ciudad de San Agustín, en el estado norteamericano de Florida. Su viaje fue el preludio de una fuerte presencia hispana en el suroeste de Estados Unidos, y finalmente en todo el territorio estadounidense. Más cerca están las olas migratorias latinoamericanas que hoy día pueblan este país desde Los Angeles, San Diego y San José hasta Miami, Dallas, Chicago y Nueva York. Estas últimas obligan a formular una pregunta importante: ¿por qué hay 52 millones de hispanos en Estados Unidos? Nación poderosa y rica, Estados Unidos es una especie de síntesis del cielo y del infierno...

Las Olas Migratorias a Estados Unidos

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Desde la fundación de la misión católica Nombre de Dios, en San Agustín, Florida, en 1565, y la llegada de los llamados Peregrinos en 1620 hasta nuestros días, Estados Unidos ha experimentado olas migratorias sucesivas que han fortalecido el concepto de que éste es un país de inmigrantes.


Los Hispanos se Triplicarán
hacia 2050 en EE.UU.


Hacia mediados de este siglo XXI, la población blanca de Estados Unidos ya no será mayoría en esta nación, según la Oficina del Censo del gobierno norteamericano. El cambio se producirá antes de lo anticipacido, dicen las autoridades, y la población hispana se triplicará.


La Comunidad Mexicana
en Estados Unidos

Luz María Escamilla llegó a Estados Unidos en 1980 con siete meses de embarazo de su segunda hija. Es originaria de Guanajuato, México, y antes de venir había estudiado un año administración de empresas en la Universidad de Michoacán.

Presencia Centroamericana

Los últimos años de la Guerra Fría atraparon en fuego cruzado a muchos países del mundo. América Central, con la equilibrada excepción de Costa Rica, fue igualmente presa de aquella confrontación que protagonizaban por un lado Estados Unidos, democrático y capitalista, y por el otro la Unión Soviética, dictatorial y comunista.

Cubanos en Estados Unidos

Cuando Roberto Goizueta fue nombrado presidente y director ejecutivo de la Coca-Cola en 1981, los cubanos radicados en Estados Unidos lo asumieron como un símbolo del éxito empresarial de su comunidad, en el país más poderoso del mundo.

Colombianos en Estados Unidos

Shakira, Juanes, Kike Santander, Sofia Vergara, Patricia Janiot y Más

Hijo de un asesor importante de la Organización de Estados Americanos (OEA) y nieto de un embajador de Colombia en Estados Unidos, Dan Restrepo pensó que el peso de sus ancestros no le permitía mucho margen para abrirse paso en la carrera política. No fue así. Hoy día es el director para asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama y asesor especial del mandatario estadounidense.

Eva Mendes, Más de una Década en Hollywood

La actriz cubanoamericana Eva Mendes es hoy día una de las intérpretes más populares del cine de Hollwyood. Entre sus filmes más conocidos están 2 Fast 2 Furious, Hitch, Training Day, We Own the Night and The Spirit. De padres cubanos, Mendes nació en Miami, Florida, el 5 de marzo de 1974, pero creció en Los Angeles.