Latinos en EE.UU.EspectaculosArte y CulturaTecnologiaCiencia y SaludComida LatinaUn Poco de HumorAmerica, MundoPublicidad

El entonces comandante Raúl Castro, actual presidente de Cuba, se dispone a fusilar a un prisionero en los días de la lucha revolucionaria de finales de los años 50.

El entonces comandante Raúl Castro, ahora general y presidente de Cuba, se dispone a fusilar a un prisionero en los días de la lucha revolucionaria de finales de los años 50.

Anatomía del Absolutismo en Cuba- Parte 2

Lobo Tropical Vestido de ‘Abuelita’

ROBERTO ALVAREZ QUIÑONES

• En Cuba los tres poderes los ostenta una sola persona. O sea, hoy Raúl Castro es una versión tropical de Luis XIV de Francia y de Catalina la Grande de Rusia, tal vez los mayores exponentes de las monarquías absolutistas europeas...

Raúl Castro y los generales, coroneles y comandantes históricos que hoy lo rodean constituyen de hecho una junta militar, que es poco visible porque opera tras bambalinas. Cuenta con 14 miembros titulares y tres “suplentes”.

Dieciocho jefes conforman la élite suprema del castrismo, que es encabezada por los siete más poderosos de todos: Raúl y Fidel Castro, Leopoldo Cintras Frías, Abelardo Colomé, Alvaro López Miera, José R. Machado Ventura y Alejandro Castro Espín.


Luego del preámbulo sobre dictaduras buenas y malas, vayamos al plato fuerte: Cuba es el único país del mundo que teniendo un régimen militar se presenta como civil y así es aceptado, al punto de que el general Castro es quien hoy preside la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). O sea, el Lobo Feroz se viste de abuelita y engaña a la Caperucita y a media humanidad.

Rasgos fascistas

Lo cierto es que la sociedad cubana está tan militarizada que presenta fuertes rasgos fascistas. Porque utilizando la imagen poética de José Martí sobre Cuba y Puerto Rico, el fascismo y el comunismo son de un pájaro las dos alas. Se parecen como dos gotas de agua. Por cierto, a Fidel le encanta que le llamen JEFE y así lo llamaban todos los altos funcionarios del régimen. O sea, dicho en alemán, Fidel era el FUHRER.

Para empezar, desde enero de 1959 las posiciones más importantes en Cuba son ocupadas por militares, y el país se dirige como un CAMPAMENTO, exactamente como le dijo Martí al generalísimo Máximo Gómez (en una carta de 1884) que no se podía hacer. No olvidemos la consigna de “Para lo que sea, Comandante en Jefe, ordene”. La agricultura y la construcción se han dirigido desde “Puestos de Mando” a nivel nacional, provincial y municipal.

Ningún dictador militar cubano fue tan lejos. Batista en su afán por presentarse como un civil demócrata nunca se vestía de general. Pero Fidel Castro jamás se quitó su uniforme de comandante, salvo cuando el papa Juan Pablo II viajó a Cuba en 1998.

Y Raúl sólo viste de civil en algunas actividades oficiales. El resto del tiempo disfruta exhibiendo sus 4 estrellas de general de Ejército, ninguna de las cuales se ganó en combate, ni en el Moncada, ni en la Sierra Maestra, ni en guerras allende los mares, como sí se las ganaron los generales y comandantes que lo rodean, con cicatrices en el cuerpo y experiencia en el campo de batalla en las montañas cubanas, Angola, Etiopía, Namibia, Siria, Argelia, Congo, Guinea Bissau y Nicaragua. Paradójicamente, Raúl es hoy el general cubano con menos méritos acumulados en su carrera militar.

La oligarquía político-militar

En las sociedades libres la democracia se afinca en la independencia de los tres poderes públicos (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), algo que retomando a Platón y Aristóteles formuló el barón de Montesquieu hace 265 años.

En Cuba los tres poderes los ostenta una sola persona. O sea, hoy Raúl Castro es una versión tropical de Luis XIV de Francia y de Catalina la Grande de Rusia, tal vez los mayores exponentes de las monarquías absolutistas europeas.

Este rey antillano todopoderoso gobierna auxiliado por una nueva clase (la misma de la que alertó el yugoslavo Milovan Djilas) constituida por una oligarquía político-militar que es la que ostenta el poder real, y otra civil subordinada a la primera.

Esa burguesía comunista (y valga la paradoja) la componen 6 estamentos:

Pirámide del poder

EL Dictador (Comandante en Jefe, Primer Secretario del PCC, Jefe de Estado y jefe de Gobierno)

* Junta Militar
* Buró Político del PCC
* Consejo de Estado
* Consejo de Ministros
* Asamblea Nacional

Los tres primeros constituyen la oligarquía superior, y los restantes la subordinada. En la Administración de Fidel Castro existía además el “Grupo de Coordinación y Apoyo del Comandante en Jefe”, que ensamblado a la Junta Militar era el verdadero gobierno de la nación, por encima del Consejo de Ministros, el Estado, y del propio PCC. Cuando alguien de esa élite “adherida” al comandante telefoneaba a un ministro, o un dirigente del PCC, a éstos les temblaban las piernas. El Grupo dejó de existir con el retiro de Fidel.

El Dictador

El general Raúl Castro, como antes Fidel, ocupa los cuatro cargos más importantes del país: Comandante en Jefe de las Fuerza Armadas, Primer Secretario del PCC, Presidente del Consejo de Estado y Presidente del Consejo de Ministros.

Aunque el mundo no lo acaba de entender, en Cuba lo que confiere oficialmente la condición de dictador no es el cargo de Presidente, sino el de Primer Secretario del Partido Comunista. El artículo 5 de la Constitución de 1976 establece que “El Partido Comunista “es la fuerza dirigente superior de la Sociedad y el Estado”. O sea, la máxima instancia de poder constitucionalmente no es el gobierno, sino el Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC) y su Primer Secretario. Pero hay más, eso tampoco es cierto, como veremos.

Y hablando de la Constitución, a mediados de los años 70 yo le pregunté a Blas Roca , el líder histórico de los comunistas cubanos desde los años 30, cuál Constitución había sido más difícil de elaborar, si la aprobada en 1940 en la que él había participado decisivamente, o la que estaba en aquellos momentos en sus retoques finales y cuya comisión de redacción él presidía.

Me respondió que en 1940 cada párrafo tuvo que ser negociado “intensamente con los miembros burgueses” de la Asamblea Constituyente, pero que la que se estaba redactando era más trabajosa, y lo cito: “ porque no queremos copiar de nadie, pero a la vez tenemos que tomar en cuenta las constituciones y las experiencias de otros países socialistas”.

Tanto las tomaron en cuenta que el Consejo de Estado es una copia al carbón del Presidium del Soviet Supremo de la URSS, al igual que considerar al Primer Secretario como “número uno” del país, etc.

Junta Militar, la ‘creme de la creme’

Sin embargo, no importa lo que diga la Carta Magna socialista sobre el papel rector del PCC, en Cuba la máxima instancia de poder tampoco es exactamente el Buró Político del PCC y su Primer Secretario , sino el Comandante en Jefe de las fuerzas armadas y una selecta élite de generales y coroneles que rodean al dictador, algunos de los cuales incluso no integran el Buró Político.

En toda autocracia militar tercermundista el jefe de jefes es el Comandante en Jefe. Recordemos que el general Batista de 1933 a 1940 no era el Presidente de la República, pero sí era el “número uno” de la nación. En esos años hubo seis presidentes civiles formales, pero el poder político real no estaba en el Palacio Presidencial, sino en Columbia, entre cañones y tanques de guerra.

Fidel y Raúl han sido los “hombres fuertes”, no por ser los jefes del partido, sino por ser los jefes militares indiscutidos desde 1959. Lo que pasa es que siempre ambos cargos han sido monopolizados por una sola persona.

Raúl Castro y los generales, coroneles y comandantes históricos que hoy lo rodean constituyen de hecho una junta militar, que es poco visible porque opera tras bambalinas. Cuenta con 14 miembros titulares y tres “suplentes”.

Encabezada por los hermanos Castro y por el comandante (equivalente al grado de general) Machado Ventura, esta “creme de la creme” castrense que manda en Cuba la conforman además los cuatro generales más poderosos de la Isla, todos con tres estrellas y Héroes de la República: Leopoldo Cintras Frías, ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR); Abelardo Colomé, ministro del Interior; Alvaro López Miera, viceministro primero de las FAR y Jefe del Estado Mayor; y Ramón Espinosa, viceministro de las FAR. Luego siguen el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés, y el coronel de inteligencia Marino Murillo, vicepresidente del gobierno a cargo de la "actualización" del socialismo. Todos integran el Buró Político.

El grupo de integrantes de la junta no miembros del Buró Político es encabezado por el coronel Alejandro Castro Espín, hijo y asistente personal del dictador, quien es cada vez más poderoso como jefe de los Servicios de lnteligencia y Contrainteligencia de las FAR y el Ministerio del Interior. De hecho, es una versión moderna de Fouché (le “sabe algo” a todo el mundo) y por eso es el hombre más temido por la propia nomenklatura. Le tienen pavor. Y no es un secreto que su padre aspira a que sea el próximo dictador.

Estos son los 10 hombres más poderosos de Cuba. Luego siguen el general José Amado Ricardo, secretario ejecutivo del Consejo de Ministros (primer ministro en funciones, cargo que ejercía Carlos Lage); general Carlos Fernández Gondín, viceministro primero del Interior; general Joaquín Quintas Solá, viceministro de las FAR. El otro integrante ha sido hasta ahora el coronel Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, ex yerno de Raúl, a cargo de la actividad empresarial de las FAR. Pero al divorciarse recientemente de Deborah Castro Espín, no se sabe si continuará en esa posición.

Finalmente hay tres miembros “suplentes” de la Junta Militar: el general Lucio Morales Abad, Jefe del Ejército Occidental y comandante de las tropas que rodean La Habana, que serían clave en una crisis política nacional; general Onelio Aguilera, Jefe del Ejército Oriental, y Raúl Rodríguez Lobaina, jefe del Ejército Central.

Otro general muy importante es Leonardo Andollo Valdés, segundo jefe de la comisión del gobierno (que dirige Murillo) que realiza las “reformas” raulistas.

Estos 18 jefes conforman la élite suprema del castrismo, que es encabezada por los siete más poderosos de todos: Raúl y Fidel Castro, Leopoldo Cintras Frías, Abelardo Colomé, Alvaro López Miera, José R. Machado Ventura y Alejandro Castro Espín.

Y si Raúl (82 años) muriese de repente o quedase incapacitado por enfermedad, quien tiene más posibilidades de ser el nuevo “cacique en jefe” yo diría que es el general Alvaro López Miera, a quien el dictador considera como un hijo, y que con 69 años es el más joven de los generales históricos”. (Sigue).

Anatomía del Absolutismo en Cuba - Primera Parte

Anatomía del Absolutismo en Cuba - Lobo Tropical Vestido de "Abuelita"

Anatomía del Absolutismo en Cuba - El Buró Político y el Partido Comunista


Más sobre Inmigración y Reforma Migratoria

Computadoras, Móviles, Tabletas...

¿Por Qué la Violencia, las Intrigas y el Sexo Cautivan al Gran Público?

Arte y Cultura

Ciencia y Salud

América Latina en Desventaja, en la Lista
de Mejores Universidades del Mundo


Música, Cine, Festivales, Eventos Especiales


¿Se Puede Predecir un Terremoto?

La Guerra por las Audiencias Está Cambiando de Rostro

Publicidad Digital en ContactoMagazine.com



Legado Hispano en Estados Unidos

La Guerra contra la Reforma Migratoria

Portada de Contacto Magazine

Custom Search

Su
Dirección Electrónica:



Escriba su Comentario:

 


Fiesta Latina - Contribuciones de los hispanos a EE.UU.

Café Impresso (Un espacio digital de opinión)

© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada



Logo de Contacto
<

REPORTAJES ESPECIALES

Hispanos en EE.UU.

¿Por Qué Hay Tantos Hispanos en EE.UU.?

Lejos están los días en que el gobernador de Puerto Rico, Juan Ponce de León, arribó en 1513 a los alrededores de lo que más tarde sería la ciudad de San Agustín, en el estado norteamericano de Florida. Su viaje fue el preludio de una fuerte presencia hispana en el suroeste de Estados Unidos, y finalmente en todo el territorio estadounidense. Más cerca están las olas migratorias latinoamericanas que hoy día pueblan este país desde Los Angeles, San Diego y San José hasta Miami, Dallas, Chicago y Nueva York. Estas últimas obligan a formular una pregunta importante: ¿por qué hay 52 millones de hispanos en Estados Unidos? Nación poderosa y rica, Estados Unidos es una especie de síntesis del cielo y del infierno...

Las Olas Migratorias a Estados Unidos

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Desde la fundación de la misión católica Nombre de Dios, en San Agustín, Florida, en 1565, y la llegada de los llamados Peregrinos en 1620 hasta nuestros días, Estados Unidos ha experimentado olas migratorias sucesivas que han fortalecido el concepto de que éste es un país de inmigrantes.

Los Hispanos se Triplicarán
hacia 2050 en EE.UU.


Hacia mediados de este siglo XXI, la población blanca de Estados Unidos ya no será mayoría en esta nación, según la Oficina del Censo del gobierno norteamericano. El cambio se producirá antes de lo anticipacido, dicen las autoridades, y la población hispana se triplicará.

La Comunidad Mexicana
en Estados Unidos

Luz María Escamilla llegó a Estados Unidos en 1980 con siete meses de embarazo de su segunda hija. Es originaria de Guanajuato, México, y antes de venir había estudiado un año administración de empresas en la Universidad de Michoacán.

Presencia Centroamericana

Los últimos años de la Guerra Fría atraparon en fuego cruzado a muchos países del mundo. América Central, con la equilibrada excepción de Costa Rica, fue igualmente presa de aquella confrontación que protagonizaban por un lado Estados Unidos, democrático y capitalista, y por el otro la Unión Soviética, dictatorial y comunista.

Cubanos en Estados Unidos

Cuando Roberto Goizueta fue nombrado presidente y director ejecutivo de la Coca-Cola en 1981, los cubanos radicados en Estados Unidos lo asumieron como un símbolo del éxito empresarial de su comunidad, en el país más poderoso del mundo.

Colombianos en Estados Unidos

Shakira, Juanes, Kike Santander, Sofia Vergara, Patricia Janiot y Más

Hijo de un asesor importante de la Organización de Estados Americanos (OEA) y nieto de un embajador de Colombia en Estados Unidos, Dan Restrepo pensó que el peso de sus ancestros no le permitía mucho margen para abrirse paso en la carrera política. No fue así. Hoy día es el director para asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama y asesor especial del mandatario estadounidense.

Eva Mendes, Más de una Década en Hollywood

La actriz cubanoamericana Eva Mendes es hoy día una de las intérpretes más populares del cine de Hollwyood. Entre sus filmes más conocidos están 2 Fast 2 Furious, Hitch, Training Day, We Own the Night and The Spirit. De padres cubanos, Mendes nació en Miami, Florida, el 5 de marzo de 1974, pero creció en Los Angeles.

Eddie Morales Tax Services