America, Mundo Arte y Cultura Tecnologia Espectaculos Ciencia y SaludLatinos en EE.UU. Mexico Cuba Comida LatinaUn Poco de Humor Publicidad Quienes SomosCartas al EditorWho We Are Advertising Contact Us


 
 
 
"The Lost City" Rompe el Silencio

Entrevista con Andy García: "Hay mucha gente que defiende la imagen del Che por razones comerciales. Esa industria es un negocio millonario".



Hay quienes consideran que Cuba antes de 1959 fue un país de rumberas y cabarés. Esa es la imagen que Hollywood vendía. ¿Se aprovecha de esa imagen The Lost City? ¿Es un filme sobre la revolución cubana o es una historia de amor imposible?

Apasionado con la música cubana, Andy García le pidió a Guillermo Cabrera Infante que le escribiera un libreto con la atmósfera del filme Casablanca, al estilo de El Padrino y los ritmos cubanos como protagonistas. Por 16 años estuvo esperando el inversionista que creyera en la historia. A las grandes productoras no les gustaba. Al fin se estrena, en Nueva York, Los Angeles y Miami, en cines atiborrados de cubanos que aplauden al terminar la función.

La prensa anglo viene callando la verdad de Cuba por 47 años. ¿Usted busca con 'The Lost City' romper ese silencio?

"La película no tiene una agenda política como, digamos, Good Night and Good Look -responde el actor de El Padrino III-. Quise rendirle homenaje a la época de oro de la música y la cultura cubana, y reflejar la manera de vivir de una familia durante el cambio drástico que significó la revolución".

A veces la obra se divorcia del artista y 'The Lost City' es una película política y polémica. El mito del Che, mesías revolucionario, hace que millones de jóvenes vistan camisetas del "guerrillero heroico". 'Diarios de motocicleta' responde a ese mito, pero 'The Lost City' lo desmiente: muestra un Che violento, cruel, que mata de su propia mano a los prisioneros, y esto, quiera Andy o no, la convierte en una película política. ¿Está preparado para que la prensa liberal ataque 'The Lost City'?

"Hay mucha gente que defiende la imagen romántica del Che por razones políticas, e incluso comerciales (la industria del Che es un negocio millonario), pero también hay muchos que saben la tenebrosa historia del comandante guerrillero que fusilaba en la Fortaleza de la Cabaña, y es ese el Che que narra Cabrera Infante, y mi película".

The Lost City es un canto a La Habana y a una época. En sus dos horas y media aparecen el secuestro del corredor de autos Juan Manuel Fangio, el ataque al Palacio Presidencial, las bombas que estallan, el padre amante de la democracia, sus tres hijos divididos entre el fanatismo revolucionario y la apatía, y el doloroso momento en que Fico (Andy García), el dueño del cabaré El Trópico (léase Tropicana), tiene que partir a lavar platos en tierra ajena.

Pero más allá de la violencia, la familia desgarrada, el alma del filme es La Habana, la ciudad perdida y recobrada en la memoria de dos exiliados, un novelista Premio Cervantes, y un actor estrella de Hollywood. Una Habana que, a falta de la real (y con pocos recursos), tuvo que ser recreada en calles y casas coloniales de República Dominicana).

En ocasiones, la película es naturalista, descriptiva (como la familia reunida para la cena), en otras es metafórica, simbólica, como en las escenas de violencia. ¿Responde a su concepción estética, o a la falta de recursos que no le permitió reproducir las batallas con la naturalidad que hubiera querido?

"Tuve un presupuesto limitado que me hizo rediseñar parte del guión. Con más dinero, quizá hubiera filmado otras escenas de cuando Fico llega exilado a Nueva York, pero la cinematografía de la película, su estilo, las imágenes compulsadas por la música, ese soy yo".

¿Qué alteraciones hizo al guión original?

"Era una historia sumamente larga, 350 páginas. Yo sabía que iba a ser una película de más de dos horas, porque había mucho material que no quería perder, pero aunque tuve que sintetizarla, la mantuve fiel al guión original. El personaje que hace Bill Murray (el escritor), su sentido del humor, de parodia, es Cabrera Infante, como él se concibió a sí mismo".

¿Le propuso Cabrera Infante, cansado de esperar por la película, comprarle los derechos de la historia para escribir una novela?

"Los derechos los tenía la Paramount. Frank Mancusso, su presidente, me había dado el dinero para contratar a Cabrera Infante, pero el ejecutivo que lo sustituyó se empeñó en contratar a otro escritor. Yo me le enfrenté. Le dije que no aceptaba otro guionista. Al fin, me permitieron llevarme el proyecto. Y ahí fue que le cedí a Guillermo los derechos de su historia para escribir una novela. No sé si al fin la escribió, o si salió publicada".

La música en el filme no es incidental (como Hollywood acostumbra), es protagonista, y por momentos riñe con la imagen, como la escena de la tortura del prisionero a ritmo de rumba. ¿Qué pretendía con esto?

"Utilizar la música como un contrapunto dramático a la acción. Como en la escena que el jefe de la Policía de Batista le pregunta a mi hermano preso qué está leyendo, y a su respuesta: 'los muñequitos', suena un guaguancó de los Muñequitos de Matanzas".

¿Es cierto que Isabella Rosellini no aceptó el papel de Aurora porque el guión mostraba a un Che que fusilaba a los cubanos?

"No sé de dónde sacó eso Cabrera Infante. Desde el principio Isabella, actriz a quien admiro muchísimo, quería hacer la película. Pero eso fue hace 16 años, y llegó un momento en que ya no tenía la edad requerida por el personaje... Yo mismo (Fico) comencé siendo el hermano mediano y acabé como el hermano mayor, y, como la película se siguiera demorando por falta de inversionistas, estaba dispuesto a hacer el papel del padre si era necesario".

The Lost City cuenta con un elenco estrella: Dustin Hoffman y Bill Murray, dos de los nombres más cotizados de Hollywood, a la hermosa española Inés Sastre (el rostro de Lancôme), y a Tomás Milián ( Traffic, Amistad, La fiesta del chivo), Néstor Carbonell ( Suddenly Susan), Enrique Murciano ( What It Takes), Steven Bauer ( Scarface, Sword of Gideon), Jsu García ( When we were Soldiers), Elizabeth Peña ( Rush Hour), Ruben Rabasa
(The Perez Family) y Victor Rivers (The Mask of Zorro). No me imagino a Andy actuando y dirigiendo a la vez. ¿Cómo lo hizo?

"Lo más importante es el casting, la selección de actores. Si tienes la suerte de contar con los mejores, tu trabajo está hecho. Creé un ambiente relajado, en el que los actores se sintieran cómodos, sin presión. Un exceso de dirección hace que el actor pierda la espontaneidad. Me gusta ensayar en cámara, para salvar los gestos espontáneos. En resumen, me gusta dirigir sin dirigir".

En La Habana de su película no se ve pobreza, ni diferencias sociales, ni raciales... la lucha ocurre sólo para tumbar a Batista. ¿Cree que la dictadura de Batista fue la única responsable de la revolución cubana?

"La película se enfoca en una familia que sentía vergüenza de Batista, y deseaba restaurar la constitución y la democracia. Quizá había otras condiciones sociales que provocaron el estallido social, pero The Lost City ve la revolución desde el punto de vista de esa familia en particular: un padre profesor de Leyes, y sus tres hijos: dos hermanos en la lucha revolucionaria, y un tercero apático a la saga que se venía librando, al que sólo le interesa su familia, la música y el amor de una mujer".

Ese es Fico, su personaje, el dueño del cabaré El Trópico, que nada tiene que ver su caracterización en 'The Untouchables', 'Stand and Deliver', 'Clinton and Nadin', 'Black Rain', 'Internal Affairs' y 'A Show of Force'... Fico es un cubanazo sonriente, lleno de ternura, ¿cómo lo abordó?

"Cabrera Infante decía que era mi sastre, que ese personaje lo había hecho a mi medida. Pero amigos que leían el guión me decían que Fico tenía que ser más fuerte, más impulsivo y yo les respondía que no todo el mundo tiene que ser agresivo, ni tiene que estar dispuesto a matar. Para hablar con el lenguaje del filme: no todo el mundo tiene que ser revolucionario".

¿Y todavía se empeña en decir que The Lost City no es una película política? Esa pregunta no se la hice a Andy García, como tampoco le lancé si sería capaz de cortar su película. A ningún padre le gusta mutilar a su hijo.

© Armando López

El Legado Cubano en EE.UU.





Para recibir el boletín de Contacto con nuevos artículos...

Avisele a un amigo:
© CONTACTO Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje en medios impresos, radio y televisión, sitios web de Internet, CDs y otros medios de comunicación masiva.


Google
  Web Contacto Magazine



Volver a Primera Página

Visitar el Directorio Comercial Clasificado